Qué es GameStop, por qué genera tanto revuelo y cómo afecta a los impuestos

Hay una euforia por GameStop, la cadena de tiendas estadounidense cuyo rubro es vender videojuegos, consolas y otros productos electrónicos.

Recientemente, la compañía se ha vuelto tendencia luego de que jóvenes estadounidenses compraron masivamente acciones de GameStop y las cuales tenían precios muy bajos.

Según los reportes de los medios estadounidenses, las acciones de GameStop llevaban un largo tiempo muy lentas. De hecho, la compañía ha perdido alrededor de $1,600 millones de dólares en los últimos 12 trimestres.

Pero, durante los últimos seis días, la compra masiva de acciones está sacudiendo a Wall Street. Sin embargo, detrás de este frenesí también se encuentra la lupa del Internal Revenue Service (IRS).

Según un artículo publicado en Forbes, el comercio crea transacciones que están sujetas a impuestos.

“Si los inversores no tienen cuidado, pueden estar provocando importantes implicaciones fiscales para ellos mismos”, asegura el sitio de la revista especializada en finanzas.

“Los inversores deben considerar el impacto fiscal de sus operaciones porque todas las ganancias obtenidas de la negociación de acciones están sujetas a impuestos. A menudo, los inversores piensan que tienen derecho a la cantidad total de beneficios, especialmente los nuevos comerciantes ”, dijo a Forbes Colin Horsford, CPA y socio gerente de Horsford Accounting & Advisory.

El IRS y las inversiones a corto y largo plazo

La revista Forbes dice que el tiempo es muy importante cuando hablamos de inversiones y de impuestos. La explicación que da es que las ganancias que se van generando de las inversiones que se mantienen durante más de un año, son consideradas como ganancia de capital a largo plazo.

Este tipo de ganancias tienen diferentes tipos de gravámenes, que van del 0%, 15% o 20%, según la categoría impositiva en la que se encuentren los inversores.

“El impuesto sobre la renta neta de inversión del 3.8% podría aplicarse a contribuyentes solteros con ingresos brutos ajustados superiores a $200,000  dólares y contribuyentes casados ​​que ganan más de $250,000 dólares”, explica Forbes.

En cambio, las ganancias que se generan en menos de un año, son llamadas a corto plazo y éstas dependen de tasas impositivas que no son preferenciales, por lo que el impacto fiscal puede ser más fuerte.

“Las ganancias a corto plazo se gravan a las tasas de impuesto sobre la renta ordinarias. Para los contribuyentes de categoría superior, es aproximadamente el 37% en comparación con el 23.8% ”, explicó a Forbes Randy Abeles, CPA y miembro del Comité de Especialistas Financieros Personales de AICPA.

Y esto, según Forbes, afectará no de manera inmediata pero sí en el resultado final.

En este sentido, Horsford dijo que: “La mayoría de los inversores que se benefician de GameStop probablemente caerán en el territorio de las ganancias de capital a corto plazo, ya que están comprando y vendiendo en períodos cortos. Esos inversores tendrán que declarar sus ganancias de capital en su declaración de impuestos de 2021 y pagar impuestos sobre ella”.


Diseño Web