Antes de irse Obama acaba con la ley “pies secos pies mojados”

Estados Unidos  elimina la política de ‘pies secos pies mojados’ que ampara a los cubanos que tocan suelo estadounidense  La política, que fue implementada en 1995 por la administración de Bill Clinton, permitía a los cubanos permanecer en EEUU si lograban llegar a tierra firme sin ser interceptados. A partir de ahora deberán cumplir los mismos requisitos que cualquier otro inmigrante que llega al país. El gobierno de Estados Unidos puso fin este jueves a la política ‘pies secos pies mojados’, un memorando de la ley de Ajuste Cubano, que permitía a los cubanos que tocaban suelo estadounidense permanecer de manera legal en el país, trabajar y solicitar beneficios monetarios, sociales y médicos y la residencia permanente a partir de un año de su llegada, según le confirmó una fuente oficial a Noticias. En un comunicado, la Casa Blanca indica que la medida tiene efecto inmediato y la justifica como un paso hacia la normalización de sus relaciones con Cuba que comenzó con el anuncio del deshielo en diciembre de 2014 y para dar mayor consistencia a sus políticas migratorias. “Al tomar esta medida, estamos tratando a los migrantes cubanos de la misma manera que a los de otros países”, indica.La política de ‘pies secos pies mojados’ fue implementada en 1995 tras el éxodo masivo de balseros en el año 1994, debido a que el gobierno cubano se negaba a aceptar deportaciones de cubanos desde EEUU. En aquel momento, la administración Clinton llegó a un acuerdo con La Habana para devolver a los balseros que fueran interceptados en el mar, mientras que EEUU aceptaría a los que tocaran tierra firme. Pero ahora, ” el gobierno cubano acordó aceptar el regreso de los cubanos que sean deportados, como hasta ahora se hacía con los interceptados en el mar”, indica el comunicado. Los más de 7,500 cubanos que se quedaron varados en la frontera de Costa Rica y Nicaragua a finales del año pasado pudieron llegar a EEUU gracias a un acuerdo de varios países. Desde La Habana, la decisión fue vista como “un importante paso de avance en las relaciones bilaterales”, según una declaración oficial difundida por la televisión local. Sin embargo, consideran que para garantizar una migración “regular, segura y ordenada” será necesario que el Congreso derogue la ley de Ajuste Cubano. Por otra parte, este jueves el departamento de Seguridad Nacional anunció el fin del Programa para Profesionales Médicos Cubanos. “EEUU y Cuba están trabajando juntos para combatir enfermedades que ponen en peligro la salud y las vidas de nuestra gente. Al ofrecer un tratamiento preferencial al personal médico cubano, el programa de parole para personal médico cubano contradice esos esfuerzos y arriesga a dañar al pueblo cubano”, se puede leer en un comunicado de ese departamento.

Será como cualquier otro inmigrante”

El comunicado de la Casa Blanca indica además que el personal médico cubano podrá también solicitar asilo en las embajadas y consulados cubanos del mundo, como sucede con cualquier otra nacionalidad. El abogado de inmigración Wilfredo Allen le dijo a Noticias que la eliminación de este memorando implica que cualquier cubano que entre por la frontera “va a ser como un guatemalteco, como un salvadoreño o como un mexicano”. “Tiene que solicitar asilo político, tiene que tener una entrevista creíble, tiene que pasarla y entraría en EEUU bajo su propia palabra o bajo fianza, y (debe) pelear y ganar un asilo político para legalizarse”, explicó. Según Allen, el cubano que entre hoy está protegido mientras que el que entre mañana ya deberá solicitar asilo como cualquier otro inmigrante. “Uno que entre mañana por la mañana ya no le darán un parole. Probablemente lo detengan, va a tener que salir bajo fianza de migración”. Pese al acercamiento entre EEUU y Cuba, la decisión de eliminar la ley ‘pies secos pies mojados’ tomó a muchos por sorpresa, especialmente teniendo en cuenta que la administración Obama lleva meses diciendo que los asuntos migratorios no eran parte de las negociaciones que tenía con La Habana. Esta será además probablemente la última movida de Obama respecto al deshielo con Cuba, uno de los mayores legados de su gobierno, y se produce a sólo ocho días de que deje la Casa Blanca. El anuncio también dejó en la incertidumbre a los miles de cubanos que cruzaban centroamérica para tratar de llegar a EEUU y a quienes ya habían vendido todas sus pertenencias y tenían todo listo para viajar. La doctora cubana Dania María Cao Quintero llegó a Miami el 19 de diciembre después de una travesía de más de dos meses desde Venezuela por la que pagó 7,000 dólares. “Estoy dando gritos de asombro ligado con alegría pensando en lo que me podía haber pasado y tristeza por los que están en la ruta y no van a poder entrar”, le dijo a Noticias. La decisión se produce en los últimos días de gobierno de Barack Obama y a solo 8 días de la investidura del presidente electo Donald Trump, que prometió revertir todas las políticas de acercamiento llevadas a cabo la vigente administración respecto a Cuba. Según el presidente de Cuba Study Group, Carlos Saladrigas, el hecho de que esta decisión se haya tomado de manera inmediata y sin aviso previo puede deberse a un intento de evitar una ola migratoria de personas que querían beneficiarse de la ley ‘pies secos pies mojados’ antes de su fin. Sin embargo, considera que sería iluso pensar que el fin de la política va a acabar con la inmigración de cubanos a EEUU.

La Ley de Ajuste sigue vigente

“A la inmigración ilegal ni esto ni nada va a ponerle fin. Pero para las personas que pensaban: ‘me voy y fácilmente tomo la ciudadanía de EEUU’, que era prácticamente como una póliza de seguros, esto se acabó”, opina. No obstante, Saladrigas cree que este movimiento podría tener como consecuencia que haya más presión en Cuba que lleve a cambios internos al cerrarse la válvula de salida de quienes migran de manera masiva a EEUU. Además recordó que la Ley de Ajuste Cubano sigue vigente y solo podría ser reformada y eliminada por el Congreso. Eso significa que los ciudadanos cubanos que entren de manera legal, con una visa o parole, aunque excedan la permanencia legal de sus documentos, cuando pase un año y un día podrán solicitar legalizar su estancia en el país. Esta ley ha sido objeto de crecientes críticas de antiguos exiliados cubanos en Miami ya que argumentan que está siendo explotada por los emigrantes económicos de la isla. En ese sentido, los congresistas de origen cubanoestadounidense Marco Rubio y Carlos Curbelo presentaron un proyecto acabar con l a elegibilidad automática de ayudas públicas de la que gozaban los migrantes que llegaban de ese país. Los temores de que la Ley de Ajuste podría ser derogada –especialmente por la administración Trump– provocaron además un gran aumento en el número de los cubanos que llegaron a Estados Unidos en los últimos meses para solicitar la residencia estadounidense en virtud de la ley. Durante el último año fiscal –entre el 1 de octubre de 2015 y el 30 de septiembre de 2016– 46,635 cubanos llegaron a los puertos de entrada a Estados Unidos buscando emigrar, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Eso es casi el doble que en 2014.

¿y ahora qué?

Con esta medida, los cubanos que lleguen a EEUU deberán cumplir los mismos requisitos que el resto de inmigrantes. Se espera que muchos de los que lleguen a partir de ahora pidan asilo, pero, ¿seguirán teniendo algún beneficio?; ¿cómo afectará esto a otros inmigrantes? Como un último regalo de Barack Obama a una de sus mayores aportaciones en política exterior, el deshielo entre EEUU y Cuba, Washington puso fin este jueves a la política ‘pies secos pies mojados’, un memorando de la ley de Ajuste Cubano del que se han beneficiado cientos de miles de inmigrantes de ese país en los últimos 20 años. La política, que permitía a los cubanos que tocaban suelo estadounidense permanecer de manera legal en el país, trabajar y solicitar beneficios monetarios, sociales y médicos, fue implementada en 1996 tras el éxodo masivo de balseros de principios de los años 90. El fin de la medida llena de incertidumbre a quienes están en el camino a EEUU, en América Central o del Sur, o con las lanchas listas para salir de la isla y también deja muchas incógnitas de cómo va a afrontar Donald Trump su política hacia Cuba cuando llegue a la Casa Blanca el próximo 20 de enero con este nuevo elemento sobre la mesa. Tampoco se sabe cómo influirá el fin de la ley ‘pies secos pies mojados’ en el número de cubanos que tratan de llegar a suelo estadounidense a partir de ahora. Mientras se resuelven esas incógnitas, estas son algunas de las claves para saber cuál es el escenario que enfrentan los inmigrantes de la isla.

  1. ¿Qué pasa con los cubanos que lleguen a partir de ahora?

Con el fin de esta medida que pedía La Habana desde hace tiempo, la administración Obama pretende tratar “a los migrantes cubanos de la misma manera de la de otros países”.¿Qué implica para los cubanos la eliminación de la política ‘pies secos pies mojados’?  La eliminación de este memorando implica que un cubano que entre a pie por la frontera o llegue en balsa por el estrecho de la Florida estará en la misma situación que cualquier inmigrante de otro país. Es probable que muchos soliciten asilo político para tratar de quedarse de manera legal.  “El que llega ahora tiene que solicitar asilo político, al igual que lo hace un hondureño, un salvadoreño o un mexicano. Le tienen que hacer una entrevista de miedo creíble donde tiene que explicar por qué no puede regresar a su país”, explica el abogado de inmigración Wilfredo Allen. En ese sentido, el abogado indica que es probable que a quienes vienen cruzando América por tierra les pregunten por qué no solicitaron asilo político en otro país, como sucedió recientemente con los haitanos que llegaron a EEUU desde Brasil y a los que les denegaron los casos de asilo. Otras de las implicaciones de esta medida es que los cubanos que soliciten asilo no podrán volver a Cuba hasta que se resuelvan sus solicitudes, algo que puede demorar entre 2 y 4 años. Hasta ahora, muchos de los cubanos que se acogían a la ‘Ley de Ajuste”, regresaban a su país al conseguir la residencia, un año y un día después de su llegada. Además, frente a los tres meses que debían esperar para conseguir el permiso de trabajo bajo esa ley, los que soliciten asilo deberán esperar 150 días tras presentar su caso para acceder a un permiso de trabajo. “También perderán las ayudas económicas, salvo que ganen el asilo por el que también pueden solicitar ciertas asistencias”, añade el abogado.

  1. ¿Cuál es el proceso para solicitar asilo?

Los inmigrantes cubanos que lleguen a partir de ahora y opten por solicitar asilo, deberán pasar la entrevista de miedo creíble de regresar a su país. Si lo consiguen, les darán libertad bajo palabra (parole) o bajo una fianza. “Una vez en libertad, tendrán que ir con un juez de inmigración y pelear para ver si pueden obtener un asilo político. Y conseguir asilo político es relativamente difícil”, apunta Allen al señalar que la mayoría de personas que lo piden lo pierden. “Incluso en los tiempos más díficiles de Cuba, a finales de la década de los 60, el 70% de los cubanos perdieron los casos de asilo. El abogado explica que cada caso de asilo es individual y que quien quiera pedirlo deberá explicar y documentar en la medida de lo posible qué ha hecho en Cuba, qué llevó a que lo persiguieran y reprimieran y qué peligro tiene si regresa a Cuba. “A veces no hay documentación para demostrar lo que tú dices, es tu testimonio. Yo he ganado asilos con poca evidencias y he visto asilos con muchas evidencias falsas y se han perdido. Tienen que ser historias consistentes, creíbles y en lo posible documentadas”, apunta el abogado. “Es tu obligación presentar pruebas que sean razonables de obtener”.

  1. ¿Aceptará Cuba a los ciudadanos de su país deportados?

Sí. Según al acuerdo que llegó con Estados Unidos, La Habana acordó aceptar el regreso de los cubanos que sean deportados, como hasta ahora se hacía con los interceptados en el mar, según informó la Casa Blanca en un comunicado. Los procesos de asilo pueden tomar hasta 4 años y en ese tiempo, los solicitantes no pueden regresar a su país. Getty Images  Pero, advierte el abogado Allen, esto puede ser un dolor de cabeza para el gobierno del presidente electo Trump ya que será a él, una vez que llegue a la Casa Blanca, al que le toque lidiar con el gobierno cubano para que acepte a los ciudadanos de ese país que eventualmente sean deportados.

  1. ¿Siguen los cubanos estando sujetos a algún tipo de beneficio?

Sí. La Ley de Ajuste Cubano de 1966 sigue vigente y solo podría ser reformada y eliminada por el Congreso. Eso significa que los ciudadanos cubanos que entren de manera legal, con una visa o parole, aunque excedan la permanencia legal de sus documentos, cuando pase un año y un día podrán solicitar legalizar su estancia en el país.”Todo aquel cubano que entre por aeropuerto con visa o con pasaporte español, colombiano o de otro país y se quede en EEUU, al año y un día se puede legalizar. Esa parte de la ley sigue vigente”, asegura Allen.

  1. ¿Cómo afecta esto al resto de inmigrantes que solicitan asilo?

Aunque el abogado apunta que en este momento, la oficina de asilo político le está dando preferencia a los menores no acompañados centroamericanos que entraron por la frontera o a madres con niños pequeños, cree que el fin de la ley ‘pies secos pies mojados’ puede aumentar la lista de espera para los solicitantes de asilo. “Los casos asilos normales están demorando casi dos años para legalizarse o para ir a juicio. Aunque han subido el número de jueces en los últimos meses, no creo que vayan a dar abasto si siguen entrando cubanos por la frontera solicitando asilo”, indica.2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.