Prepárate para las depresiones en invierno

En los días de invierno te sientes triste, cansada, y duermes y picas más que de costumbre. Puede que sufras la famosa depresión de invierno o estacional. En los días de invierno te sientes triste, cansada, y duermes y picas más que de costumbre. Puede que sufras la famosa depresión de invierno o estacional. A continuación te damos algunos consejos para pasar mejor este capítulo del año. Desde la llegada del otoño, aproximadamente una de cada diez personas (un 75% mujeres) sufre un Trastorno Afectivo Estacional (TAS), comúnmente conocido como depresión de invierno o estacional. Según varios estudios, el elemento disparador sería la falta considerable de luz natural para el organismo. De hecho, los períodos de día y de insolación se reducen considerablemente en invierno. El resultado es que el cerebro segrega más melatonina, la hormona llamada “somnífera”, que nos vuelve más letárgicos, irritables y de sincroniza nuestro reloj biológico interno. Existen varios métodos simples pero eficaces para conservar el ánimo en invierno:
La luminoterapia, también conocida como fototerapia o luminoterapia, consiste en exponerse, entre 30 minutos y una hora al día, a una lámpara especialmente diseñada para ofrecer el máximo de luz. Puedes hacerlo en la consulta de médicos, en el hospital, comprando una lámpara portátil para utilizarla sola, o incluso optar por unas gafas de luminoterapia, que permiten recibir la dosis justa de luminosidad mientras te ocupas de tus cosas. Otra solución interesante es el simulador del alba, una lámpara-despertador que indica al organismo los sincronizadores día/noche y permite acostarse y levantarse con una luz que simula la salida y la puesta del sol.
Estimúlate con plantas Si te sientes “chef”, puede ser interesante tomar diariamente unas cápsulas de corazoncillo, una planta activa utilizada para combatir ciertos estados depresivos (al menos como algunos antidepresivos de síntesis).
Muévete Nada de pasar el almuerzo en la oficina comiendo bocadillos o dulces delante del ordenador. Aprovecha los ratos de sol para caminar por un parque, sola o con tu pareja o tus amigos, o incluso para gandulear en las tiendas. No hay nada mejor que el movimiento para evitar dar vueltas a la cabeza…
Hazte mar adentro Si tus medios te lo permiten, un viaje a un destino soleado viene de perlas. El calor, la arena caliente y los cocoteros… Un exilio ideal para romper con el frío deprimente del invierno y volver más en forma que nunca. Para evadirte, hazlo mejor en el puente de la Purísima, en Navidad o en febrero.
Mímate En el período invernal, más que nunca, piensa en tu bienestar. Prográmate lo siguiente: un ambiente zen y delicado adornado con cuidados. Mascarillas hidratantes, manicuras, baños relajantes a base de aceites esenciales o incluso masajes reconfortantes. En resumen, ¡mímate para animarte!
Duerme y recupera Aparte de las pequeñas siestas (20 minutos al día, no más), debes cuidar tu sueño. Por lo tanto, evita las noches demasiado largas y los despertares estrepitosos. Intenta acostarte pronto y levantarte a una hora fija, para no alterar tu ritmo cardíaco.
 Sal y cambia de ideas Una sesión de cine o una cena a la luz de las velas con tu pareja, un día de compras con tus amigas, una salida al teatro… El objetivo es tener la mente ocupada, reconciliarse con el mundo exterior y no estar sola con tu depresión. Aunque al principio parezca difícil, ¡en seguida le cogerás el gustillo! Intenta hacerlo al menos una vez a la semana.
Practica deporte Jogging bien abrigada, un par de brazadas en la piscina, bicicleta, un curso de salsa, de body attack o de stretching… No importa la actividad elegida, lo que cuenta es que permite liberar endorfinas, ideales para quitar tensiones, mitigar los dolores y conseguir una agradable sensación de euforia.
Trabaja tu imagen ¿Y si aprovechas el invierno para cambiar de look? Peinado, maquillaje, vestuario, accesorios de tendencia… ¡Atrévete con el color y varía los caprichos! Sobre los consejos de un coach respecto a la imagen o de tus amigas, cambiar de look te proporcionará un objetivo a cumplir, te subirá la moral y te hará ver el invierno de color de rosa.
Vitamina tu alimentación Al picar constantemente, tiendes a cebarte. Aprovecha el invierno para aligerar tu alimentación y abusar de las sopas bien calientes, las legumbres y otros pescados asados beneficiosos. Y si el cuerpo te lo pide, opta por una cura desintoxicante durante uno o dos días. Come sólo frutas, e infusiones durante todo el día para purificar el organismo y el espíritu. Haz una cura de vitaminas, tomando complementos alimenticios elaborados para reforzar el sistema inmunitario.
Piensa en los demás Ideal para relativizar las pequeñas preocupaciones del día a día y sentirse útil para la sociedad, puedes dedicar tu tiempo colaborando en una asociación humanitaria.
Consulta a tu médico Otro punto de ayuda, si lo necesitas, es el médico, ya que, además de aliviar los males cotidianos, puede aportar una escucha atenta y un apoyo importante para levantar el ánimo.

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.