Casi 1,000 días para resolver un caso de asilo

Los jueces de inmigración resolvieron 9,346 casos de asilo en enero de este año, un 25% más que en diciembre y un 542% más que en el mismo mes del año pasado, según cifras de Syracuse University. Ello, sin embargo, no necesariamente representa una buena noticia para los miles de migrantes que esperan la resolución de su caso. Te explicamos por qué. En enero pasado, las cortes migratorias aceleraron el ritmo al que deciden los casos de asilo a una cifra mensual récord, de acuerdo a cifras oficiales. Sin embargo, el atasco en esos tribunales está muy lejos de disiparse pues el número de casos pendiente sigue aumentando y, en promedio, un solicitante debe esperar más de dos años y medio por la resolución de su caso.

Los jueces de inmigración resolvieron 9,346 casos de asilo en enero de este año, un 25% más que en diciembre y un 542% más que en el mismo mes del año pasado. Es la cifra mensual más alta de decisiones de casos de asilo que aparece en la base de datos del Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC en inglés) de Syracuse University. Cuando se analizan las cifras de todo el año fiscal 2019 también se aprecia un fuerte incremento del 67% en el número de casos de asilo decididos en las cortes migratorias: 67,520 frente a los 42,261 del año fiscal anterior. Y, en los primeros cuatro meses del año fiscal 2020, ya han sido resueltos 33,194 casos, casi la mitad de los decididos en todo el año fiscal previo. Sin embargo, el aumento en el ritmo al que se deciden los casos no necesariamente es una buena noticia para los solicitantes de asilo. Primero, porque el atasco en los tribunales es tal y es tan alto el número de personas que siguen llegando al país que un solicitante aún debe esperar, en promedio, 936 días por la resolución de su caso. “El atraso en las cortes sigue creciendo porque el ritmo de las nuevas solicitudes sigue excediendo la conclusión de los casos”, explicó el TRAC sobre las cifras. En el año fiscal 2019 debieron pasar, en promedio, más de dos años y medio para decidir un caso”, agregó. Tampoco es una buena noticia porque esas mismas cifras evidenciaron que, si bien se han estado decidiendo casos de asilo a un paso récord, ha aumentado la cantidad de peticiones que son rechazadas por los jueces migratorios. En lo que va del fiscal 2020, por ejemplo, han sido denegadas el 72% de las peticiones de asilo, por encima del 69% del año pasado. “La cantidad de casos (en los que la persona es) representada (por un abogado) también ha bajado”, resaltó el TRAC. Eso puede explicar también la mayor de casos resueltos, pues las personas que no cuentan con un abogado que los defienda en las cortes tienen menos chances de presentar mejor sus argumentos para quedarse en suelo estadounidense y, por ende, la decisión es más rápida.

Dificultando la entrada a EEUU

Todo esto se enmarca en las políticas de ‘tolerancia cero’ del presidente Donald Trump, las que entre otras cosas obligaron a que cada juez atienda unos 700 casos por año para acelerar los procesos y con ello priorizar las deportaciones. Bajo esas mismas nuevas reglas también fueron anunciadas restricciones a la política de asilo, que dejaron por fuera a las personas que huyeron de sus países por violencia doméstica y de las pandillas. Esto fue duramente criticado por defensores de derechos humanos que consideran que afecta directamente a los miles de centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos. En un paso adicional para dificultar su entrada al país, el gobierno de Trump decidió el año pasado enviar a México a los solicitantes de asilo para que esperen allí la resolución de sus casos. De hecho, las cifras de asilo de las personas que se encuentran bajo los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP) –que paradójicamente han expuesto a los migrantes a la violencia de algunas ciudades mexicanas según organizaciones y activistas– no figuran en una base de datos aparte a las de las cifras mencionadas anteriormente. Desde que el programa fue instaurado en enero del 2019 hay poco más de 61,000 personas esperando en México que se resuelva su caso, e incluso que al menos sea calendarizado en la corte: 47,066 el año pasado y 14,027 en lo que va del actual, mostraron las cifras del TRAC. “A pesar de las muchas acciones de la administración Trump diseñadas para aplacar el crecimiento en el retraso en las cortes de inmigración, ese retraso sigue aumentando. Apenas en el período de tres meses de octubre a diciembre del 2019, el atasco aumentó en 65,929 nuevos casos“, dijo el TRAC. Eso significa que hasta ese momento había 1,089,696 casos siendo atentidos en los tribunales migratorios. El TRAC estimó que para resolver esos más de un millón de casos habría que contratar 400 nuevos jueces, es decir, casi el doble de los que hay trabajando actualmente