Chapecoense campeones por siempre

Accidente aéreo enluta futbol mundial

71 muertos tras estrellarse un avión en el que viajaba el equipo brasileño de fútbol Chapecoense Al menos 75 muertos tras estrellarse un avión en el que viajaba el equipo Chapecoense.  Un avión de la aerolínea boliviana Lamia Corporation con 77 personas a bordo, entre ellas el equipo de fútbol Chapecoense de Brasil, se ha estrellado esta madrugada cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdova de la ciudad colombiana de Medellín. 71 personas han perdido la vida en la tragedia, según fuentes oficiales, y seis han logrado sobrevivir. En un principio se había ofrecido una cifra más alta de fallecidos, pero a última hora del martes las autoridades colombianas han fijado en 71 el número de personas fallecidas. El director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Carlos Iván Márquez, ha indicado que los equipos de emergencia han recuperado 71 cadáveres, a los que se suman seis supervivientes, dos de los cuales están graves.  Además, ha explicado que a bordo del avión iban 77 personas, no 81 como se había informado inicialmente. “Se logró corroborar cotejando los listados de embarque de los pasajeros en Brasil, Bolivia y Colombia dando como resultado que solamente abordaron el vuelo 68 pasajeros de origen brasileño y nueve tripulantes de origen boliviano”, ha detallado.  Márquez ha señalado que las cuatro personas que no cogieron el vuelo siniestrado son Luciano Buligon, alcalde de Chapeco, la ciudad del Chepecoense; Plinio Nes Filho, dirigente del club deportivo; Gelson Merisio, diputado de Santa Catarina; e Iván Carlos Agnoletto, periodista.  La aeronave, con matrícula CP2933 RJ 80, salió de Brasil en la tarde del lunes, hizo una escala en el aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y debía haber llegado a Medellín hacia las 21.33 horas locales (02.33 GMT del martes), pero perdió contacto con la torre de control cuando volaba entre los municipios de La Ceja y La Unión, según un comunicado emitido por las autoridades aeroportuarias. El aparato en el que viajaban nueve tripulantes (de nacionalidad boliviana) se dirigía a Medellín. Entre los pasajeros se encontraban 22 jugadores de la escuadra brasileña, más los acompañantes y servicio técnico y varios periodistas, de acuerdo con la información de la Aeronáutica Civil. La misma fuente ha dado a conocer el nombre de algunos de los supervivientes: la auxiliar de vuelo Ximena Suárez, que ha sido trasladada a la clínica Somer del Rionegro, el técnico de la aeronave, Erwin Tumiri, el lateral Alan Luciano Ruschel (23) y el guardameta suplenteJackson Ragnar Follmann (21), a los que han dirigido al hospital de La Ceja y Fundación San Vicente , respectivamente. También han logrado salvar la vida el periodista Rafael Valmorbida, que se encuentra también en el centro hospitalario de La Ceja. El portero Marco Danilo Padilha fue rescatado con vida y remitido a la Fundación San Vicente, donde falleció. Ruschel, lateral izquierdo de 27 años, llegó conmocionado en una ambulancia al Hospital San Juan de Dios de La Ceja, pese a lo cual preguntaba insistentemente por su familia y pedía que le guardaran el anillo de matrimonio. Su esposa, Amanda Ruschel, ha asegurado poco después que su situación es “estable”. Otro de los jugadores, Cléber Santana, ha perdido la vida en la tragedia. Santana era conocido por la afición española después de su paso por Atlético de Madrid y Mallorca. Ambos equipos han traslado su pésame a la familia y los seguidores del futbolista.  Los equipos de rescate colombianos ya han conseguido rescatar los 71 cadáveres que han sido trasladados inicialmente a una base de la Fuerza Aérea para luego ser enviados a Medellín. Unas 150 personas han trabajado en la zona del siniestro para recuperar los restos humanos. Un 70% de los cuerpos se encontraban en el interior del fuselaje, mientras que el 30% restante estaba en los alrededores. Los seis supervivientes fueron hallados también fuera de la principal estructura del avión. El Grupo de Investigación de Accidentes de la Aeronáutica Civil ha encontrado también las dos cajas negras del avión.  Al mismo tiempo, las autoridades trabajan para tratar de esclarecer las causas del siniestro, del cual la única hipótesis que parece descartada es que haya sido causado por el mal tiempo en la zona. Antes del accidente, el piloto supuestamente avisó al aeropuerto de Medellín de que el aparato había sufrido un fallo eléctrico. En entrevista con el canal de TV brasileño Globo, Ivan Tozzo, vicepresidente del Chapecoense, dio a entender que él no viajó junto al resto de la delegación porque tuvo un mal augurio y manifestó: “Los jugadores estaban tan felices. No podemos creer lo que pasó, hoy es un día de enorme tristeza”. “Chapecoense es una familia. En Brasil, por cómo estábamos haciendo las cosas, éramos el segundo equipo de todos”, añadió el funcionario. “Los jugadores eran la mayor alegría de Chapecó”. “Jamás esperábamos esto”, dijo el vicepresidente. “Aquí, las esposas de los jugadores se estaban desmayando, llorando. Casi todos los futbolistas tenían hijos pequeños, esto es demasiado triste”. Respecto a los próximos pasos, Tozzo señaló: “No sabemos qué hacer ahora, Chapecoense tiene que continuar. Ahora hay que traer a todos, identificar los cuerpos”.  El club deportivo Chapecoense, de la ciudad de Chapecó, en el estado brasileño de Santa Catarina, se dirigía a Medellín para disputar el miércoles el partido de ida de final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional, que ha sido finalmente suspendido por la Conmebol. El club colombiano ha pedido que se conceda el título de la Copa Sudamericana 2016 al Chapecoense, como un homenaje póstumo a las víctimas.La conmoción es la tónica de las reacciones a nivel mundial. El presidente brasileño, Michel Temer, ha expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas a través de la red social Twitter.  “En esta hora triste en que la tragedia se abate sobre decenas de familias brasileñas, expreso mi solidaridad”, ha asegurado Temer. El presidente brasileño ha dicho que el Gobierno está poniendo “todos los medios” para “ayudar a los familiares” de las víctimas del siniestro y darles “toda la ayuda posible”, ofreciendo aviones para el traslado de las víctimas. Además, el Ejecutivo ha decretado tres días de luto en el país.  El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, definió lo sucedido como “una tragedia que nos enluta” pese a que ninguno de los fallecidos era colombiano, al tiempo que expresó su “solidaridad” con las familias de las víctimas y con Brasil. Un grupo de funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia trabaja con las autoridades de Brasil y Bolivia para apoyar en los trámites de asistencia y de repatriación de los fallecidos y los heridos. La Cancillería colombiana dijo que ese ministerio “viene funcionando como puente entre las autoridades colombianas y las de Brasil y Bolivia” para apoyar los trámites. El accidente se produjo en las inmediaciones de los municipios de La Ceja y La Unión, ambos en el departamento de Antioquia y cercanos a Rionegro, donde esta situado el aeropuerto José María Córdova. El director del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard) de Antioquia, Mauricio Parodi, declaró que la aeronave puede encontrarse en el sitio denominado Cerro Gordo. Parodi agregó que el avión procedía del aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), donde había hecho una escala técnica. El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, ha lamentado la “gran pérdida de vidas humanas” registrada en el accidente y ha manifestado su solidaridad con los familiares de las víctimas. “Es una verdadera tragedia lo que ha ocurrido esta noche. Lamentamos esta gran pérdida de vidas humanas y expresamos nuestra solidaridad con los familiares, amigos e hinchas del equipo Chapecoense”, ha afirmado el alcalde de Medellín, en un comunicado.  Gutiérrez Zuluaga, que se ha desplazado hasta el lugar del siniestro aéreo en el municipio de La Unión, ha dicho que su equipo ha dispuesto “toda la colaboración necesaria técnica y humana para atender este accidente”. Por su parte, el Instituto de Medicina Legal (IML) de Colombia ha comunicado que espera identificar en dos o tres días a todas las víctimas del accidente aéreo. “El tiempo de estudio de los cuerpos encontrados está relacionado con las condiciones que lleguen los cuerpos; prevemos que no estén en malas condiciones de estudio, de tal manera que esperaríamos tener un tiempo de respuesta corto, no más allá de dos o tres días”, dijo en rueda de prensa en Bogotá el director del IML, Carlos Valdés. El funcionario aseveró que Medicina Legal ha coordinado con su regional en Medellín para que se preste “toda la atención”.”Contamos con los laboratorios de biología, genética, dactiloscopia y radiología, que son los laboratorios que van a intervenir en estos estudios”, precisó. El principal problema es que las condiciones meteorológicas están dificultando la labor de la Fuerza Aérea Colombiana para trasladar los cuerpos de las víctimas del accidente aéreo ocurrido anoche, lo que obliga a llevarlos primero al municipio de Rionegro para luego trasladarlos a Medellín. “Debido a las difíciles condiciones meteorológicas, los cuerpos evacuados por aire, en una titánica y riesgosa operación, han sido llevados a la Unidad Aérea ubicada en Rionegro, desde donde serán transportados a Medellín”, informó la Fuerza Aérea en un comunicado.

posible-portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.