En medio de políticas migratorias más duras, las estafas proliferan

“La política migratoria de Trump no solo ha vuelto más complejo el trámite y obtención de beneficios migratorios, sino que ahora el sistema es más exigente y peligroso. Un error puede desencadenar en una orden final de deportación”, advierte el abogado Ezequiel Hernández. Los recientes cambios a la política migratoria aumentan las preocupaciones entre abogados, quienes temen que haya un aumento en el nivel de estafas, un delito que cada año pone a cientos, quizás miles de inmigrantes al borde de la deportación de Estados Unidos. El martes entró en vigor una nueva política que otorga “discreción total” a los agentes de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) para denegar casos, una medida que forzará a los inmigrantes a comenzar de nuevo sus trámites si se equivocan en el proceso o se les olvida presentar una evidencia.

  • “La nueva política de la USCIS es un arma de doble filo”, advierte Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias. “Ahora se requiere que hagas las cosas mejor, pero también hay un riesgo mayor riesgo que las personas que tramitan un caso cometan errores, por ejemplo un notario”, agregó. “Por eso es importante tener en cuenta, al momento de contratar o buscar el consejo de un profesional, que busque un abogado, una persona que tenga permiso para ejercer la ley de inmigración en su estado”, indicó. Hernández también dijo que “la política migratoria de Trump no solo ha vuelto más complejo el trámite y obtención de beneficios migratorios, sino que ahora el sistema es más exigente y peligroso. Un error puede desencadenar en una orden final de deportación”. Para la abogada Rebeca Sánchez-Roig, “el consejo que brinda un abogado con licencia depende de los hechos de cada caso y de qué beneficio tenga o no disponible el cliente. Pero el consejo más importante para el inmigrante es que NO use un notario para trabajos de inmigración, sino consulte a un abogado de inmigración con experiencia”. Sánchez-Roig, quien durante más de 15 años fue fiscal de inmigración bajo las órdenes del Departamento de Justicia, dijo que para prevenir que un caso sea rechazado bajo la nueva política de USCIS, el inmigrante debe buscar una asesoría legal adecuada. A la pregunta si conviene o no apelar un caso si la USCIS lo niega, Sánchez dijo que “depende del caso” y recomienda no correr. “Todo depende de la razón por la cual la USCIS rechaza o deniega una solicitud. Si se depende apelar, entonces se apela. Pero si resulta mejor proceder con el caso a través de la corte de inmigración, no se apela”, agregó. La abogada dijo además que “también se puede intentar volver a presentar la solicitud a USCIS resolviendo los hechos que causaron el rechazo”. Otros abogados de inmigración consultados por Univision Noticias advirtieron que “notario” no es lo mismo que “abogado”.

“En algunos países de América Latina el grado académico de Notario va asociado al título de Notario, pero aquí en Estados Unidos no”, advierte Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Aquí un notario puede ser cualquier persona que obtiene una licencia, pero no está facultado para ejercer el derecho migratorio”, apuntó. “Mire, los notarios están por todas partes y donde quiera se aprovechan del miedo y la ignorancia de las personas, sobre todo en estos tiempos migratorios tan difíciles en la era de Donald Trump”, dijo. Gálvez señaló que “los notarios pueden legalizar un documento, pero no necesariamente saben de la ley o están certificados o autorizados para ejercerla, porque no son abogados reconocidos por el estado”. La USCIS advierte: “En muchos países latinoamericanos el término ‘notario público’ se refiere a algo muy diferente a lo que significa en Estados Unidos. En diversas naciones de habla hispana, los ‘notarios’ son abogados con credenciales legales especiales. Sin embargo, en Estados Unidos los notarios públicos son personas designadas por los gobiernos estatales para presenciar la firma de documentos importantes y administrar los juramentos”. “Ser un ‘notario público’ no autoriza a una persona a proporcionarle ningún servicio legal relacionado con inmigración”, agrega. “Sólo un abogado o representante acreditado que trabaje para una organización reconocida por el Departamento de Justicia en la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) puede darle consejo legal” previene.

Immigration Service

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.