Amnistía Internacional: Trump promueve políticas que incentivan el odio, al igual que Putin, Maduro y Duterte

La llegada del mandatario republicano a la Casa Blanca trajo un nuevo modelo de discurso global, que, advierte la ONG, promueve el odio y la xenofobia. AI recuerda el desinterés que ha habido en el Congreso por aprobar una ley que evite la violencia con armas de fuego.  El verbo de Donald Trump –y sus acciones– ponen en peligro los derechos humanos de millones de personas. No solo en Estados Unidos, sino también en el resto del mundo. La conclusión forma parte de un informe presentado por Amnistía Internacional (AI) que advierte que desde la Casa Blanca se promueve el menoscabo de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Aministía Internacional incluye al presidente de EEUU en un grupo de mandatarios -que considera- incentivan el odio con sus políticas: “Al-Sisi, Duterte, Maduro, Putin, Trump y Xi están socavando en forma cruel los derechos de millones”, asegura Salil Shetty, secretario general de AI, al referirse a los mandatarios de Egipto, Filipinas, Venezuela, Rusia, Trump y China. “Los fantasmas del odio y el miedo ahora ocupan un lugar importante en los asuntos mundiales y tenemos pocos gobiernos que defienden los derechos humanos en estos tiempos perturbadores”, agrega. Tanta es la preocupación de la ONG por el gobierno de Trump, que teme que las decisiones que tome el presidente de Estados Unidos inicien una “nueva era” en la regresión de los DDHH. “Si un presidente legitima violaciones de DDHH, como Guantánamo o la tortura, pueden imaginarse los ejemplos que da”, dijo Shetty. El informe de Amnistía Internacional –que nombra directamente a Trump una treintena de veces– enfila su crítica principalmente a las políticas migratorias que, aunque advierten no son exclusivas de la Casa Blanca, sí las califica como iniciativas “cargadas de odio”. Da dos ejemplos concretos: el impulso para prohibir la entrada a ciudadanos de varios países de mayoría musulmana “basándose en su nacionalidad” y los planes del mandatario para construir un muro en la frontera con México.

Efecto mariposa

Amnistía afirma que los discursos de Trump están cargados de discriminación y xenofobia, lo que afecta a ciudadanos dentro y fuera de EEUU. La ONG recuerda que el nuevo congelamiento de las relaciones con Cuba con la llegada de los republicanos a la Casa Blanca perpetúa los efectos adversos del embargo sobre la población cubana. También acusa al mandatario de poner en peligro la vida y salud de millones de mujeres y niñas en todo el mundo al bloquear la asistencia financiera estadounidense a cualquier hospital u organización que proporcionada información o acceso a abortos seguros, legales o defiende su despenalización. “Una prensa libre es el enemigo del déspota”, dice un senador republicano al comparar a Trump con Stalin  El recuento que hace la ONG incluye cuestionamientos al aumento de las detenciones de personas solicitantes de asilo y sus familias, restricciones extremas del acceso a servicios de salud sexual y reproductiva para mujeres y niñas, la revocación de medidas de protección para trabajadores y trabajadoras LGBTI y estudiantes transgénero y la autorización para culminar la construcción del oleoducto Dakota Access, que amenaza la fuentes de agua de pueblos indígenas. Todos, “pasos atrás” en DDHH que ha dado Trump y que “sientan un peligroso precedente para otros gobiernos”. Trump, dice la evaluación, también ha revertido políticas que facilitaban que las universidades investigaran la violencia sexual, así como otras iniciativas destinadas a promover la igualdad salarial. “Los ataques contra los derechos y la salud reproductivos de las mujeres fueron especialmente agresivos”. La ONG critica la decisión de Trump de poner fin al Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que coloca en situación de deportación a más de 800,000 jóvenes que llegaron a EEUU de manera irregular cuando eran niños, pero que desde 2012 estaban protegidos de la expulsión y con permisos de trabajo.

Las armas de la violencia

Amnistía Internacional recuerda el desinterés que ha habido en el Congreso de EEUU para aprobar una ley que permita prevenir la violencia con armas de fuego, que fue discutida en noviembre pasado tras la masacre de 58 personas durante un concierto en Las Vegas a manos de un hombre armado. Sin embargo, no logró promulgarse. Todo lo contrario, destaca que todavía se mantienen pendientes dos leyes federales que, de aprobarse, “facilitarían la obtención de silenciadores por parte de la población”. Además, la ONG advierte que la administración de Trump se ha planteado suavizar las restricciones para exportar armas pequeñas, fusiles de asalto y municiones, traspasando funciones del Departamento de Estado al Departamento de Comercio. “Esa medida debilitaría gravemente la supervisión de las ventas de armas y entraña el peligro de incrementar la afluencia de armas de fuego a países con altos niveles de violencia armada”, se lee en el documento publicado.

La popularidad de Trump está en 41%, la más baja de su presidencia

Un sondeo realizado por Harvard-Harris mostró una caída porcentual de septiembre; otras encuestas muestran su popularidad entre 38 y 36 por ciento Un día después de la aprobación de la reforma fiscal en la cámara de representantes, el presidente Donald Trump aparece con el menor nivel de popularidad de su mandato, al cabo de tres meses consecutivos de descensos, de acuerdo con un nuevo sondeo Harvard-Harris. Trump, quien acudió la víspera al congreso para alentar el voto republicano en la reforma tributaria, goza de una popularidad nacional de 41 por ciento, un nuevo piso histórico desde que asumió la Casa Blanca, y una caída de un punto porcentual de octubre o de tres puntos porcentuales de septiembre. La popularidad más alta de la encuesta, comisionada por la publicación legislativa especializada The Hill, fue de 49 por ciento en febrero pasado. Otros sondeos, sin embargo, muestran que la popularidad del presidente de los Estados Unidos es aún menor. Trump aparece con un nivel de aprobación de apenas 38 por ciento en un sondeo de Real Clear Politics o de 36 por ciento en un muestreo de la cadena CNN, las cifras más bajas para un presidente en funciones a estas alturas de su mandato, desde que se realizan encuestas de opinión. No obstante, la encuesta muestra que Trump preserva el apoyo mayoritario de los estadunidenses que lo llevaron a la Casa Blanca con su voto. Un 79 por ciento de los militantes republicanos y un 86 por ciento de los votantes de Trump coinciden que el presidente está haciendo un buen trabajo. Por comparación, los Republicanos del Congreso tienen una popularidad mucho más baja que Trump, con apenas el 28 por ciento de la opinión favorable. Sin embargo, el sondeo muestra que la popularidad de Trump es de apenas 38 por ciento entre los votantes que se declaran independientes. Por otra parte, la encuesta muestra que una mayoría de los votantes, un 54 por ciento se opone a la propuesta de reforma fiscal de los republicanos. Mientras tres cuartas partes de los votantes republicanos creen que el plan tributario tendrá efectos positivos para sus finanzas personales, una proporción aún mayor de demócratas opina lo contrario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.