Cierre del Gobierno de los Estados Unidos

En la política de los Estados Unidos, un cierre de la Administracióno cierre del Gobierno2es una situación en la que el gobierno suspende la prestación de todos los servicios públicos menos los considerados como “esenciales”. De forma general, los servicios del gobierno federal de los Estados Unidos que continúan en activo a pesar de la parada son el Servicio Meteorológico Nacional y sus agencias filiales, los servicios médicos de las instalaciones federales, el servicio postal, las fuerzas armadas, el control del tráfico aéreo y las prisiones. En cierta medida, un cierre del Gobierno es similar a un cierre patronal del sector privado. En idioma inglés se utiliza el término government shutdown —literalmente ‘cierre del Gobierno’ o ‘paro del Gobierno’—. Sin embargo, en la bibliografía especializada en español es mucho más frecuente encontrar el término cierre de la Administración, ya que su significado se amolda más a la realidad del fenómeno. Además, es el recomendado por las fuentes lingüísticas. La separación de poderes que establece la Constitución de los Estados Unidos permite que las diferentes ramas del gobierno federal sean controladas por diferentes grupos políticos. En el caso del presupuesto federal, es el Congreso —formado por el Senado y la Cámara de Representantes— quien debe consensuar y aprobar el presupuesto, el cual es refrendado después por el Presidente. Si la presidencia del Estado veta el presupuesto, este vuelve al Congreso, donde se puede superar el bloqueo presidencial con el voto de dos tercios de la cámara. El cierre del Gobierno ocurre cuando la presidencia del Gobierno y una o dos de las cámaras legislativas son controladas por diferentes partidos políticos incapaces de consensuar los presupuestos antes de que los vigentes acaben, produciéndose una situación de suspensión de pagos.[cita requerida] Estos bloqueos de los servicios públicos, como los ocurridos en los Estados Unidos, son prácticamente imposibles en otros países industrializados. Bajo el sistema parlamentario que se utiliza en la mayoría de los páises europeos, tanto el poder ejecutivo como el legislativo son controlados por el mismo grupo político o coalición, y una ruptura de las comunicaciones entre los dos poderes suele suponer la disolución del parlamento y la convocatoria de elecciones. En las democracias federales, un gobierno fuerte suele tener la autoridad suficiente como para mantener el sistema operativo sin que se apruebe el presupuesto público. Este fue el caso de los Estados Unidos hasta 1980, cuando la administración de Jimmy Carter interpretó la ley de 1884 Antideficiency Act para limitar el poder de las agencias federales ante la falta del apoyo legislativo.

Efectos

Un cierre de un gobierno federal provoca la baja de un gran número de empleados públicos, en la cual no acuden a su puesto de trabajo ni reciben una retribución monetaria por ello. El personal militar y los empleados esenciales no son dados de baja, pero puede que no se les pague el salario correspondiente a las jornadas que trabajen durante el cierre. Los servicios del Estado que cesarán durante el cierre se determinan en función del remanente del presupuesto asignado a la Administración del Estado. Sea como sea, algunos servicios específicos siempre han cesado sus actividades en todos los cierres del pasado, como es el caso de los parques nacionales y las oficinas de pasaportes. El personal esencial no cesa sus actividades, incluido el personal militar, el personal de las agencias federales de seguridad, los doctores y enfermeras que trabajan en los hospitales federales y los controladores aéreos. Los miembros del Congresos siguen cobrando, ya que su paga no puede ser alterada excepto por una ley ad hoc. Además, el Servicio Postal de los Estados Unidos no cesa, ya que es un servicio autónomo. Las paradas en el pasado también han afectado al gobierno municipal de Washington D. C., cerrando las escuelas y los servicios públicos, como la recogida de basura.

¿Y si cierra el Gobierno Federal?

“Voy a seguir votando no al presupuesto hasta que no tengamos una solución permanente legislativa para los dreamers”, dice la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen al analizar la posibilidad del cierre del Gobierno Federal de no llegarse a un acuerdo legislativo sobre el presupuesto. El tiempo es oro para los legisladores en Estados Unidos. Tienen hasta este viernes para aprobar el proyecto de fondos para que el Gobierno Federal siga funcionando, la Cámara de Representantes ya lo aprobó y ahora pasa al Senado, pero los republicanos aún deben convencer a algunos demócratas. La Cámara de Representantes acordó extender los fondos de funcionamiento del Gobierno durante 15 días más mientras avanza la negociación entre republicanos y demócratas dentro de la Casa Blanca para evitar un cierre del Gobierno. Hay un riesgo real de que el Gobierno federal de Estados Unidos sea cerrado el 1 de octubre. Los legisladores estadounidenses están muy lejos de resolver sus innumerables disputas y de ponerse de acuerdo para aprobar un presupuesto.

Esto es lo que pasaría con el cierre del gobierno de Estados Unidos

Si el Congreso no aprueba una propuesta de financiamiento, el gobierno federal de Estados Unidos cerrará este viernes En la noche de este jueves, la Cámara de Representantes votó para evitar el cierre del gobierno Ahora queda en manos del Senado, donde el futuro del proyecto de ley es aún más incierto Si las dos cámaras del Congreso de EE.UU. no aprueban una propuesta de financiamiento –algo que en este punto parece muy posible– el gobierno federal de Estados Unidos cerrará este viernes. Los legisladores tenían un plazo similar el mes pasado, pero aprobaron una resolución de continuidad el pasado 21 de diciembre para mantener la financiación del gobierno por otro mes. En este momento, los demócratas impulsan una solución para los beneficiados del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), protege de la deportación y seguridad fronteriza a los jóvenes inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños. También insisten en que dicha propuesta se aborde antes de la fecha límite del viernes, por lo que aún no es claro si las dos partes llegarán a un acuerdo para entonces. En la noche de este jueves, la Cámara de Representantes votó para evitar el cierre del gobierno, enviando el proyecto de ley al Senado, donde el futuro es aún más incierto. Poco antes de la votación de la Cámara de Representantes, el grupo de legisladores de la Libertad (conocido como el Freedom Caucus) sostuvo que la mayoría de sus miembros estaría a favor de respaldar una medida de gasto provisional, una señal clave de que los conservadores que inicialmente se resistieron y estuvieron indecisos decidieron sumarse finalmente. Ahora, si el Senado logra aprobar tal medida antes del viernes a medianoche es otro tema completamente diferente. Como la propuesta requerirá 60 votos para romper las tácticas dilatorias, los líderes republicanos necesitan contar con más de una docena de demócratas a su favor. Sin embargo, un cierre no significa que todas las agencias, programas y servicios financiados por el gobierno federal quedarán suspendidos. Cualquiera que trabaje para agencias y departamentos que se consideran no esenciales –incluidas las agencias que pagan préstamos a pequeñas empresas y procesan solicitudes de pasaportes– dejará de laborar hasta que el Congreso pueda ponerse de acuerdo sobre un proyecto de ley para el presupuesto federal. Los empleados en estos departamentos serían puestos en “licencia”. Durante anteriores cierres, todos los que se quedaron en casa recibieron pagos de forma retroactiva después de que se llegó a un acuerdo en Washington. En el pico del cierre del gobierno durante 2013, cerca de 85.000 empleados quedaron en licencia cada día, según la Oficina de Gestión y Presupuesto.

Pero, ¿qué es considerado esencial y no esencial?

El presidente Donald Trump publicó en su cuenta de Twitter la semana pasada que “los demócratas amenazarán con el ‘cierre’, pero lo que realmente están haciendo es clausurar nuestro Ejército, en el momento en que más lo necesitamos”.Y, en la misma línea, este martes tuiteó: “Los demócratas quieren cerrar el gobierno por amnistía para todos y seguridad fronteriza. El mayor perdedor serán nuestro Ejército en creciente reconstrucción, en un momento en que lo necesitamos más que nunca. ¡Necesitamos un sistema de inmigración basado en el mérito, y lo necesitamos ahora! No más lotería peligrosa”. Si el gobierno en efecto fuera cerrado, el Ejército es considerado esencial y aún así debería reportarse para el servicio. Sin embargo, las tropas, incluidas aquellas en combate, posiblemente no recibirán pagos durante el cierre. Además, muchos empleados civiles del Departamento de Defensa no estarían trabajando durante el cierre, como los instructores de las academias militares y los contratistas de mantenimiento. El equipo del fiscal especial Robert Mueller sí seguiría operando, le dijo un portavoz del Departamento de Justicia a CNN. “Todos los empleados de la Oficina del Fiscal Especial son considerados exentos y continuarían sus operaciones en caso de una interrupción en las asignaciones”, indicó. Pero si en tus planes de vacaciones estaba para visitar algún parque, zoológico o museo nacional, los encontrarías cerrados. El cierre también afectaría a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, lo que significa que si necesitas un permiso de arma de fuego, tendrás que esperar hasta que esta situación termine. Los servicios esenciales –como la Seguridad Social, el control del tráfico aéreo y la Administración de Seguridad en el Transporte– seguirán contando con financiación, aún cuando algunos empleados de esas agencias no estén trabajando. Y el Servicio Postal de Estados Unidos tampoco dejará de atender a los residentes: igual recibirás tu correspondencia. En cuanto a los miembros del Congreso, continuarán recibiendo sus pagos porque así está escrito en la ley. El cierre afectaría especialmente a los residentes de Washington. Como el presupuesto de capital de la nación proviene del Congreso, si ocurriera un cierre, los recolectores de basura también podrían quedar en licencia.

Qué es y cómo ocurre una paralización

Técnicamente, el Congreso debe pasar cada año un presupuesto para financiar al gobierno durante los próximos 12 meses. La fecha en la que vence el plazo este año para aprobar los fondos gubernamentales es el 1 de octubre. Recientemente el gobierno ha estado financiado por presupuestos de corto plazo, conocidos como “resoluciones continuas”. Como el Congreso no logró un acuerdo para aprobar la nueva ley presupuestaria, el gobierno federal no puede pagar sus cuentas y se ve súbitamente paralizado. La Cámara de Representantes, dominada por republicanos, aprobó un proyecto de ley para otro presupuesto temporal. Sin embargo, el Senado, donde la mayoría es demócrata, rechazó en varias oportunidades las versiones por lo que llegó la medianoche del lunes sin un acuerdo y por consiguiente, se dio la paralización parcial del gobierno federal.

¿Cuáles son las consecuencias del cierre parcial del gobierno?

Las agencias de gobierno ya comenzaron a seleccionar a los trabajadores considerados esenciales, en caso de que sus fondos fueran suspendidos, como ya está ocurriendo. Con la paralización de las funciones del gobierno el 1 de octubre, se calcula que hasta un 35% de sus más de 2,1 millones de empleados dejan de trabajar. Y no tendrán garantías de regresar a sus empleos cuando el estancamiento se resuelva. Entre los organismos oficiales que clausuran están los parques nacionales y los museos del Intituto Smithsoniano en la capital, Washington. Los cheques de beneficios para veteranos y las pensiones se retrasan y no se podrán presentar solicitudes para visas y pasaportes. Sin embargo, continuarán funcionando los programas que se consideran esenciales, como el control de tráfico aéreo y las inspecciones alimentarias. El Departamento de Defensa indicó a sus empleados que los miembros uniformados de la milicia continuarán en un “estatus de deberes normal”, pero agregó que “grandes números” de trabajadores civiles recibieron en la madrugada de este martes instrucciones de permanecer en sus casas. También se está viendo afectado el personal de la Casa Blanca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.