ICE advierte que no dejará entrar a a estudiantes extranjeros

Se trata de una nueva batalla del gobierno de Trump contra estudiantes internacionales durante la cuarentena y ocurre una semana después de que fue desechado su plan de expulsar a los alumnos que solo están tomando cursos por internet de universidades nacionales.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) advirtió este viernes que impedirá que nuevos estudiantes internacionales ingresen a Estados Unidos si sus universidades solo ofrecerán clases por internet en el siguiente ciclo académico debido a la pandemia. Es la batalla más reciente en la cual se enfrasca el gobierno de Donald Trump contra los alumnos extranjeros durante las medidas de distanciamiento social por el covid-19. Este nuevo pleito llega una semana después de que el gobierno federal desistió de su plan que pretendía retirar las visas y abrir la puerta a la deportación para más de un millón de estudiantes internaciones que ahora solo están tomando clases online. Fue un viraje que dio Trump por una demanda presentada por la prestigiosa Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), para impedir que sus alumnos con visas F-1 y M-1 fueran sacados del país por no recibir clases presenciales este otoño.A través de un comunicado difundido este viernes, ICE indica que los alumnos de nuevo ingreso no podrán entrar al país si no tienen al menos una clase presencial, siguiendo los lineamientos establecidos en marzo para tratar de evitar la propagación del coronavirus.  “Los estudiantes no inmigrantes con estatus nuevo o inicial después del 9 de marzo no podrán ingresar a EEUU para inscribirse en una escuela de EEUU como estudiantes no inmigrantes durante el período de otoño, para tomar un curso de estudio que sea cien por ciento en línea”, señala la agencia. ICE establece que los funcionarios de las universidades tampoco pueden emitir un formulario 1-20 aceptando a estudiantes foráneos con un estatus nuevo. Estos cambios, sin embargo, no afectan a los alumnos internacionales que ya están inscritos en planteles estadounidenses y que ahora se encuentren fuera de EEUU. La dependencia también advirtió que su unidad de investigaciones criminales, el servicio de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), está revisando los registros del programa de estudiantes extranjeros “para detectar posibles violaciones y remite casos con posibles problemas de seguridad nacional o seguridad pública a sus oficinas de campo para una mayor investigación”. El plan original de ICE era prohibir que los estudiantes internacionales se quedaran en el país para tomar clases virtuales y forzarlos a buscar una universidad que les ofreciera algún curso presencial o regresarse a sus lugares de origen. La iniciativa fue tachada de “ilegal” y “cruel”. La medida también habría afectado a los familiares de estos estudiantes. En el año fiscal de 2018, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) registró un total de 1.9 millones de ingresos de portadores de visa F-1 y F-2, que reciben sus cónyuges e hijos menores de edad solteros.  EEUU no permitirá la permanencia de estudiantes extranjeros en el país si sus clases pasan a ser en línea Lejos de ser una carga, este grupo genera cada año unos 32,000 millones de dólares en ingresos económicos y ayudan a generar más de 300,000 empleos, según un informe de New American Economy. Por eso, 17 estados, el Distrito de Columbia y 20 universidades presentaron el 13 de julio en una corte federal de Boston una demanda contra la regla de Trump pidiendo la revocación de las visas para alumnos extranjeros. “Ni siquiera intentó explicar la base de esta regla sin sentido”, reclamó la fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, anunciando el inicio de este proceso legal. “Obliga a las escuelas a elegir entre mantener inscritos a sus estudiantes internacionales y proteger la salud y seguridad de sus campus”, agregó la funcionaria.