Trump deporta a menos inmigrantes que Obama, pero a más gente sin antecedentes criminales

Datos obtenidos por Noticias revelan que el actual inquilino de la Casa Blanca expulsó el mes pasado de EEUU a 18,660 personas, de las que un 42.9% no tiene ningún cargo criminal. En marzo el presidente Donald Trump deportó a menos inmigrantes que el expresidente Barack Obama en el mismo mes en 2016, de acuerdo con datos obtenidos por Univision Noticias en exclusiva este jueves. Un reporte interno de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) revela que la agencia deportó un total de 18,660 inmigrantes indocumentados en marzo frente a los 20,148 expulsados por Obama en el 2016, una diferencia de 7.3% menos. Sin embargo, estos datos muestran también que un 42.9% de todos los expulsados por Trump son inmigrantes sin antecedentes criminales, cuando en el caso de Obama en el mismo periodo representaban un 38.6%. Estas son personas que no representan amenaza alguna para la seguridad nacional de Estados Unidos. En concreto, ICE señala que de los 18,660 deportados a nivel nacional durante marzo, 10,652 (57%) individuos tenían antecedentes criminales, mientras que 8,008 (42.9%) no tenía crímenes en su récord, excepto faltas a la ley de inmigración. La cifra se conoce un día después de las deportaciones de los inmigrantes Maribel Trujillo, una mexicana madre de cuatro niños estadounidenses, y Espilvio Sánchez-Benavidez , un nicaragüense que en 2013 pidió asilo luego de huir de su país por amenazas de muerte y el asesinato de dos familiares. “Hay que reconocer de que Obama manejaba un mejor gobierno, más eficiente, y su maquinaria de deportaciones hacía un mejor trabajo”, dice Abel Núñez , secretario ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN). “Trump en cambio tiene un estilo con una retórica que causa pánico”, añade. Núñez asegura además que “lo que estamos viendo es que están agarrando a persona que para Obama no eran una prioridad o tienen antecedentes criminales viejos. Con el anterior gobierno no estaban en la lista de deportables, pero ahora sí. Es el miedo lo que está azotando, ahora es más alto que con Obama”. En febrero, el primer mes completo de Trump en la Casa Blanca, ICE deportó un total de 17,571 indocumentados frente a los 17,606 expulsados en el mismo mes del año anterior con Obama, una diferencia de menos del 1%. El pasado 20 de marzo la agencia reportó que había deportado 17,606 extranjeros, una diferencia de 35 personas con respecto a los datos entregados este jueves. De los 17,571 expulsados en febrero, ICE asegura que 9,238 (52%) tenían antecedentes criminales, mientras que 8,333 (48%) no tenían crímenes, un porcentaje todavía mayor que en marzo. “El presidente Trump vino a instalar el miedo”, recalca Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con Noticias. “Lo que ya comenzamos a ver es que está aumentando la deportación de personas sin antecedentes criminales, eso nos preocupa”. Hernández dijo además que las cifras de ICE revelan que “el gobierno de Trump se está enfocando no solo en los inmigrantes que han cometido crímenes, sino en todos los que no tienen papeles”. El pasado 25 de enero, Trump publicó dos órdenes ejecutivas, una sobre el muro en la frontera y otra relacionada con las ciudades santuario. En ambos decretos el mandatario puso a la inmigración indocumentada como una amenaza a la seguridad pública y nacional, introduciendo diversas medidas para acelerar los arrestos y deportaciones de inmigrantes sin papeles, incluso de aquellas que hayan sido acusadas de delitos y sus procesos no hayan finalizado en las cortes. “Esta administración está amedrentando a la comunidad con un mensaje de odio, antiimigrante terrible”, insiste Gistavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland. “Pero todavía no tiene todos los recursos para impulsar mucho más las deportaciones que prometió en su campaña”. “Están solicitando miles de millones de dólares para poder incrementar el número de camas en los centros de detención, contratar más agentes y colocar el muro”, agrega. Según Torres, “en este momento el número de personas deportadas es similar al de Obama porque todavía no tienen todos los recursos para poner en funcionamiento su política antinmigrante”. Los datos de ICE solo incluyen las cifras de los indocumentados deportados por esa agencia, pero no reflejan las detenciones y retornos que lleva a cabo la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) en la frontera.

“No vengan”: la advertencia de Sessions a quienes busquen entrar ilegalmente a EEUU

El fiscal general enfatizó este jueves que los inmigrantes que intenten cruzar al país sin documentación “serán enjuiciados y deportados”. El fiscal general Jeff Sessions lanzó este jueves una advertencia a quienes quieran cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos: no lo hagan. “Déjenme ser claro: no vengan. Por favor no lo hagan”, dijo Sessions durante una visita a El Paso junto al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly. “Cuando sean detenidos, serán enjuiciados y deportados. No vengan ilegalmente”.  El punto de Sessions fue reforzado por el secretario Kelly, quien buscó desalentar a padres que busquen traer a sus hijos al país con coyotes que les guíen en la travesía. “Seguiremos expandiendo nuestros planes para impedir la inmigración ilegal y todo esta sobre la mesa en ese sentido, incluyendo nuestra estrategia de procesar legalmente a quienes pagan a traficantes para traer personas al país, en especial a quienes trafican a niños”, explicó el secretario. Kelly había confirmado en marzo que evaluaba separar a las familias que cruzaran juntas la frontera de manera ilegal. Sin embargo, el secretario desistió del plan hace dos semanas, asegurando frente al Senado que no lo hará a menos que “lo amerite la situación en ese momento”. Ambos miembros del gabinete de Trump reiteraron el jueves su compromiso de endurecer las políticas migratorias del país, confirmando que el gobierno contratará a 50 jueces de inmigración este año y a otros 70 jueces en 2018, para procesar los cientos de miles de casos que siguen pendientes en las cortes de inmigración.

ICE deporta a Maribel Trujillo, la madre indocumentada de Ohio con cuatro niños estadounidenses

Abogados de la inmigrante confirmaron que se encontraba en un vuelo a México en la mañana de este miércoles tras una fuerte lucha de su comunidad por detener su deportación desde principios de abril. Maribel Trujillo Díaz, la madre indocumentada de Ohio con cuatro niños estadounidenses que fue detenida este mes por agentes migratorios, ha sido deportada este miércoles a México, según informaron sus abogados. Descrita como una líder en su iglesia que no contaba con antecedentes penales, Trujillo fue detenida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) el pasado 5 de abril, dos días luego de que saliera de una cita rutinaria con esa agencia con instrucciones de regresar en mayo. Desde entonces, líderes de su comunidad y del estado habían abogado por la liberación de Trujillo. Incluso el gobernador republicano de Ohio, John Kasich, había pedido que no se le separara de sus cuatro hijos: “Ya tenemos suficientes familias rotas en el país”, había dicho. Trujillo deja en el país a su esposo y a cuatro menores, de entre 3 y 14 años de edad. “Estamos decepcionados y enfurecidos de que ICE decidiera no ejercer su discreción a pesar de miles de llamadas y pedidos a nivel nacional de comunidades, funcionarios electos y líderes religiosos”, lamentó Kathleen Kersh, la abogada de Trujillo, en un comunicado. “La deportación de Maribel muestra que la administración de Trump no está enfocada en deportar a criminales, sino en separar a madres pacíficas de sus hijos estadounidenses. Es horrible que sean niños estadounidenses quienes paguen el precio por estas políticas desalmadas”. La familia había hablado de enviar a la hija menor de Trujillo, Daniela, con su madre a México en caso de que se diera la deportación. “Es muy joven para entender que un día su madre estaba con ella y que ahora no regresa”, había dicho el esposo de Trujillo en una carta abierta. “Yo puedo cuidar a la pequeña físicamente y agradezco a los familiares y amigos que nos rodean, pero ella necesita a su madre. La vida de esta niñita ha cambiado completamente”. Hace unas semanas ICE explicó la detención de Trujillo, diciendo que su caso “ha sido revisado en múltiples niveles de nuestro sistema legal y las cortes han decidido uniformemente que ella no tiene base legal para permanecer en Estados Unidos”. Activistas y amigos de la madre habían pedido que la agencia utilizara su discreción para permitir que permaneciera en Estados Unidos junto a su familia, como lo había hecho por años bajo las prioridades migratorias del expresidente Barack Obama. Trujillo había obtenido una orden final de deportación en 2014 pero había vivido bajo libertad condicional desde entonces. “De parte de la familia de Maribel, queremos agradecer a todos los que llamaron a sus funcionarios electos, a quienes marcharon, fueron a vigilias y apoyaron a Maribel y a su familia durante estas semanas”, dijo la abogada Kersh. “La familia de Maribel está devastada por su deportación y pide que todos respeten su privacidad en estos momentos”. Kersh aseguró que el caso de asilo de Trujillo sigue pendiente frente a la Junta de Apelaciones de Inmigración y que continuará representándola en corte hasta que sea resuelto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.