Cuando las pandillas se vuelven virales: así usan las redes sociales para reclutar, atacar y delinquir

De marcar su territorio pintando grafitis en las paredes, las bandas callejeras se han mudado al muro de Facebook. Esta red social y YouTube se han convertido en las plataformas en internet más usadas por los pandilleros.

 

LOS ÁNGELES, California.- A los Hooligans les gustan los ‘likes’. Aunque esta pandilla de motociclistas con sede en Tijuana, México, ha sido acusada del robo de más de 150 autos Jeep en el sur de California, algunos de sus integrantes siguen publicando fotos de su acelerado estilo de vida en Facebook.

Al menos nueve Hooligans usaron un sofisticado método para encender los vehículos sin activar las alarmas en vecindarios acomodados de San Diego y llevarlos al otro lado de la frontera con el fin de venderlos enteros o en partes. De acuerdo a una acusación federal, los líderes de la banda planearon varios robos a través de mensajes privados en Facebook.
A pesar de ese golpe que dieron las autoridades a los Hooligans hace un mes, sus logotipos, arrancones y caravanas continúan apareciendo en internet como si nada hubiera pasado.

¿La razón? Para los pandilleros, al igual que para millones de personas alrededor del mundo, las redes sociales se han convertido en parte cotidiana de sus vidas y toman las ventajas que les ofrecen. En este caso, los Hooligans y otros grupos delictivos usan esas herramientas para promoverse, reclutar nuevos integrantes, intimidar a sus rivales, planear actividades delictivas y evadir el brazo de la justicia.

“Las redes sociales han reemplazado a las esquinas de las calles”, explica Jorja Leap, experta en pandillas y catedrática de Bienestar Social de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

“Las usan como cualquier otro grupo que trata de reclutar miembros: postean imágenes, se promueven, atraen a la mayor cantidad posible de jóvenes que están en las redes sociales, intimidan a otros y – como lo hacen los carteles de la droga y otras organizaciones de ese tipo- comparten información”, agrega.

#Pandillas en internet

Es a través de estas comunicaciones en redes sociales o aplicaciones que las autoridades han logrado llegar a muchos de estos grupos delictivos, como se ve en los siguientes casos:

  • Un pandillero en Nueva York publicó en YouTube videos de rap que promovían el estilo de vida de los mafiosos y alguien le escribió que quería unirse a su grupo, según un reporte del Centro Nacional de Inteligencia sobre las Pandillas (NGIC), que integran agencias como el FBI, la DEA y ICE.
  • Miembros de la MS-13 en Virginia contactaron a un estudiante de secundaria por medio de una aplicación de celulares para pedirle que se uniera a ellos y le dieron los nombres de otros chicos para que él los reclutara, de acuerdo al informe del NGIC.
  • En marzo de 2015, pandilleros intimidaron a sus rivales publicando en Facebook la foto de un reo que recibió una golpiza en una cárcel de Georgia y que incluía la frase: “Cuando le faltas al respeto a Nation (una banda callejera en ese estado), te trae nada más que dolor y sufrimiento”.
  • Durante el invierno de 2015, las pandillas Nike y Jordan en Omaha, Nebraska, usaron videos de rap en YouTube para atacarse. En las grabaciones, sus integrantes hacen señas de sus clicas, cuentan dinero, muestran armas de fuego y piden seguir sus cuentas de Facebook y Twitter, de acuerdo al NGIC.
  • A finales de 2013, un líder de la Grape Street Crips de Nueva Jersey utilizó internet para identificar, amenazar y luego balear a una persona que cooperaba en una investigación por un asesinato.
  • En el verano de 2015, una banda afroamericana sembró el terror en un pequeño sector de Sur Los Ángeles luego de amenazar con 100 días de violencia, que incluían la advertencia de matar a una persona cada día. Usaron el hashtag #100days100nights, una advertencia que entonces se regó como pólvora en línea y que habría derivado del asesinato de un pandillero y de tiroteos en esa zona.

La habilidad de obtener información en tiempo real, de agruparse muy rápido, crea retos adicionales para nosotros en términos de responder”, señaló el sheriff del condado de Los Ángeles, Jim McDonnell, al anunciar el arresto de 38 pandilleros relacionados con el caso #100day100nights.

“Los pandilleros ya no se ocultan en callejones oscuros, toman las redes sociales para hacer amenazas, cometer ataques y paralizar al público con miedo”, señaló al respecto el fiscal Joseph Esposito.

Facebook, la reina de las redes

Facebook y YouTube se han convertido en las plataformas más usadas por los pandilleros, aunque ha crecido la popularidad de otros sitios como Snapchat y WhatsApp, según las autoridades.

 

Las redes sociales más populares para los pandilleros en Estados Unidos, según un reporte elaborado por una coalición de agencias policiacas federales. Centro Nacional de Inteligencia sobre las Pandillas (NGIC)

“Las pandillas confían en la tecnología para mantenerse conectadas y para ayudarse a realizar sus actividades ilícitas”, señala el Centro Nacional de Inteligencia sobre Pandillas.

Así, de marcar su territorio pintando grafitis en las paredes, se han mudado al muro de Facebook, donde infunden miedo a través de los llamados “golpes cibernéticos”, cita el NGIC.

En las penitenciarías también han aprovechado la tecnología. Ahí manda Facebook, al cual acceden con los celulares que ingresan de contrabando. Alrededor de 16,000 teléfonos móviles fueron confiscados en las 35 cárceles administradas por el estado de California solo en 2015 y 2016.

Los agentes cibernéticos

Por ello, las autoridades se han tenido que adaptar a los avances tecnológicos. En 2015 se reportaba que la mitad de las agencias del orden habían integrado las redes sociales a sus investigaciones, sobre todo para identificar a los miembros de esos grupos y vigilar sus pasos.

El FBI cambia las estrategias para encontrar a tres jefes en Los Ángeles de la Mara Salvatrucha Univision

“Los seguimos en Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, WhatsApp, en todo lo que estén ellos”, dijo a Univision Noticias un oficial de la Policía de Los Ángeles encargado de monitorear a las pandillas. Dicho departamento utiliza cuentas falsas y tiene informantes, quienes comparten los diálogos privados de los miembros de las bandas, explicó el oficial quien pidió no revelar su identidad.

En el artículo ‘ Cuando las pandillas se vuelven virales: usando las redes sociales y las cámaras de vigilancia para aumentar la base de datos de las pandillas’, publicado en 2015 en el Harvard Journal of Law & Technology, se indica que cada vez más pruebas de ese tipo se usan contra los pandilleros.

Sin embargo, el análisis cita que esa vigilancia electrónica no ayuda a prevenir delitos, no evita el reclutamiento, además de que la Policía no tiene la autoridad para exigir el cierre de cuentas en estas plataformas. También resalta que es difícil arrestar a un pandillero “basado solamente en su comportamiento en internet”.

“Los policías están dispuesto a usar identidades falsas, infiltrarse, vigilar y usar todo tipo de métodos, pero es muy difícil aplicar la ley”, advierte la profesora de UCLA, Jorja Leap. “Sin embargo, las redes sociales les facilitan monitorear lo que están haciendo las pandillas”, resalta.

Así funciona La Mara Salvatrucha en Los Ángeles: no tiene jefe, se matan entre sí y venden droga de ‘El Chapo’

Una acusación federal revela detalles operativos de la MS-13 en esta ciudad, entre los que se supo que extorsionan a locales establecidos, que tienen lugares para vender droga que llaman “casitas” y que una disputa territorial condujo al asesinato de dos ‘mareros’ por sus compañeros.

 

LOS ÁNGELES, California.- Todos los ‘shot-caller’ o líderes de las clicas de la Mara Salvatrucha (MS-13) en Los Ángeles fueron convocados a una reunión que se realizó en una casa de Huntington Park en octubre de 2014. Una decisión importante estaba en su agenda: quién tomaría ‘las llaves’ o el mando de la pandilla.

Ninguno levantó la mano y nadie fue presionado para que asumiera el control de este grupo delictivo, entonces con una agrupación de unos 1,200 ‘mareros’ y considerado el más violento en la ciudad. Al final, se acordó establecer una especie de junta para tomar las decisiones en conjunto.

Luego pasaron a otro asunto: golpear durante 39 segundos a Henry Vides, alias ‘la Bestia’ y líder de la clica Coronado Street Locos, por violar “el código de conducta” de la MS-13. La orden se acató con reloj en mano.

Estos son algunos de los aspectos operativos de la Mara Salvatrucha en esta ciudad, donde se fundó en la década de 1980, que han sido expuestos tras el arresto de 21 líderes y operadores “clave” de la banda en una redada policial el miércoles.

La acusación federal de 127 páginas describe además que la Mara Salvatrucha vende droga que les provee el cartel de Sinaloa, fundado por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y el grupo La Línea, brazo armado del cartel de Juárez. Al menos un cargamento fue recogido en un punto intermedio entre San Diego y Los Ángeles por un ‘marero’ en los años recientes.

El presunto enlace de la banda con los carteles mexicanos es Carlos Zepeda, alias ‘Blackie’ y ‘Antonio Meza’, según el Departamento de Justicia (DOJ). Zepeda también cayó en el reciente operativo federal.

En fotos: Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos

Documentos judiciales indican que el grupo delictivo se ha beneficiado asimismo de las extorsiones a vendedores ambulantes, tiendas de marihuana medicinal y negocios establecidos. Una de las víctimas fue la dueña de un restaurante del Valle de San Fernando, a quien le exigieron pagar derecho de piso.

“En o alrededor del 22 de marzo de 2015, el acusado (Juan) Herrera (entre los detenidos esta semana) intentó extorsionar a la víctima M.A., dueña del restaurante Cali Viejo (en Van Nuys), localizado dentro del territorio de la MS-13, demandando que le pagara una ‘renta'”, cita la acusación federal.

Las autoridades identifican una serie de locaciones donde las clicas de la banda venden y consumen narcóticos y alcohol, y se reúnen a practicar juegos de azar. Les llaman “casitas”.

La guerra territorial

La MS-13 está lejos de ser un club de amigos. Al menos dos grupos se han enfrentado a muerte por una añeja disputa territorial en el barrio Pico-Union, ubicado cerca del centro de Los Ángeles, según un informante del gobierno federal citado en la formulación de cargos.

Las clicas en pleito son Leeward Grandes y Coronado Street Locos. Para tratar de evitar “otra guerra”, sus diferencias se intentaron resolver en una reunión que los ‘shot-caller’ de la Mara Salvatrucha realizaron en un sitio no especificado en septiembre de 2015. Ahí se denunció que alguien había puesto un grafiti con la palabra “Coronado” en el área del otro grupo y que había apuntado con una pistola a un ‘marero’ vecino.

En ese encuentro, uno de los líderes de la pandilla puso las cartas sobre la mesa: la batalla no tenía arreglo porque “miembros de la clica Coronado mataron a dos miembros de la clica Leeward”.

 

Un total de 44 líderes y operadores de la pandilla MS-13 en Los Ángeles enfrentan cargos federales tras una investigación federal de tres años. AP

Otro incidente ocurrió en la “Casita Pico”, ubicada en la cuadra 3170 al oeste del bulevar Pico, donde otros “socios” de la Mara Salvatrucha robaron narcóticos y dinero en efectivo a sus compañeros. Los agraviados pidieron que se castigara a los ladrones en una reunión realizada el 27 de febrero de 2016.

Alex Sánchez, director de la organización Homies Unidos, explica que una característica de las pandillas es defender las zonas que han ganado a punta de violencia. “Son territoriales y la mayoría del tiempo ya hay fronteras definidas en Los Ángeles”, dijo.

Sánchez, un antiguo pandillero, señala que en esencia la MS-13 opera de manera similar al resto de bandas y menciona que a estas les copiaron el sistema “sin jefe”.

publicidad

“La MS aquí no está haciendo otras actividades que no hagan otras pandillas; son parte del sur de Califonia y se someten a un reglamento que ellos mismos han creado”, añadió.

La sumisión a ‘La Eme’

Casi todas las pandillas hispanas en Los Ángeles, incluida la MS-13, pagan “impuestos” a la Mafia Mexicana (‘La Eme’), por la venta de narcóticos, armas, robos y otros delitos. Los informes incluidos en la acusación federal no muestran oposición a estos pagos colectados por los ‘shot-caller’ de las clicas.

A mediados de la década de 1990, a las siglas de la MS se le agregó el número 13, que es la ubicación en el alfabeto de la letra eme y referente a la Mafia Mexicana. Uno de los líderes de la Mara que ha sido identificado como jefe de ‘La Eme’ es Nelson Comandari, quien está en prisión federal desde 2006.

Las autoridades federales lo consideran como “el CEO (director ejecutivo) de la MS”.

“Comandari fue arrestado traficando droga y por otros crímenes en California, Texas y Nueva York”, expone Gabe Morales, experto en pandillas y autor de libros sobre ‘La Eme’.

Pero en los últimos años, Comandari parece haberle dado la espalda a su organización. “Se volvió un informante”, asegura Morales.

Relacionado

Así es como la Mara Salvatrucha recluta a niños y jóvenes en Nueva York

La oficina de la fiscal del condado Nassau en Long Island presentó cargos este jueves contra 41 presuntos pandilleros de la MS-13. El anuncio desveló el ‘modus operandi’ de intimidación y ansias de control de esta pandilla en Nueva York.

LONG ISLAND, Nueva York. – Eran chicos que alguna vez posaron al lado de un árbol de Navidad, que sonreían para la cámara en una fiesta. Hoy día, sin embargo, algunos figuran entre los 41 presuntos pandilleros de la MS-13 contra los que la fiscalía del condado Nassau en Long Island presentó cargos este jueves.

“Es desgarrador ver la evolución de estos niños en las fotos que publicaban en Facebook”, dijo la fiscal del distrito Nassau, Madeline Singas, al describir lo vulnerables que pueden ser niños y jóvenes ante el alcance de esta pandilla.

La Operación 503 condujo a la presentación de 85 cargos contra los 41 presuntos miembros de la MS-13. De estos, 35 enfrentan de 25 años a cadena perpetua si son condenados del cargo más grave. Todos los imputados han cometido algún crimen y no fueron procesados únicamente por pertenecer a la pandilla, acotó la fiscal.

El operativo incautó armas, entre ellas, machetes. Los machetes son el arma de predilección, de acuerdo con Singas, y las esconden en mochilas. El anuncio surge un día después de que trascendiera el operativo de un mes en el que 45 pandilleros fueron arrestados en Nueva York, como comunicó este miércoles el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE).

Bajo las claves del “programa Nueva York”, de acuerdo con la fiscal, los líderes de la Mara Salvatrucha han ordenado desde El Salvador “incrementar la violencia y el derramamiento de sangre en Nueva York”.

La MS-13 es conocida por su violencia y según Singas, sus miembros buscan reclutar a niños -a veces de ocho y nueve años- y a jóvenes en las escuelas aparte de intimidarlos para que se unan a su organización. La MS-13 no permite que sus miembros dejen la pandilla. “Los que lo intentan sellan su sentencia de muerte”, afirmó la fiscal.

Se unen o son amenazados con violencia
“Han pulido sus estrategias para llegar hasta los más vulnerables en las escuelas, muchos de ellos (niños) con poco apoyo familiar”, dijo la fiscal.

“Se les ordena que se unan o sufrirán violencia. En algunos casos son niños no acompañados que vinieron de América Central”, agregó. “Cuando se les une un nuevo miembro concuerdan que matarán a alguien si se les ordena, y se les deja claro que nunca podrán dejar las pandillas”.

Los 41 presuntos miembros tienen entre 15 y 30 años. Jason Molina, agente especial a cargo de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional en Nueva York, criticó que los pandilleros “están en las escuelas victimizando a los niños que simplemente quieren educarse”.

“Se vuelve crítico cómo lidiamos con los menores no acompañados cuando llegan a este país para asegurarnos que estos niños tengan oportunidades y puedan crecer en comunidades seguras que los lleven a tener vidas productivas”, dijo la fiscal.

Singer subrayó que las políticas actuales generan un vacío y reconoció que se deben adoptar otras estrategias por el bien de los niños y las comunidades. “No vamos a tolerar esta violencia”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.