Existe agua en la profundidad de la luna

La Luna dispondría de cantidades de agua muy superiores a las estimadas hasta ahora, revela un estudio publicado el lunes en la revista Nature geosciences, lo que facilitaria la colonización del satelite y su empleo como base para reabastecer de propulsante a vuelos interplanetarios. “Encontramos la impronta del agua en todas partes en las profundidades de la Luna utilizando datos taelitales”, explicó a la AFP Shuai Li, de la Universidad Brown en Providence (EE.UU.), coautor del estudio. Durante mucho tiempo, se ha percibido a la Luna como un astro árido, de “una magnífica desolación” (así la definió Buzz Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna) y además “completamente seco”. Pero, la presencia de agua en la Luna ya no es objeto de debate. Ya en 2008, investigadores encontraron moléculas de agua en el interior de magma traído a la Tierra por astronautas de las misiones del Programa Apolo. “Quedaba aún por saber si estas muestras reflejaban las condiciones generales de las entrañas de la Luna o más bien representaban regiones excepcionalmente ricas en agua, anormales sobre una corteza ‘seca'”, señala Ralph Milliken, también de la universidad Brown y coautor del estudio. Utilizando datos satelitales, ambos investigadores pusieron en evidencia que depósitos volcánicos contienen cantidades excepcionalmente elevadas de agua, proveniente de las profundidades de la Luna. “Estos yacimientos ricos en agua están repartidos sobre la superficie, lo que prueba que el agua encontrada en las muestras del Apolo no es un caso único”, explica Milliken.  La hipótesis más difundida sobre el origen de la formación de la Luna es la de una enorme colisión entre la Tierra y un cuerpo del tamaño de Marte, poco después de la formación del sistema solar. Este descubrimiento plantea una pregunta: ¿cómo el hidrógeno necesario para la formación de agua pudo sobrevivir a las temperaturas extremas provocadas por semejante impacto? Según el estudio, estos yacimientos o depósitos contienen poca agua (menos de 0,05%), pero son enormes, pudiendo alcanzar hasta los 1.000 km2. Por lo tanto, el satélite sería finalmente “asombrosamente rico en agua”, según los investigadores.  Un descubrimiento que podría tener una aplicación concreta en el porvenir: “el agua podría utilizarse como recurso ‘in situ’ durante una futura exploración”, según Shuai Li. El agua puede ser utilizada no solamente para las necesidades de colonizadores, sino asimismo como propulsante, lo que permitiría tener una suerte de estación de gasolina donde recargar carburante luego del gran consumo que demanda abandonar la superficie terrestre.

La Luna está compuesta por nueve capas, revela explorador chino El radar de Yutu detectó cinco estratos diferentes de lava dentro de los primeros 400 metros de la superficie de la Luna. Foto José Carlo González Cabo Cañaveral. La Luna tiene una historia más compleja de lo que se creía previamente, con al menos nueve estratos bajo la superficie, mostraron los resultados de un radar del explorador lunar Yutu de China que penetra el terreno.Los investigadores sospechan que las capas se deben a antiguos flujos de lava que se intercalan con estratos del suelo lunar, conocido como regolito, que se formó por la erosión de rocas y peñascos. La nave Chang’e-3 de China descendió en la Luna en diciembre del 2013 y desplegó al explorador Yutu, o Conejo de Jade, para un estudio independiente del lugar del aterrizaje. Luego de recorrer 114 metros sobre la superficie, Yutu se detuvo cerca de un cráter relativamente nuevo al suroeste del lugar del aterrizaje, en una región conocida como Mare Imbrium. La región noreste del Mare Imbrium es más joven si se la compara con los lugares de los aterrizajes de las misiones Apolo de la NASA entre 1969 y 1972 y otras zonas visitadas por naves de la era soviética. La zona presenta estructuras complejas en su superficie, escribió el investigador principal Long Xiao, de la Universidad de Geociencias de China en Wuhan, en un documento publicado en número de esta semana en la revista Science. “Hay una historia geológica más compleja de lo que habíamos pensado”, escribieron los científicos. Los primeros resultados de la misión sugieren que erupciones de lava llenaron la cuenca Imbrium al menos en cinco oportunidades, formando capas de roca basáltica a un kilómetro de profundidad. El radar de Yutu detectó cinco estratos diferentes de lava dentro de los primeros 400 metros de la superficie de la Luna. “Es muy probable que otros episodios de erupciones volcánicas hayan llenado la cuenca a mayores profundidades”, dijeron los científicos. Los resultados son la primera mirada detallada bajo la superficie de la Luna. “Las misiones Apolo perforaron el regolito sólo por 3 metros”, escribió Xiao en un correo electrónico. “Las estructuras de estratos nos dicen que el vulcanismo de etapas tardías muestra diferentes estilos”, agregó Xiao. “También significa que elementos volátiles jugaron un papel importante en la historia termal de nuestra Luna”, sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.