Senado de Nueva Jersey reglamenta sobre libertad condicional

Una legislación presentada por el senador Raymond Lesniak y la senadora Sandra Cunningham que ayudaría a reformar el sistema de libertad condicional del estado mediante la reducción de la reincidencia y mejor preparación de los internos para volver a introducirse en la sociedad  fue aprobada hoy por el senado. El proyecto de ley, S-895, el cual va en camino a la asamblea haría una serie de reformas, entre ellas la exigencia de preparar un plan de reinserción y rehabilitación para cada interno. «Los estudios y la experiencia demuestran que los servicios de reentrada son muy eficaces en prevenir que los delincuentes se conviertan en reincidentes y que además los ayuda a convertirse en ciudadanos respetuosos y obedientes de la ley «, dijo el senador Lesniak. «Muchos de ellos vienen de la cárcel con problemas de drogas y necesitan ser tratados. Está en el mejor interés de ellos y el mejor interés de la sociedad. Esto es tanto una iniciativa de reforma de la libertad condicional y una medida de seguridad pública”. La actual ley que niega a quienes cumplieron «al máximo» sus sentencias de prisión de la supervisión y los servicios de transición que son tan importantes para la reintegración en la sociedad sin cometer ningún comportamiento criminal sería cambiado por la legislación creada por el senador Raymond Lesniak la cual obtuvo la aprobación hoy por el senado. En la actualidad, los presos del estado que sirven sus sentencias completas no son elegibles para los programas de apoyo que han demostrado tener éxito en la reducción de la reincidencia y en ayudar a aquellos en libertad condicional a obtener puestos de trabajos y vivir en la comunidad sin regresar a la delincuencia.  «Esto es un serio problema en el sistema de libertad condicional el cual no tiene sentido», dijo la senadora Cunningham. «Los ex reclusos  que pasan más tiempo en prisión no deben ser enviados de vuelta a la comunidad sin protección, sin orientación y sin apoyo. No hacemos eso con aquellos en  libertad condicional quienes no sirven sus condena completa; y se debería de hacer para aquellos que lo hacen”. El proyecto de ley requeriría a la división de libertad condicional ofrecer los mismos servicios después de la liberación de los acusados que han servido la pena máxima de prisión y que se les proporcione también a los acusados que están en libertad condicional. Según el proyecto de ley, los servicios se prestarían a petición del recluso. Además requeriría al comisionado de correcciones asesorar a los acusados acerca de la disponibilidad de los servicios. Los servicios posteriores al encarcelamiento incluyen centros de reinserción social, programas de tratamiento de drogas, programas de residencia parcial, centros de recursos comunitarios y viviendas de emergencia. Los senadores Lesniak y Cunningham auspiciaron una serie de leyes y legislaciones que tienen como objetivo ayudar a mejorar el sistema de justicia criminal y proporcionar más oportunidades a los ex reclusos, incluso auspiciaron la ley de «prohibición de la caja», que prohíbe a los empleadores solicitar información acerca del historial criminal de un solicitante de empleo en la solicitud inicial de empleo. El senador Lesniak y la senadora Cunningham actualmente son los patrocinadores de la legislación que frena el uso del sistema de aislamiento, ya que «a menudo causa problemas de salud mental que dificultan el  reingreso con éxito a la sociedad » y además son los auspiciadores del proyecto de ley que permitiría la eliminación de más de mil barreras que impiden  obtener empleo las cuales existen en la ley de Nueva Jersey. En 2008, el senador Lesniak patrocinó una ley firmada por el gobernador Corzine, que eliminó la mayoría de las sentencias mínimas obligatorias para los delitos no violentos de drogas y en 2012, también  patrocinó una ley promulgada por el gobernador Christie que amplía la elegibilidad en la corte de asistir a un tratamiento de drogas en lugar de ir a la prisión. Desde entonces, la población carcelaria de Nueva Jersey disminuyó en un 20 por ciento y el número de reclusos por delitos de drogas se redujo en un 50 por ciento. Asimismo, el senador Lesniak se encuentra abogando por un plan que tiene como meta mejorar y ampliar el éxito de reingreso de los ex prisioneros requiriendo que el departamento de correcciones prepare un plan de re-entrada para cada recluso en el lapso de 60 días de ser encarcelado y establecer «créditos de re-entrada» para el progreso exitoso en el programa. De acuerdo al proyecto de ley, el  programa de reingreso incluiría capacitación para trabajo, educación, obtener un título de GED (en español diploma de graduación de la secundaria) o título de estudios universitarios, participación en terapia individual y grupal, proyectos de servicio comunitario y otras actividades para promover la conciencia social. Al completar con éxito el programa de re-entrada, los internos serán automáticamente elegibles para libertad condicional en su fecha de elegibilidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.