Descartan que Marte pueda ser habitable

La NASA explicó que el planeta no retiene suficiente dióxido de carbono y que la atmósfera es demasiado delgada y fría para soportar agua líquida. Un nuevo estudio patrocinado por la NASA sugiere que no es posible transformar el entorno de Marte mediante el uso de la tecnología actual Tanto escritores de ciencia ficción como científicos han propuesto la terraformación, proceso de creación de un entorno similar a la Tierra o habitable en otro planeta, lo cual permitiría la colonización del “planeta rojo” en el largo plazo. Una de las soluciones de ambos grupos es liberar el gas de dióxido de carbono atrapado en la superficie marciana para espesar la atmósfera, lo que actuaría como una manta y calentaría el planeta. No obstante, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), explicó que Marte no retiene suficiente dióxido de carbono. A pesar de que la actual atmósfera marciana en sí misma está conformada principalmente por dióxido de carbono, es demasiado delgada y fría para soportar agua líquida. Para espesar la atmósfera y aumentar la temperatura a un punto donde el agua líquida sea estable en la superficie, los defensores de la terraformación proponen liberar “gases de efecto invernadero” por su capacidad de atrapar calor y calentar el clima. “El dióxido de carbono (CO2) y el vapor de agua (H2O) son los únicos gases de efecto invernadero que probablemente estarán presentes en Marte en abundancia suficiente como para proporcionar un calentamiento significativo del efecto invernadero”, planteó el autor principal del estudio, Bruce Jakosky. El nuevo estudio publicado en la revista “Nature Astronomy”, ocupa más de 20 años de observaciones adicionales de Marte, los cuales han brindaron nueva información sustancial sobre la historia de materiales volátiles como el CO2 y H2O en el planeta. “Nuestros resultados sugieren que no hay suficiente CO2 fueron el gas que se pone en la atmósfera restante en Marte para facilitar un calentamiento significativo de efecto invernadero”, dijo Jakosky, de la Universidad de Colorado, Boulder. “Además, la mayor parte del gas de CO2 no es accesible y no se pudo movilizar fácilmente. Como resultado, la terraformación de Marte no es posible con la tecnología actual”, agregó. La agencia espacial estadounidense precisó que a pesar de las cantidades considerables de hielo de agua en Marte que podrían usarse para crear vapor de agua, análisis previos exponen que el agua no puede proveer por sí mismo un calentamiento significativo. Lo anterior, según el equipo, debido a que las temperaturas no permiten que persista suficiente agua como vapor sin tener primero un calentamiento significativo por el CO2. SpaceX pretende lanzar su primera misión de carga a Marte en 2022 y enviar seres humanos hacia el Planeta Rojo sólo dos años después de esa primera misión. Este es el calendario del actual plan de colonización de Marte de esta compañía divulgado por su fundador y director ejecutivo, Elon Musk, en el 68º Congreso Astronáutico Internacional (IAC) en Adelaida, Australia. La charla de Musk sirvió para actualizar la arquitectura que el empresario multimillonario desveló en el IAC del año pasado en Guadalajara, México. Esa presentación anterior introdujo un enorme y reutilizable cohete espacial combinado llamado el Sistema de Transporte Interplanetario (ITS), que según Musk ayudaría a establecer una colonia de millones de personas en Marte en un plazo de 50 a 100 años. Como Musk lo describió el año pasado, el propulsor del ITS de aproximadamente 12 metros de diámetro contaría con 42 motores Raptor. Lanzaría la nave espacial a la órbita terrestre, luego volvería a su plataforma y daría apoyo a otro vuelo espacial de forma rápida. Las naves espaciales, mientras tanto, serían alimentadas en órbita por naves de aprovisionamiento. Las naves espaciales ITS permanecerían en órbita hasta el momento oportuno -una ventana de lanzamiento se produce cada 26 meses- para partir hacia Marte en masa. Cada una sería capaz de transportar alrededor de 100 personas al Planeta Rojo; después de aterrizar allí y descargar su carga y pasajeros, las naves reabastecerían sus tanques de combustible en la superficie marciana con propulsor producido localmente (metano y oxígeno) y luego volverían a la Tierra. Según Space.com, el nuevo plan conserva esta misma idea básica, pero con algunos ajustes importantes. Por ejemplo, el cohete se ha reducido un poco; ahora será de unos 9 metros de diámetro y el número de motores se ha reducido a 31. Y el nombre ITS parece descartado: Durante la conversación del viernes, Musk se refirió repetidamente al sistema con el “nombre de código” BFR, que es la abreviatura de Big F…ing Rocket. Pero el cambio más importante tiene que ver con la asequibilidad del sistema, dijo Musk el viernes. “En la presentación del año pasado, estábamos realmente buscando el camino correcto, ¿cómo pagamos esto?” dijo. “La respuesta, explicó, radica en reducir un poco el sistema y utilizarlo para todo lo que hace SpaceX, desde lanzamientos de satélites a vuelos de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional hasta misiones tripuladas de Marte. En otras palabras, la compañía planea retirar sus cohetes Falcon 9 y Falcon Heavy – el último de los cuales ni siquiera ha volado aún – y su cápsula Dragon relativamente pronto. “Si podemos hacer eso, entonces todos los recursos que se utilizan para Falcon 9, Heavy y Dragon pueden aplicarse a este sistema, eso es realmente fundamental”, dijo Musk. “Creemos que podemos hacer esto con los ingresos que recibimos por el lanzamiento de satélites y por el mantenimiento de la estación espacial”. Sin embargo, SpaceX mantendrá un stock de Falcon 9 y Dragon por un tiempo, en caso de que los clientes deseen utilizar esos vehículos durante las primeras fases de operación de BFR, agregó Musk. Como se prevé actualmente, el sistema BFR (la nave apilada encima del cohete) tendrá una altura de 106 metros, aproximadamente 15 metros más corta que el concepto del vehículo ITS.El elevador BFR será capaz de enviar 150 toneladas a la órbita baja terrestre (LEO), lo que lo hace más poderoso que el famoso cohete de la NASA Saturno V, que alcanzó las 135 toneladas, dijo Musk.

Por sí mismo, la nave espacial BFR tendrá una altura de 48 metros. Incluirá 40 cabinas de pasajeros, cada una de las cuales puede en teoría acomodar a cinco o seis personas, pero probablemente acomodará dos a tres, dijo Musk. Así que cada nave probablemente llevará alrededor de 100 pasajeros en un viaje tipo a Marte.

Entre tres y seis meses de viaje

Las naves tienen seis motores Raptor, lo que debería permitirles llegar a Marte después de un viaje espacial de tres a seis meses. Los vehículos aterrizarán vía retropropulsión supersónica, retardando su descenso a través de la atmósfera marciana usando los propulsores, como hacen las primeras etapas de Falcon 9 cuando vuelven a la Tierra durante los lanzamientos orbitales. SpaceX está comenzando ahora un “desarrollo serio” del sistema BFR, añadió. La compañía tiene como objetivo lanzar al menos dos naves no tripuladas a Marte en 2022, principalmente para confirmar la existencia de los recursos necesarios y establecer la infraestructura para futuras misiones, por ejemplo, sistemas de energía, minería y soporte vital. Si todo va según lo planeado, dos naves de carga y dos con tripulantes partirán hacia el Planeta Rojo en 2024 para instalar la planta de producción de propelentes y comenzar a construir una base en serio. Esta ciudad seguirá creciendo y creciendo, a medida que más y más naves BFR lleguen con colonos y suministros. El objetivo a largo plazo es “terraformar Marte y hacer que sea realmente un lugar agradable para estar“, dijo Musk.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.