La pareja de casados que murió de coronavirus tomada de las manos

Los adultos mayores, que vivían en Texas (EE. UU.), contrajeron matrimonio hace 53 años. Los padres de Tim Tarpley, de 52 años, se contagiaron con coronavirus en las últimas semanas, según reportó el medio estadounidense ‘CNN‘. Antes de que lo supieran, su madre, Betty Tarpley, de 80 años, empezó a tener síntomas cada vez más fuertes, por lo cual tuvo que ser internada en un centro médico. Tim señala que no sabe cómo se contagiaron los adultos mayores, puesto que permanecían aislados y sólo recibían visitas de él, que también contrajo el virus, pero que no sufrió tanto con los síntomas como ellos. El pasado 9 de junio, Betty ingresó al Hospital Metodista Harris Health Texas Fort Worth (EE. UU). Sólo dos días después, su esposo, Curtis Tarpley, de 79 años, también tuvo que ser internado. Después de algunos exámenes, los médicos descubrieron que ambos habían desarrollado covid-19, enfermedad producida por el nuevo coronavirus. Curtis se mantenía estable, pero los síntomas de Betty se agudizaron con el paso de los días. Aunque él estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos, las enfermeras le permitieron visitar a su esposa un par de veces.  Betty, que era consciente de la gravedad de su condición, resolvió llamar a sus hijos, Tim y Tricia. Según informa ‘CNN’, les dijo a los dos que se sentía “lista para irse”. Tim le dijo a ese mismo medio que ver el estado de su madre lo conmovió. “Dije algo como ‘aún tengo muchas cosas que quiero hacer y que quiero mostrarte. Yo no estoy listo’“, señaló el hombre.  Aunque él y su hermana pudieron visitar a su madre, explicó que ella se sentía desorientada y que en una ocasión ni siquiera pudo reconocerlos. Los médicos les dijeron que seguramente no contaba con mucho tiempo de vida.
Después de la última visita que les hicieron a ella y a Curtis, su padre, este empeoró. Sus niveles de oxígeno descendieron. Tim relató que él estaba luchando, pero tras enterarse de que Betty “no iba a lograrlo”, se resignó y tomó la decisión de partir con ella.  Blake Throne, una enfermera, con la que Tim manifestó estar profundamente agradecido, organizó todo para que Betty y Curtis estuvieran juntos en sus últimos momentos. “Sentí que lo correcto era reunirlos”, le dijo Throne a ‘CNN’. El equipo médico tuvo que hacer un gran esfuerzo para reunir a la pareja, que llevaba 53 años de matrimonio. Aunque antes, cuando estaba mejor, era Curtis el que visitaba a su esposa, esta vez el personal trajo a Betty hasta su cama. Le dijeron que ella estaba allí, que la habían traído, pero él estaba muy débil. “Sabía lo que decíamos y que ella estaba con él”, contó Throne.  Curtis apenas podía abrir los párpados. Entonces, la enfermera Throne decidió poner la mano de Betty en el brazo de su esposo.