Así ha sido el regreso paulatino a las escuelas en el mundo

Una de las grandes preocupaciones durante la pandemia ha sido el regreso a clases. Las autoridades mundiales –entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Unesco y Unicef– han pedido que el cierre de las escuelas sea solo un último recurso. “Deben ser temporales, y solo a nivel local en las zonas de transmisión intensa del virus”, argumentaron las tres agencias. Sin embargo, a día de hoy y según datos recopilados con base en fuentes oficiales por la agencia Efe (ver gráfico), unos 800 millones de estudiantes, que representan la mitad de la población estudiantil, aún sufren interrupciones en su educación. Una radiografía de la situación mundial muestra que el regreso ha sido paulatino y pausado. En promedio, en América Latina las escuelas de toda la región padecieron un total de 20 semanas de cierres totales. En Europa, la cifra fue de 10 semanas. Y en Oceanía, estas medidas duraron un promedio de unas cuatro semanas. Hoy, 31 países del mundo mantienen el cierre total, y 48 naciones experimentan cierres parciales en sus escuelas. Pero ¿qué ha pasado en los principales países del mundo? En EE. UU., por ejemplo, en San Francisco, California, la ciudad demandó esta semana a su propio distrito para forzarlo a que reabra las escuelas públicas, cerradas desde hace once meses. “Ni un solo alumno de las escuelas públicas de San Francisco ha puesto el pie en una clase en 327 días”, lamentó el fiscal del distrito. Sin embargo, tanto en esa importante urbe como en Los Ángeles, los sindicatos de profesores han expresado su oposición para volver a los salones, no obstante la creciente presión de los padres y las autoridades. Nueva York, por su parte, luego de ser epicentro de la pandemia en territorio estadounidense, ya regresó a clases nuevamente. En el Viejo Continente, la estrategia de las autoridades europeas ha sido una búsqueda activa de casos de contagios dentro de las aulas. Buscan aislar rápidamente a los estudiantes que hayan estado en contacto con positivos y focalizar las restricciones para evitar un cierre total de las instituciones. Además, no todos los cursos acuden simultáneamente, medida que aplican España, Bélgica y Francia. Las autoridades españolas destacan que en su país los menores han tenido baja incidencia en los contagios. En contraste, autoridades alemanas dijeron ayer que las escuelas permanecerán cerradas mientras no haya un plan convincente para abrir en medio de la pandemia. La idea en este país es que los colegios y las guarderías deben tener prioridad en el plan de apertura. En el caso de América Latina, la directora de Unicef para esta región, Jean Gough, recomendó hace unos días una reapertura al menos parcial de las escuelas, en una región donde no todos tienen acceso a internet para clases remotas. De acuerdo con un informe de Unicef de noviembre, la pandemia privó al 97 por ciento de los estudiantes en América Latina de su educación habitual debido al cierre de las escuelas. En el panorama de hoy, varios países ya tienen planes de regreso a las aulas. Chile anunció que los jóvenes volverán a clases en las próximas semanas pese a las polémicas que esto ha despertado en el país. Argentina lo hará el 17 de febrero y Perú lo hará la segunda semana de marzo.


Diseño Web