Cocinero hispano no se arrepiente de su pelea con Trump

Chef José Andrés: “Lo ilegal es que los congresistas coman ensaladas cultivadas por indocumentados” El conocido chef español aseguró que no se arrepiente de haber roto un contrato con Donald Trump y aunque están enfrentados en un litigio no descarta que bajo su gobierno se logre la ansiada reforma migratoria.José Andrés asegura que su pelea legal con Donald Trump no es lo que más preocupa por estos días, aunque estén en disputa unos 10 millones de dólares, el monto que el presidente electo busca por los daños que según él le causó el chef español al romper el contrato que tenía para operar un restaurante en el nuevo Hotel Trump de Washington DC. En una entrevista con Noticias en su restaurante Jaleo en el centro de la capital estadounidense, el pionero de una cadena de sitios que le han hecho famoso en la ciudad y en el resto del país, José Andrés ratificó su decisión de salirse de los negocios con el magnate a raíz de los comentarios contra mexicanos que hizo al lanzar su candidatura presidencial en julio de 2015. “Si alguien se va a meter con mis queridos latinos indocumentados que hay en América yo no puedo quedarme callado. Si hay alguno que nos escucha que sepa que hay mucha gente que está con ellos, republicanos y demócratas”, dijo el conocido chef. “No podemos estar tomándonos una ensalada en el Capitolio, un congresista y un senador comiéndose una ensalada que ha sido recogida por un granjero que no tiene papeles”. “Eso es lo que es ilegal: no que el granjero no tenga papeles, sino que los congresistas se estén comiendo la ensalada en el Capitolio y que esos mismos senadores no le den la opción a estos señores de que sean parte de esta sociedad”, aseveró. Más allá de la etiqueta de ‘celebridad’ que viene asociada a su nombre y sus restaurantes, Andrés se define como “un cocinero” y sobre todo, no cree que la decisión de terminar su asociación con Trump haya sido una movida política. “Yo me dedico a cocinar y otras cosas. Ya tengo a los abogados que se dedican al otro tema. Simplemente fue una decisión de negocios en un momento que se dijeron ciertas cosas contra los inmigrantes (…) y yo pensé que no iba a ser bueno para los negocios”. Sin embargo, durante la campaña presidencial de 2016, el chef participó en un evento de campaña presentando a Hillary Clinton en Tampa, Florida, justo el mismo día que debía abrirse el malogrado restaurante en el Hotel Trump. La disputa entre Andrés y Trump está actualmente siendo estudiada por un tribunal. El español ha sugerido al republicano llegar a una solución extrajudicial que implicará una donación a una organización de veteranos. “Él (Trump) no tenía ganas de venir a testificar, como lo hizo saber. Y jolín, yo tampoco tengo ganas de ponerme frente a un abogado a contestar preguntas. Perfecto, entonces démonos la mano y hagamos una contribución a una ONG y sigamos construyendo América”, aseguró Andrés. La propuesta tuiteada de José Andrés no recibió respuesta, siguiendo con la filosofía expresada por Trump de no lograr acuerdos, aunque eso no sea exactamente cierto, como demuestra el que tranzó con los demandantes de la Universidad Trump por 25 millones de dólares anunciado en noviembre pasado. Pese a ello, Andrés, conocedor del clima político de la capital estadounidense, dice no perder la esperanza de que la unión de republicanos y demócratas en el Congreso logre hacer avanzar un tema que el saliente presidente Barack Obama no logró cumplir: la reforma de las leyes migratorias. “¿Sería la administración Trump la que pase la reforma migratoria? Te diría ahora que podría ser que no. Pero a lo mejor nos sorprende, por lo tanto yo voy a estar aquí a tenderle la mano a la administración, si realmente podemos pasar en los próximos cuatro años la reforma migratoria”.

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.