Amplian cobertura de salud a recién nacidos

El Comité de Presupuestos y Apropiaciones  del Senado aprobó hoy la legislación auspiciada por los senadores Nellie Pou y James Beach que extiende la cobertura de salud de los recién nacidos bajo el plan de sus padres a 60 días. “Después del nacimiento de un bebé a los padres les consume la ansiedad de cómo mantener saludable y seguro a su recién nacido y el corto tiempo que tienen para asegurarles bajo sus plan de salud puede ser problemático”, dijo la Senadora Pou (D-Bergen/Passaic), líder del Comité de Comercio del Senado. “Esta legislación proporcionará más tiempo para que el recién nacido este bajo la cobertura de sus padres y asegurará al mismo tiempo que él bebe tenga cobertura de salud en los primeros meses de vida”. La ley actual limita la cobertura de los niños recién nacidos a 30 días a partir de su nacimiento. Al final de los 30 días, el niño estaría sin cobertura, a menos que los padres inscriban al niño en una póliza de cobertura de beneficios de salud privada o en un programa estatal o federal, como FamilyCare. El proyecto de ley, S-837, solo afectaría  a las pólizas de seguro de salud privadas. “Tener seguro de salud es sumamente importante para un recién nacido y pasar por el proceso de obtención requiere tiempo”, dijo el Senador Beach (D-Camden / Burlington). “Esta legislación asegurará que los padres de un recién nacido tengan tiempo suficiente para inscribir y proporcionar cobertura para su niño. Este proyecto de ley beneficiará al recién nacido y evitará que los padres se queden atrapados en costosas cuentas médicas debido a que su bebé no esté asegurado”. El proyecto de ley entraría en vigencia inmediatamente. Según un informe del Sistema de Monitoreo de Evaluación del Riesgo de Embarazo de Nueva Jersey (PRAMS, por sus siglas en inglés), aproximadamente el 65 por ciento de las mujeres que dieron a luz un bebé con vida  durante el 2002 a 2005 contaron con cobertura de un seguro privado; El 32 por ciento estaban cubiertas por el NJ FamilyCare (Medicaid); y el tres por ciento no tenía seguro en el momento del nacimiento. El proyecto de ley fue aprobado por el Comité de Presupuestos y Apropiaciones del Senado con un voto de 12-0. Ahora se dirige al pleno del Senado para ser considerado.

¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

El síndrome de muerte súbita del lactante se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año de edad. La autopsia no revela una causa explicable de la muerte. Se trata de una muerte muy temida por los padres, ya que no presenta síntomas, avisos ni tiene una explicación clara.Pero aunque la causa de la muerte súbita del lactante se desconoce, en la actualidad, muchos médicos e investigadores creen que existen muchos factores implicados, que pasamos a comentar.Por ejemplo, la capacidad poco desarrollada del bebé para despertar, así como la incapacidad del cuerpo del pequeño para detectar acumulación de dióxido de carbono en la sangre. El SMSL podría originarse como un fallo en el microdespertar ante un episodio de apnea prolongada, bradicardia o hipotensión, arritmias o situaciones externas que pueden llevar a la asfixia, es decir, que no hay respuesta a un estímulo de amenaza a la vida durante el sueño. Esto sucede sobre todo entre los dos y cuatro meses, cuando el riesgo de muerte súbita del lactante es más elevado. El SMSL es infrecuente durante el primer mes de vida, después de los cuatro meses disminuye y a partir de los 12 meses se considera que el riesgo prácticamente ha desaparecido (luego, se habla de “muerte súbita del niño”). También se sabe que este síndrome sucede más a los niños que a las niñas y se producen más casos en invierno. No obstante, no existe “aviso” de ningún tipo: en la muerte súbita del lactante el bebé se duerme normalmente y la muerte se presenta durante el sueño.  Antes de pasar a los factores implicados, dejamos la definición de “muerte súbita del lactante” que encontramos en un estudio de 2004 publicado en ‘Pediatrics’ sobre este concepto, definido por vez primera en 1969: Muerte súbita de un niño de menos de un año de edad, que ocurre aparentemente durante el sueño y que permanece sin explicación después de la realización de una minuciosa investigación postmortem, que incluye la práctica de la autopsia, examen del lugar del fallecimiento y revisión de la historia clínica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.