Descubre como la osteoporosis es una enfermedad silenciosa

Descubre más sobre este padecimiento conocido también como la “enfermedad silenciosa” y que afecta más a mujeres.

La osteoporosis es una enfermedad donde la masa ósea pierde su densidad, es decir, los huesos se vuelven más porosos, aumenta la cantidad y tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior y, por tanto, se vuelven más frágiles y propensos a fracturas y/o fisuras.

Una enfermedad silenciosa

La osteoporosis es la más frecuente de las enfermedades óseas pero, contrario a otras condiciones de salud, los síntomas solo aparecen cuando un hueso se fractura. Es por eso que se le conoce como “enfermedad silenciosa”. Mucha gente no se entera de que tiene la enfermedad hasta cuando le sucede la primera fractura y un especialista ordena los exámenes médicos pertinentes que la evidencian.

¿Por qué las mujeres de cierta edad son más propensas a padecer de esta enfermedad?

Aunque tanto hombres como mujeres estamos en potencial riesgo de sufrir de osteoporosis, definitivamente, a medida que avanzan en edad y se suceden los respectivos cambios hormonales, las mujeres tienen un riesgo mucho más alto de tenerla.

Las estadísticas reflejan que en Estados Unidos más o menos el 50% de las mujeres mayores de 45 años, las premenopáusicas y las postmenopáusicas, sufrirán una fractura o una fisura debido a lo débiles que se han vuelto sus huesos. Las de caderas, muñecas y huesos de la columna vertebral son las fracturas más comunes.

Creas o no que eres propensa a sufrir de osteoporosis, debes contestar a estas preguntas para saber si estás en el espectro de riesgo:

  • ¿Eres mujer?
  • ¿Tienes 50 años o más?
  • ¿Llevas una vida relativamente sedentaria?
  • ¿Hay en tu familia historial de osteoporosis?
  • ¿Ya pasaste tu etapa de menopausia?
  • ¿Te has roto o fisurado un hueso recientemente?
  • ¿Llevas una dieta baja en calcio?
  • ¿Te han diagnosticado con diabetes?
  • ¿Has notado que bajas de estatura?
  • ¿Fumas y/o consumes alcohol?

Si tu respuesta ha sido “SI” a una o más de las preguntas anteriores, debes hablar con tu médico acerca de practicarte la prueba de densidad ósea, para detectar si la padeces y qué tan avanzada podría estar.

Él o ella te explicará que un examen de densidad mineral ósea es la mejor manera de controlar la salud de tus huesos.

Como te lo dijimos anteriormente, cualquier persona puede desarrollar osteoporosis, pero es más común en mujeres adultas mayores. Pero, ¿por qué pasa esto?

Te enumeramos a continuación las razones y los factores de riesgo más comunes:

  • Por naturaleza las mujeres presentan una disminución de masa ósea de forma más acelerada que los hombres (aún más si pertenecen a la raza blanca, pero esto no excluye otras razas); y se acelera un poco más con la suspensión del periodo menstrual al relentarse la producción de estrógeno. El estrógeno protege a las mujeres de la disminución de masa ósea.
  • El esqueleto de las mujeres suele ser más pequeño que el de los hombres, por lo tanto puede ser un poco más frágil.
  • Una dieta poco balanceada y baja en calcio, lo mismo que deficiencia de vitamina D, definitivamente deterioran la capacidad de los huesos de regenerar sus tejidos. La vitamina D es esencial para que el cuerpo pueda absorber el calcio efectivamente. La deficiencia de los dos, debilitará los huesos, sin duda alguna.
  • Fumar: quienes consumen nicotina y otros elementos encontrados en los cigarrillos, pierden masa ósea de forma más acelerada.
  • El consumo de alcohol: todo en exceso es perjudicial, más aún cuando se trata de la ingesta de licor. El consumo excesivo de alcohol puede disminuir la regeneración de los huesos, además de aumentar el riesgo de caídas.
  • Ejercitarse poco o nada: el sedentarismo es causa de muchos males, pero en el caso de la salud ósea, hacer poco o nada de ejercicio debilita los huesos, y hace lo mismo con los músculos que son, al fin y al cabo, el soporte del esqueleto. Músculos débiles + huesos débiles = mayor riesgo de tener huesos frágiles.

¿Recuerdas el test que contestaste más arriba? Si respondiste positivamente a tres o más de esos puntos, es imperativo visitar a tu médico para que determine si es necesario hacerte la prueba de densidad ósea y descubras de una vez por todas como está la salud de tus huesos.