El Zika llegó a Nueva York

Nueva York lucha contra el zika con campañas de sexo seguro y alertas de viaje

El doctor Juan Tapia Mendoza trabaja en una clínica en Harlem. Muchos de sus pacientes tienen raíces dominicanas. Todos los días les habla del virus de Zika, les pregunta si van a visitar la isla este verano y les recuerda que el virus puede transmitirse por vía sexual.

En Nueva York se han registrado 109 casos de zika, entre los que se incluyen 17 mujeres que estaban embarazadas cuando fueron diagnosticadas, según las autoridades sanitarias. Todas contrajeron el virus cuando estaban de visita en otros países.

Ahora, cuando comienza la ola habitual de viajes de vacaciones entre Nueva York y el Caribe, Tapia Mendoza está preocupado por un posible aumento de casos en su comunidad.

“Nos preocupa que esta sea solo la punta del iceberg”, dijo sobre el incremento de casos.

Los síntomas del zika, entre los que se incluyen fiebre, erupciones y dolor en las articulaciones, no son graves pero la enfermedad preocupa a las mujeres embarazadas por su vínculo con la microcefalia, una enfermedad que provoca que los niños nazcan con cabezas inusualmente pequeñas y, en muchos casos, también con daño cerebral.

En el metro, carteles amarillos que reproducen la imagen de un mosquito le recuerdan a los neoyorquinos que este verano deben usar repelente y estar pendientes de eliminar cualquier posibilidad de agua estancada en sus casas.

El mosquito que transmite el virus, el Aedes aegypti, se encuentra con más frecuencia en estados del sur como Texas y Florida que en Nueva York. Pero ahora las autoridades estatales y locales están preocupadas por otro mosquito, el Aedes albopictus, que sí tiene presencia en Nueva York y podría ser capaz de contagiar el virus.

“Somos optimistas y creemos que evitaremos la transmisión del zika en Nueva York pero la posibilidad está ahí y nos estamos tomando en serio los riesgos potenciales y tratamos de reducirlos”, dijo en entrevista la doctora Mary T. Basset.

Por el momento, el mayor peligro para los neoyorquinos es viajar a una zona afectada por el zika, sobre todo si lo hace una mujer embarazada o una pareja sexual.

Los médicos piden a las mujeres embarazadas que eviten esos viajes y que usen condones si sus compañeros han visitado esas zonas. Hay anuncios en televisión que advierten de los riesgos.

El comisionado de salud del estado, el doctor Howard A. Zucker dijo que aunque el número de casos de transmisión sexual es bajo hay que apostar por la precaución.

“Si la pareja ha viajado a uno de esos lugares, es importante el uso del condón para proteger a la madre”.

Para las mujeres embarazadas de bajos recursos, el Departamento de Salud distribuye paquetes con repelente, condones y tabletas de larvicida para el agua estancada. El estado ha confirmado 50 casos de zika fuera de la ciudad de Nueva York.

Y en las zonas hispanohablantes de la ciudad, las autoridades sanitarias piden a los doctores que hablen con la gente sobre el virus y hagan exámenes a quienes tengan síntomas. En la clínica Pediatrics 2000 en Harlem, Tapia Mendoza dijo que muchos pacientes no muestran ninguna preocupación sobre sus viajes al Caribe y en todo caso, piensan más en el dengue.

“Siento que muchos de mis pacientes, cuando les hablo del zika, y especialmente de la transmisión sexual, ignoran el tema”.

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.