Contra todo pronóstico Donal Trump será el mandatario número 45 de EE. UU

Obtuvo la victoria en estados clave como Florida, Pensilvania, Ohio, Iowa y Michigan. En una votación reñida, Estados Unidos eligió al magnate Donald Trump como nuevo presidente de ese país. El excéntrico millonario, que empezó como un competidor sin ningún futuro en la carrera electoral, logró uno de los cargos más poderosos del mundo incluso cuando nunca ejerció un trabajo público. Trump condujo una divisiva campaña en la que fue acusado de racismo y misoginia, y con una retórica incendiaria derrotó a la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, a quien los sondeos consideraban favorita. La conmoción política de su victoria provocó la caída de los mercados de todo el mundo. El polémico empresario de 70 años, quien desde ahora es la persona con más edad en llegar a la Casa Blanca, tendrá la compañía de Mike Pence, como vicepresidente. De acuerdo con el propio Trump, la propia Clinton se comunicó telefónicamente con él en la madrugada para reconocer el resultado de la elección. No obstante, la candidata demócrata anunció que ella no hablaría esta noche. Su jefe de campaña, John Podesta, dijo a electores en Nueva York que la elección aún estaba indefinida. El magnate, quien también participó en un programa de televisión, supo interpretar los temores de una clase media blanca frustrada, en un mundo de constante movimiento, con miles de migrantes, problemas con el terrorismo y mucha conectividad. Su imparable marcha hacia la Casa Blanca hizo estallar al Partido Republicano, cuyos representantes le dieron la espalda.  Antes de lanzar su campaña, el empresario era sobre todo conocido por su inmensa fortuna, por sus hoteles de lujo, sus campos de golf y los casinos que llevan su nombre, así como por sus divorcios de revista y por ser el animador estrella del programa de telerrealidad ‘El Aprendiz’. Sus llamados a “construir un muro” en la frontera con México y el discurso antinmigrante, sexista, impulsivo y corrosivo marcó su estilo de hacer campaña política. Nació en Queens, Nueva York, en 1946. Se ha casado en tres ocasiones fruto de los cuales tiene cinco hijos. Los tres mayores trabajan en su organización. Sus abuelos paternos eran alemanes y los maternos escoceses. Ninguno nació en Estados Unidos, lo cual plantea una contradicción con su posición. Su estilo ha hecho que gane millones de seguidores, pero también le ha generado muchos enemigos.  Trump ganó en Indiana y Kentucky, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Virginia del Este, Wyoming, Oklahoma, Montana, Luisiana Tennessee, Nebraska, Kansas, Utah, Idaho, Texas, Missouri, Arkansas, Mississippi, Alabama, Georgia, Carolina del Sur, Pensilvania y Carolina del Norte. También en Ohio, Iowa, Pensilvania Wisconsin y Florida, estados que cambiaron su votación respecto al 2012. Clinton obtuvo el triunfo en Vermont, Rhode Island, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Delaware, Illinois y Maryland. Connecticut, Nuevo México, Hawai, Washington, Nevada Oregón, California, Virginia, Colorado y Washington D.C. Por ahora, Trump toma la delantera con 276 de los 538 votos posibles contra 215 de Clinton. Con Trump, se levanta el gigante blanco estadounidense Su victoria en EE. UU. podría echar por tierra la continuidad de la política de Obama.  El gigante blanco estadounidense decidió y se quedó con la victoria en las votaciones acabando así con la amenaza hispana. Donald Trump, republicano, ganó la presidencia de Estados Unidos y echó por tierra el argumento al que muchos analistas se aferraron, que los latinos decidirían la continuidad de la política de Barack Obama. Ganó el neoyorquino nacido el 14 de junio de 1946, el cuarto de los cinco hijos de Fred Trump, inmigrante alemán, y de la escocesa Mary MacLeod, ama de casa. Ganó el hombre que dijo que construiría un muro de 1.000 millas a lo largo de la frontera con México, que prometió imponer un impuesto del 35 por ciento a las importaciones de automóviles fabricados en México y que amenaza con deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados. Eduardo Gamarra, profesor de la Florida International University, explicó que los resultados electorales no solo ponen a tambalear los logros de Obama en el concierto nacional e internacional, sino que confirman la tremenda división de un pueblo de más 318 millones de habitantes. Para algunos analistas de centro, la candidata Hillary Clinton prometía buscar una línea media en la tremenda polarización en que se encuentra el país, ocasionada en gran medida por el discurso de Trump. Al no lograrlo, el país se irá a los extremos, lo cual amenaza con desestabilizar los logros obtenidos en materia económica, de salud y de relaciones internacionales por parte del gobierno Obama. “Trump es un candidato que ha demostrado no tener puntos medios y eso no es muy bueno en estos tiempos”, explica Gamarra. Vicente Torrijos, politólogo colombiano, considera que más que perder, “Estados Unidos incurre en riesgos, ya que la personalidad del dirigente cobra mucha importancia. Este es un sujeto poco previsible y con tendencias muy individualistas y explosivas. Podría llegar a tomar decisiones perturbadoras para el sistema. No hablemos de un personaje autoritario, pero hay que tener en cuenta que EE. UU tiene un sistema presidencialista, donde la voluntad del Jefe de Estado es determinante en materia de seguridad en relaciones internacionales”.  Tanto Gamarra como Torrijos manifiestan que se endurecerá la mano con el Medio Oriente, lo cual hace preveer que se extenderá el conflicto en ese punto del mundo, mucho más por cuenta de un presidente como Trump. Para Gamarra es claro que con la llegada de Trump al Congreso se reunificarán las fuerzas alrededor del Partido Republicano: “No hay duda, él tendrá poder absoluto del Congreso. Aquellos republicanos que no lo apoyaron serían marginados hasta que todos comiencen a empujar hacia Trump”. Por su parte Nestor Maldonado, colombiano, especialista en fronteras y relaciones internacionales, considera que Trump no será omnipotente: “De alguna forma el Legislativo le pondrá freno, no lo dejará sobrepasarse porque ante todo esa poderosa nación siempre responde a un equilibro de poderes. Yo creo que la independencia se mantendrá y no será un dictador. Le van a hacer un llamado a la mesura y no podrá pasar por encima de ello”. Andrés Oppenheimer, en su columna publicada en ‘El Nuevo Herald’ en marzo pasado, anunció que de llegar Trump a la presidencia, terminaría preso de sus promesas: “La mayoría de los economistas coinciden en que haría subir el precio de varios productos para el estadounidense promedio –desde los automóviles hasta la lechuga que compran en el supermercado– y acabaría con más puestos de trabajo estadounidenses de los que ayudaría a crear”.  Y a eso es a lo que le temen académicos y analistas hoy. El profesor Gamarra, de la Florida International University, justamente asegura que Trump cumplirá con esa revisión de los acuerdos de libre comercio, que tanto han balanceado las economías de varios países latinoamericanos, entre estos Colombia. Eduardo Gamarra va más allá y se atreve a enumerar lo que podría ocurrir con la presidencia de Donald Trump: “El tema con México sería tenaz y el presidente Enrique Peña Nieto va a lamentar haberlo invitado a su país. Lo que se vislumbraba con el levantamiento de la sanción a Cuba seguro se congelará y Venezuela será un escenario más agresivo. Y eso alegra a mucha gente en la derecha latina, sobre todo acá en la Florida”, dice el experto”. Otro tema crucial como la política antidrogas y los apoyos a los países con este problema, como Colombia, se estancará porque no es algo que esté en el radar de Trump, según lo dejó ver en sus discursos. “El tema drogas no lo ha pensado mucho. De hecho, no está pensando en eso ni ha tenido individuos pensando en ello como sí lo hizo señora Clinton”, expresó Gamarra.  Torrijos, por el contrario, manifiesta: “Trump encarnó el sueño americano de prosperidad y triunfo en los negocios y ese es un factor propio de los valores del capitalismo estadounidense. Ganó un discurso que busca retomar la influencia económica, política y militar en el mundo y apretar a la burocracia con rendición de cuentas y políticas de eficiencia. Trump significa volcar los valores de los empresarios al ámbito político”. Consultados los tres analistas sobre lo que sucederá con el apoyo de Estados Unidos al Plan de Paz de Colombia, los tres coincidieron en que el tema no está muy claro, porque Donald Trump nunca lo puso en agenda, mientras que Clinton sí lo hizo de manera decidida. Donald Trump: “Prometo que seré el presidente de todos los estadounidenses” En su primer discurso tras haber ganado las elecciones, Donald Trump llamó a “cerrar las heridas de la división” y prometió que será “el presidente de todos los estadounidenses”. “Ha llegado el momento de que Estados Unidos cierre las heridas de la división”. Trump consiguió 289 votos del colegio electoral y será el presidente número 45 de Estados Unidos. “Prometo a todos los ciudadanos que seré el presidente de todos los estadounidenses”, agregó. Trump inició su discurso felicitando a su oponente, Hillary Clinton. “Hillary ha trabajado durante mucho tiempo y todos estamos muy agradecidos con ella por el servicio prestado a este país”, dijo Trump, después de que la candidata demócrata lo llamara para reconocer su derrota. Luego de cambiar su perfil de Twitter, el magnate envió su primer tuit como “presidente electo” a primera hora de este miércoles. “¡Qué noche tan bella y tan importante! Los hombres y mujeres olvidados nunca volverán a ser olvidados. Todos nos uniremos como nunca antes” En su discurso, el flamante presidente electo dejó a un lado su inclinación por atacar a los medios de comunicación y menospreciar a sus rivales políticos, y en lugar de eso hizo repetidamente hincapié en que se centrará en la unificación del país, profundamente dividido tras la brutal campaña de 2016. “Para los que eligieron no apoyarme, y hubo algunos la verdad, me acerco a ustedes para que me orienten y podamos trabajar juntos para unir a nuestro gran país”. Trump también envió mensajes tranquilizadores a la comunidad internacional. “Quiero decirle a la comunidad internacional que aunque siempre ponemos primero los intereses de EU vamos a tratar de forma justa a todos los países”, dijo. “Vamos a buscar un terreno común, no la hostilidad”. El discurso de Trump fue presentado por su candidato a la vicepresidencia Mike Pence, quien dijo que se trataba de una “noche histórica” y que “el pueblo estadounidense ha elegido a su nuevo campeón”. Y concluyó su breve discurso con una sencilla frase: “Es mi gran honor y privilegio presentarle al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump”.foto-portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.