Trump se refugió en el búnker de la Casa Blanca durante los disturbios

El presidente habría estado allí durante una hora como medida de los agentes del Servicio Secreto. El Servicio Secreto, encargado de la seguridad del presidente de EE. UU., protegió en el búnker subterráneo de la Casa Blanca a Donald Trump el pasado viernes debido a las protestas que tenían lugar afuera, según informaron este domingo los medios locales.
El New York Times indicó que el presidente fue llevado al búnker en la noche del viernes mientras los manifestantes forcejeaban con los agentes del Servicio Secreto para retirar las barreras metálicas instaladas frente a la verja que rodea la residencia presidencial. Según CNN, Trump estuvo en el búnker cerca de una hora antes de regresar al sector de la Casa Blanca que le sirve de residencia, mientras en el exterior los manifestantes tiraban piedras y mantenían escaramuzas con los agentes.
Ninguno de los dos medios aclaró si la primera dama, Melania Trump, y su hijo Barron también fueron llevados al búnker.
Después de esos incidentes, Trump alabó en su cuenta de Twitter el “gran trabajo” del Servicio Secreto de la noche anterior frente a revoltosos “totalmente profesionales”. “Estaba adentro (de la Casa Blanca), observaba cada movimiento y no podría haberme sentido más seguro”, agregó.
Trump también criticó duramente a la alcaldesa de la capital, Murien Bowser, de quien dijo que “no permitió que la policía de D.C. se involucrara (en el control de las protestas). ‘No es su trabajo’. ¡Bien!”, escribió el gobernante en su tuit. “Mientras él se esconde detrás de su cerca con miedo/solo, yo estoy con las personas que ejercen pacíficamente su Primera Enmienda (el derecho a la libertad de expresión) justo después del asesinato de #GeorgeFloyd y cientos de años de racismo institucional”, le respondió la alcaldesa. George Floyd es el afroamericano muerto el pasado lunes en Mineápolis (Minesota) a manos de la policía, un incidente que ha generado violentas protestas por todo Estados Unidos.

Estados Unidos está inmerso hoy en los peores disturbios raciales desde el asesinato, en 1968, de Martin Luther King, el histórico líder de los derechos de los negros. La mecha de las protestas contra los abusos policiales y el racismo, que se han extendido por decenas de ciudades, fue la muerte por asfixia del afroamericano George Floyd el 25 de mayo en Minneapolis. Un policía blanco se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante varios minutos, una vez ya estaba esposado y pese a sus continuos ruegos advirtiendo de que no podía respirar. Ese grito -I can’t breathe, no puedo respirar- se ha convertido, y no es la primera vez, en uno de los lemas de las protestas que recorren el país. El toque de queda sigue declarado en numerosas ciudades, las detenciones se cuentan por centenares (periodistas incluídos) y hasta Donald Trump se vio obligado a refugiarse el pasado viernes en el búnker de la Casa Blanca. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

¿CUÁNDO EMPEZÓ TODO?

El 25 de mayo, George Floyd, de 46 años, padre de una niña de seis años y ex guardia de seguridad -había perdido su empleo, como millones de estadounidenses, durante la pandemia de coronavirus- fue detenido por la policía después de que el empleado de una tienda lo denunciara por intentar pagar con un billete falso de 20 dólares. Cuatro agentes arrestaron a Floyd y lo esposaron; uno de ellos lo mantuvo retenido en el suelo, arrodillándose sobre su cuello durante más de ocho minutos, mientras Floyd gritaba que no podía respirar. Los vídeos de este momento, que captan los últimos minutos con vida de Floyd, se hicieron virales y provocaron una oleada de indignación en todo el país, a la que se sumaron personalidades políticas y artísticas que denunnciaron la violencia policial contra los negros. El día después de la muerte de Floyd, los cuatro oficiales involucrados en el incidente fueron despedidos. Pero no era suficiente. Las protestas empezaron esa misma noche en Minneapolis al grito de “I can’t breathe”.

¿SE HA DETENIDO AL POLICÍA QUE ASFIXIÓ A FLOYD?

Derek Chauvin fue detenido el pasado viernes, acusado de homicidio involuntario por su responsabilidad en la muerte de George Floyd. Chauvin siguió apretando su rodilla contra el cuello de Floyd minutos después de que éste hubiera perdido el conocimiento y cuando los servicios de emergencias ya habían llegado hasta el lugar de los hechos. Chauvin comparecerá este lunes por primera vez ante un tribunal.