Presidente Obama firma dura ley antinarcóticos

Tráfico de sustancias ilícitas será crimen, pese a que no sean enviadas directamente a EE. UU. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, estampó este lunes su firma en una nueva y agresiva ley antinarcóticos que podría tener grandes repercusiones en el mercado ilegal de la droga en Colombia. A tal punto que, de ahora en adelante, hasta campesinos cultivadores o intermediarios estarían bajo la lupa del ‘Tío Sam’. La ley, a grandes rasgos, lo que hace es modificar el Acto sobre la Importación y Exportación de Sustancias Controladas de EE. UU. Este Acto establece los parámetros que utiliza el Departamento de Justicia para acusar y procesar a narcotraficantes o productores de sustancias químicas utilizadas en la elaboración de drogas consideradas ilícitas en EE. UU., como la cocaína. El texto de la nueva ley convierte en crimen el tráfico o la producción de sustancias ilícitas así estás sean exportadas a otros países desde donde luego salen para Estados Unidos. “Será ilegal que cualquier persona produzca o manufacture una sustancia controlada (incluida dentro de la lista de sustancias prohibidas) o un químico, sabiendo, pretendiendo, o teniendo una causa razonable para creer que tal sustancia o químico será importada de manera ilegal a EE.UU. o a cualquier punto a 12 millas de las costas del país”, dice la ley proyecto. La modificación es bien significativa pues permitirá procesar y pedir en extradición a cualquier persona en Colombia que siembre o produzca coca así no la exporte directamente a EE. UU. Así mismo, permitiría procesar a narcos que actualmente venden la droga a criminales en un tercer país desde donde luego es ingresada a ese país. La ley, conocida como el Acto sobre Tráfico Transnacional, había sido presentada por los senadores Chuck Grassley y Dianne Feinstein a comienzos de este año y luego de su trámite favorable en Senado y Cámara aguardaba solo la firma del mandatario para entrar en vigencia.“Narcotraficantes de países como Colombia o Perú por lo general usan organizaciones de traficantes en México para que sean las mulas que ingresan las drogas a este país. Ahora el Departamento de Justicia tendrá las herramientas para perseguir a estos traficantes¨, dijo la senadora Feinstein tras la firma de Obama. En otras palabras, y de acuerdo con el Senador Grassley, la ley lo que busca es cerrar un vacío que estaba siendo abusado por los narcotraficantes que desde un comienzo sabían que las drogas podías tener como destino final EE. UU. pero se lavaba las manos usando a terceros. Según fuentes en la oficina de Grassley, una queja permanente del Departamento de Justicia es que los narcos están escapando su jurisdicción pues la ley anterior obligaba a demostrar que se cometió un crimen directo contra EE.UU. Es decir, podían alegar que sembraron o produjeron la coca pero sin saber cuál sería su destino final, o que la vendieron a un narco en otro país, lo cual sería un delito en Colombia y en ese país más no contra Washington. Fuentes del gobierno de EE. UU. explicaron que la intención no es criminalizar a campesinos -aunque la ley lo permite- sino a diferentes elementos de la cadena de narcotráfico que antes estaban por fuera de la jurisdicción de EE. UU. Entre ellos, además, los productores y exportadores de los químicos que se utilizan para elaborar la droga. La ley venía haciendo trámite en el Congreso desde hace varios años pero solo hasta ahora logró los votos necesarios para avanzar. EE. UU. puede pedir en extradición a cultivadores de coca Así quedó consignado en la nueva ley antinarcóticos firmada por el presidente Barack Obama. Los campesinos colombianos que cultiven o procesen coca podrán ser investigados y pedidos en extradición por la justicia de Estados Unidos. La decisión la tomó el lunes el presidente Barack Obama al estampar su firma en una nueva ley antinarcóticos que modifica el Acto sobre Importación y Exportación de Sustancias Controladas de EE. UU. y que establece los parámetros que utiliza el Departamento de Justicia para acusar y procesar a narcotraficantes o productores de sustancias químicas utilizadas en la elaboración de drogas consideradas ilícitas en EE. UU.  El texto de la nueva ley convierte en crimen el tráfico o la producción de sustancias ilícitas, así estas sean exportadas a otros países, desde donde luego salen para Estados Unidos. La ley, conocida como el Acto sobre Tráfico Transnacional, había sido presentada por los senadores Chuck Grassley y Dianne Feinstein a comienzos de este año y luego de su trámite favorable en Senado y Cámara aguardaba solo por la firma del mandatario. La ley venía haciendo trámite desde hace varios años pero solo hasta ahora logró los votos necesarios. De acuerdo con el senador Grassley, la ley lo que busca es cerrar un vacío que estaba siendo abusado por los narcotraficantes, que desde un comienzo sabían que las drogas podían tener como destino final EE. UU., pero se lavaba las manos usando a terceros. Según fuentes en la oficina de Grassley, una queja permanente del Departamento de Justicia es que los narcos están escapando a su jurisdicción, pues la ley anterior obligaba a demostrar que se cometió un crimen directo contra Estados Unidos, es decir, podían alegar que sembraron o produjeron la coca pero sin saber cuál sería su destino final o que la vendieron a un narco en otro país, lo cual sería un delito en Colombia y en ese otro país, más no contra Washington. Fuentes del gobierno de Obama le explicaron que la intención no es criminalizar a campesinos, sino a diferentes elementos de la cadena de narcotráfico que antes estaban por fuera de la jurisdicción de EE. UU., entre ellos los productores y exportadores de químicos utilizados para elaborar la droga.

¿A quién persigue la ley de drogas que firmó Obama?

La Ley contra el Tráfico de Droga Transnacional no busca pedir la extradición de campesinos cocaleros.  El 8 de octubre de 2015, el Senado de Estados Unidos aprobaba la Ley contra el Tráfico de Droga Trasnacional, una propuesta presentada por la legisladora californiana demócrata Dianne Feinstein con el apoyo del republicano por Iowa Chuck Grassley.  De acuerdo con el texto presentada por Feinstein, una de las demócratas más progresistas, “El Departamento de Justicia enfrenta barreras en la construcción de los casos de extradición en contra capos extranjeros , especialmente de Colombia y Perú , los principales productores mundiales de cocaína. Los capos de estos países utilizan con frecuencia las organizaciones de tráfico de drogas en México como intermediarios para el transporte de narcóticos ilegales a los Estados Unidos”. Es decir busca perseguir a los capos, no a los cultivadores. La ley prohíbe a cualquier persona “producir o distribuir” determinadas sustancias o productos químicos clasificados como drogas cuando “tiene la intención, el conocimiento o tiene razón para pensar que esa sustancia será importada a EE.UU. de forma ilegal”. De acuerdo con Adam Isacson, director del programa de política de seguridad regional de la Oficina para América Latina en Washington, “esa ley se aprobó más o menos unánimemente, porque la DEA y los fiscales se cansaron de tener que ligar a un narcotraficante con un envío a los Estados Unidos antes de pedir su extradición. Ya no hay que probar que estaba produciendo o enviando droga al mercado de los EE.UU., solo que estaba produciéndola o enviándola”. Explica el experto que duda que se vaya a utilizar esa ley para pedir la cabeza de campesinos cocaleros. “La ley existente ya habilitaba a Estados Unidos pedir la extradición de cocaleros si se pudiera probar que la cocaína producto de sus arbustos iba a nuestro país. (y según los estimativos de la DEA, 90% de la cocaína que se consume en EE.UU. se hace en Colombia o pasa por Colombia)”. Pero aclara, “pero EE.UU. no solicita tales extradiciones hoy en día, porque hacerlo sería sobrellenar nuestro sistema de justicia con casos menores. Entonces no veo ningún efecto sobre los cultivadores de droga, por lo menos sobre los cultivadores de pocas hectáreas”. Arlene B. Tickner, profesora de la Universidad de Los Andes tampoco ve que la ley busque extraditar a los campesinos. “Se trata de una enmienda muy corta del Section 1009 del Controlled Substances Import and Export Act que incluye provisiones para quienes trafican con precursores químicos, entre un par de cosas más, pero no veo que vaya en contra de los pequeños cultivadores”. Además, “difícilmente Diane Feinstein, senadora demócrata y progresista, estaría promoviendo legislación para reforzar la persecución de quienes cultivan sustancias ilícitas como la coca en terceros países”. Una nueva ley de EE.UU. permite violar la soberanía de países de América Latina. La ley aprobada en el Congreso de EE.UU. busca perseguir la producción y tráfico de droga que tiene lugar fuera del país cuando esta tiene como “probable” destino el territorio estadounidense.  El texto, bautizado como Ley contra el Tráfico de Droga Transnacional, fue presentado en el Senado por la legisladora californiana demócrata Dianne Feinstein, con el apoyo del republicano por Iowa Chuck Grassley.

¿Cuál es el objetivo de la ley?

Según explicó la propia Feinstein, esta ley “le da a las fuerzas del orden las herramientas necesarias para reducir el volumen de droga que cruza nuestras fronteras”. Además autoriza la persecución del crimen transnacional “para reducir el flujo de drogas ilegales que llegan a EE.UU. desde terceros países”. Más específico fue el comunicado emitido por el Senado, donde se señaló que la legislación ayudará “específicamente al Departamento de Justicia a preparar casos de extradición contra capos de la droga de la región andina”.
Tal como puntualizó la BBC, la norma “no solo apunta a los que comercializan narcóticos, sino también a aquellos que hacen de proveedores de insumos químicos para la elaboración de drogas” y a productores de sustancias consideradas como controladas en EE.UU.
Entre las sustancias controladas tipo 1 y 2 ?que son las que la ley prohíbe? figura la hoja de coca. Este producto, consumido hace siglos por las poblaciones de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, es además sustento de muchos productores campesinos de esos países, que se han puesto en alerta ante esta medida del Gobierno estadounidense.

El rechazo de los productores

Si bien el discurso de la administración Obama apunta contra los capos narcos, los campesinos de distintos países de América Latina han planteado sus reparos ya que, efectivamente, la ley permite criminalizarlos en tanto productores. “Nosotros repudiamos esa intención. Ellos no son los dueños del mundo para pretender hacer eso”, afirmó la dirigente cocalera boliviana Leonilda Zurita.  Hay que recordar que en 2008 el presidente boliviano Evo Morales echó de su país a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) estadounidense en rechazo a la política agresiva que tenía dicha agencia en contra de los productores.
Por su parte, Nelson Palomino, dirigente de la Confederación de Productores de las Cuencas Cocaleras de Perú, declaró que para ellos “lo que prevalece son las leyes peruanas”. “La coca fue declarada patrimonio cultural en nuestro país”, añadió.

Las leyes extraterritoriales, una costumbre de EE.UU.

“Exigir que las leyes de EE.UU. se apliquen de manera extraterritorial es lo mismo que obtener el control de los ciudadanos del país, es lo mismo que la anexión de un país”, declaró el año pasado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Es que esta no es la primera ley sancionada por Washington que viola la soberanía de otros Estados. El bloqueo contra Cuba es su caso más paradigmático ya que no solo afecta a la isla caribeña si no a cualquier otro país o entidad que intente comerciar con ella.

 

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.