Corte Suprema permite que el veto migratorio de Trump entre plenamente en vigor

El máximo tribunal anula el bloqueo contra la restricción para viajeros de seis países musulmanes mientras sigue analizándose en cortes inferiores, esta decisión supone un espaldarazo al presidente. La Corte Suprema de Estados Unidos, la máxima instancia judicial del país, dio este lunes un nuevo impulso al veto migratorio de Donald Trump y permitió que entre en vigor en su totalidad, tal y como pedía el gobierno federal mientras las cortes inferiores decidan. Desde varios puntos del país, se intentó en varias ocasiones bloquear la orden ejecutiva en las cortes, alegando que discriminaba a los musulmanes. Mientras, el gobierno republicano fue adaptando el texto y fue la tercera versión del veto la que recibió luz verde este lunes. La iniciativa ahora restringe la entrada de varios tipos de viajeros provenientes de Siria, Libia, Irán, Yemen, Chad y Somalia, pero también de Corea del Norte y algunos funcionarios del gobierno de Venezuela. La corte de mayor rango del país, formada por una mayoría de magistrados conservadores, no especificó las razones de su decisión, pero sí delegó a las instancias judiciales de menor rango que diriman sobre el veto migratorio. Las juezas Ruth Bader Ginsburg, nombrada por el presidente demócrata Bill Clinton, y Sonia Sotomayor, propuesta por Barack Obama, discreparon de la decisión. Los otros siete respaldaron al gobierno. La restricción de entrada fue demanda por el estado de Hawai y por ACLU, la mayor organización de derechos civiles, ya que consideran que discrimina a los musulmanes, va en contra de la Constitución y choca con las leyes de inmigración. Trump firmó la primera versión del veto a finales de enero de 2017, al llegar a la presidencia e iniciando un claro endurecimiento de las políticas migratorias. La Corte Suprema de Estados Unidos autorizó el lunes provisoriamente la plena implementación del decreto anti-inmigración de Donald Trump, una victoria para el presidente que defiende esta polémica medida para luchar contra el terrorismo. El máximo órgano de justicia estadounidense suspendió las decisiones de octubre de dos tribunales inferiores, que bloquearon la implementación de la prohibición indefinida de ingreso de ciudadanos de Chad, Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen, mientras se resuelven las apelaciones en curso. La tercera versión del decreto anti-inmigración de Trump, presentada en septiembre, fue cuestionada en dos tribunales federales de apelación: en Richmond, Virginia (este), y en San Francisco, California (oeste). Los demandantes argumentaron que la medida contra los musulmanes viola la Constitución de Estados Unidos y no cumple los objetivos de seguridad señalados por el gobierno. Pero ahora la administración Trump, que sostiene que la prohibición es crucial para proteger la seguridad nacional y disuadir ataques terroristas, obtuvo un fuerte respaldo de la Corte Suprema. En una votación de 7-2, los jueces permitieron que el gobierno haga cumplir el decreto mientras las apelaciones siguen su curso. Los jueces dijeron que esperan que los tribunales de apelaciones aceleren sus decisiones, dejando abierta la posibilidad de que la medida regrese a la Corte Suprema en otro cuestionamiento legal a la Casa Blanca. La Corte de San Francisco debe examinar el caso el miércoles, en tanto Richmond se prevé que lo haga el viernes. La prohibición de ingreso se centra principalmente en viajeros de los seis países mencionados, pero también abarca a personas de Corea del Norte y a algunos altos funcionarios de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.