Joe Biden oficialmente candidato demócrata a la presidencia de EEUU

Joe Biden aceptó la nominación presidencial demócrata lo que hace oficial la fórmula presidencial junto con su compañera, Kamala Harris. Biden dio un potente discurso de aceptación de la nominación en el que agradeció a Barack Obama, con quien compartió la Casa Blanca por ocho años, y antagonizó con Trump. “Gracias, presidente (Obama). Usted fue fantástico, los niños podían verlo como ejemplo”, dijo Biden. “Nadie dirá lo mismo sobre el presidente actual”. Su discurso tuvo más de tono presidencial ´que de campaña y en él  prometió que su presidencia trataría de restaurar la “dignidad” y “el trabajo”. Señaló al republicano, a quien nunca llamó por su nombre, como alguien que “no asume responsabilidad, se congracia con dictadores extranjeros, y se despierta cada día creyendo que el trabajo de presidente se trata de él, pero nunca sobre ustedes”. Biden dijo que Estados Unidos atraviesa uno de los periodos más complicados de su historia, al que calificó como una “tormenta perfecta”, y enumeró: la peor pandemia en un siglo, la peor crisis desde la Depresión, los llamados por justicia racial y la amenaza del cambio climático. Como la Convención se realizó casi enteramente virtual, aceptó sin aplausos inmediatos en Wilmington, Delaware. Debió salir fuera del recinto para ver un parking lleno de autos y gente con banderas bajo la luz de fuegos artificiales. Los autos conservaban la distancia social. Una noche antes, la senadora por California Kamala Harris hizo historia al aceptar la nominación convirtiéndose en la primera mujer de color en ser candidata a la vicepresidencia por uno de los grandes partidos de EEUU. “Acepto su nominación para vicepresidenta de Estados Unidos de América. Lo hago, comprometida con los valores que mi madre me enseñó“, dijo en su discurso, en el que recontó la historia de sus propias raíces inmigrantes. “Mi madre, Shyamala Gopalan vino aquí desde la India a los 19 años para perseguir su sueño de curar el cáncer. En la Universidad de California… conoció a mi padre, Donald Harris, que había venido de Jamaica para estudiar economía”, contó. Harris destacó la trayectoria de Joe Biden, a quién conoce desde hace mucho tiempo, y su rol en la recuperación de la economía tras la crisis de 2008: “Ahora mismo, tenemos un presidente que convierte nuestras tragedias en armas políticas. Joe será un presidente que convierta nuestros desafíos en un propósito”, dijo. El mensaje del evento: Trump es una amenaza para las instituciones y ha fallado como líder; Biden es el ‘reparador’ y el unificador El mensaje general de la Convención Demócrata es que el país, como dijo Kamala Harris en su discurso, está en un “punto de inflexión”. Que estas elecciones son sobre el “alma” y el “corazón” de Estados Unidos y que definirán “quiénes somos” y “quiénes queremos ser”. Biden lo describió en su mensaje como una “etapa de oscuridad”. Barack Obama fue quien dio el discurso más potente y duro del evento. Al preceder a Harris, el expresidente dijo: “Nunca esperé que mi sucesor aceptara mi visión o continuara mis políticas. Esperaba, por el bien de nuestro país, que Donald Trump pudiera mostrar algún interés en tomarse el trabajo en serio; que pudiera llegar a sentir el peso del cargo y descubriera reverencia por la democracia que había sido puesta a su cuidado. Pero nunca lo hizo”, dijo. “No mostró ningún interés en tratar la presidencia como algo más que un reality show más que puede usar para obtener la atención que ansía”. Los demócratas también apuntaron que la primera prueba de fuego que Trump tuvo realmente en su presidencia fue la pandemia de coronavirus y ‘falló’. Bill Clinton ilustró la falta de liderazgo del republicano frente a la pandemia: “Donald Trump dice que estamos liderando al mundo. EEUU es la única gran economía industrializada cuyo índice de desempleo se ha triplicado… ¿Y cómo respondió Trump (a la pandemia)? Al principio dijo que el virus estaba bajo control y que desaparecería. Cuando no fue así, fue a la televisión todos los días a presumir del gran trabajo que estaba haciendo… Cuando no le gustó el consejo de los expertos, los ignoró. Solo cuando el covid explotó en más estados, animó a la gente a usar mascarillas. Para entonces, muchos más estaban muriendo”.

Por contraparte, las palabra más mencionadas en referencia a Biden fueron ‘unificador’, ‘líder’ y ‘reparador’; el mensaje es que Biden es el hombre íntegro que devolverá a Estados Unidos el prestigio internacional perdido en estos años, que trabajará para unificar al país en este momento de polarización y que reparará la economía tal como Obama y él lo hicieron en la Gran Depresión de 2008.

 

Los republicanos por Biden

 

Más allá del liderazgo del Partido Demócrata y de votantes de todo el país, esta convención se destacó por voces republicanas de alto perfil que, hastiados y descontentos con estos casi cuatro años de la retórica de Trump, llamaron a votar por Biden. El republicano exgobernador de Ohio y excandidato presidencial , John Kasich, pidió a sus copartidarios que apoyen al exvicepresidente. “He sido republicano toda la vida, pero ese vínculo es secundario ante mi responsabilidad con mi país. Es por eso que he decidido participar en esta convención. Sé que Joe es un buen hombre. Sé que es un unificador”, dijo en referencia a la división y polarización que vive hoy en día EEUU. El secretario de estado de Bush hijo, Colin Powell, apoyó la candidatura de Biden hablando de él como el “restaurador” de las relaciones internacionales de EEUU, muchas de ellas ahora diezmadas por una diplomacia poco convencional de la actual administración, incluido el alejamiento de aliados estratégicos del país. Otros republicanos de alto perfil que participaron en el evento fueron la exgobernadora de Nueva Jersey Christine Todd Whitman, la exrepresentante por Nueva York Susan Molinari y la excandidata a gobernadora de California Meg Whitman. En otro tono, Cindy McCain, la viuda del senador republicano por Arizona John McCain, recordó en un video la amistad de Biden con su difunto esposo y aunque no pidió expresamente votar por él, su participación se entendió como un espaldarazo ante Trump, con quien ha tenido choques tras la muerte de su esposo. A todos estos se suma The Lincoln Project, una agrupación de conservadores contra Trump, y hasta una carta publicada este jueves por más de 50 exfuncionarios republicanos de Seguridad Nacional que apoyan a Biden. Esta cantidad de republicanos de alto perfil apoyando al candidato demócrata es algo poco usual que resalta el descontento entre las filas republicanas. El mensaje aquí era el pedido de una vuelta a la ‘decencia’.

También reflejan un esfuerzo demócrata por hablarle a esos votantes republicanos alejados de la retórica incendiaria de Trump y afectados por sus políticas.

La primera convención y el primer ‘roll call’ virtual de la historia

 

La pandemia de coronavirus también planteó un desafío para la organización de la Convención Demócrata, que estaba pautada para realizarse en Milwaukee, Wisconsin. Así, el partido debió ‘mudar’ la fiesta que esperaba albergar a unas 50,000 a un evento digital y así evitar una reunión masiva que podría conducir a contagios masivos de covid-19, tal como señalan los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC). El Comité de la Convención Demócrata dijo que recopiló casi “1,000 videos” en dos meses para esta fiesta digital. También fue la primera vez que se hizo un roll call virtual: se trata de la tradicional votación de postulación en la que representantes del partido de cada uno de los 57 estados y territorios comunican el resultado del voto popular en las primarias. Por una media hora, la convención fue moviéndose virtualmente desde Alabama hasta Wisconsin y, finalmente, Delaware, el estado de residencia de Biden y el que representó por casi cuatro décadas en el Senado en Washington DC. Es un ritual que suele llevarse a cabo en el centro de convenciones de la ocasión y es una de las facetas más coloridas de estos eventos, que suscita aplausos (y algunos abucheos) en esas tradicionalmente reuniones masivas.

Los Obama: los discursos más duros

 

Los dos discursos más duros sobre el presidente Trump fueron de los Obama. La exprimera dama Michelle Obama, fue la oradora estelar del primer día y su esposo, el expresidente Barack Obama, fue el discurso destacado del tercer día solo antes del de Harris. Michelle Obama habló de la crisis que enfrenta EEUU como nunca hasta ahora la exprimera dama lo había hecho. Fue una sentida e inédita crítica al liderazgo de un presidente en ejercicio. “Donald Trump es el presidente equivocado para nuestro país. Él simplemente no puede ser lo que nosotros necesitamos que sea para nosotros. Es lo que es”, dijo la popular esposa del expresidente Barack Obama en una intervención de cerca de 20 minutos. Desde Filadelfia, el presidente Obama dio un discurso de unos 15 minutos en tono grave, señalando lo trascendental que son estas elecciones presidenciales porque la decisión se “reflejará en las generaciones venideras”. Dijo que “las consecuencias” del “liderazgo fallido” de Trump “son graves”. 170,000 estadounidenses muertos. Se han perdido millones de puestos de trabajo, mientras que los que están en la cima (los ricos) reciben más que nunca…. Nuestra orgullosa reputación en todo el mundo disminuyó gravemente y nuestras instituciones democráticas están amenazadas como nunca antes”. En una actitud sin precedentes en la historia moderna de un expresidente criticando duramente a su sucesor, Obama habló directamente del presidente Trump, diciendo que esperaba que en algún momento se tomara la presidencia “en serio”.

Inmigración, Control de Armas, Cambio Climático: lo que no está en la agenda republicana

Además de nominar la fórmula presidencial, los demócratas establecieron su agenda. Buena parte de los temas que son relevantes para el partido fueron plasmados por voces de personas directamente afectadas de un modo u otro. Inmigración, control de armas, beneficios de salud asequibles. Biden prometió presentar una reforma migratoria apenas llegue a la Casa Blanca. En la Convención los inmigrantes tuvieron su espacio con los relatos en primera persona de familias con estatus migratorios mixtos que han visto sus vidas revueltas por no tener documentos. El testimonio de Estela, una niña de 11 años cuya madre fue deportada, fue un potente discurso en contra de las políticas de tolerancia cero de Trump. “Señor presidente, mi padre votó por usted porque pensó que protegería y cuidaría a los militares. Pero ahora mi madre no está… Señor presidente, mi madre es la esposa de un orgulloso infante de marina estadounidense y madre de dos hijos estadounidenses. Somos familias estadounidenses. Necesitamos un presidente que una a la gente, no que los destruya. Atentamente, Estela”, leyó la niña. Su historia ocurrió en 2018. El activista por el derecho a la salud Ady Barkan, quien sufre una enfermedad incurable neurodegenerativa llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA) fue una de las voces que defendió la Ley de Cuidado de la Salud Asequible, conocida como Obamacare. “Como muchos de ustedes, he experimentado las maneras en que nuestro sistema de salud está fundamentalmente roto: costos enormes, reembolsos rechazados, tratamiento deshumanizante cuando estamos más necesitados. Aún durante esta terrible crisis, Donald Trump y los políticos republicanos están intentando despojar a millones de personas de seguro médico”. Otro tema en que los demócratas están en las antípodas es el control de armas. Ese pedido fue protagonizado por estudiantes sobrevivientes del tiroteo en la escuela secundaria de Parkland, Florida, que en 2018 fue escenario de un tiroteo masivo escolar en el que murieron 17 personas. Por último, fue cambio climático. Además de activistas, participó la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, quien enfatizó la urgente necesidad de derrotar a Trump y revertir su agenda contra ambiental. “Sabemos que se está acabando el tiempo para salvar nuestro planeta… Tenemos la oportunidad este noviembre de poner fin a dos crisis existenciales: la presidencia de Trump y la aniquilación ambiental que representa”, dijo.

 

El ala progresista tuvo poco espacio

 

Otra clave de la Convención fue el poco espacio que tuvieron los representantes del ala más liberal del Partido Demócrata. La representante por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, y el senador por Vermont, el exaspirante presidencial Bernie Sanders, fueron las dos voces que pasaron por la convención virtual. Entre los dos no sumaron más de cinco minutos de discurso en cuatro noches de convención. Pese a que Trump se empeña en tratar de mostrar al Partido Demócrata como de “izquierda radical”, fue mínimo el espacio que tuvieron los del ala más liberal del partido. Sanders, de hecho, dijo que los organizadores de la convención deberían de haber incluido más personalidades liberales en el evento. “Deberían de haber tenido más oradores progresistas, haberles dado más tiempo”, dijo el senador independiente por Vermont a The Washington Post. Sanders hizo el comentario al hablar sobre la confusión que se creó en las redes cuando la representante liberal Alexandria Ocasio-Cortez secundó su nominación a la presidencia, un procedimiento normal en las convenciones para nominar a candidatos que han logrado los votos para ser postulados, aunque no vayan a ganar.