¿Es seguro ‘reabrir’ el país en plena pandemia? Estas son las claves para el regreso a la “normalidad”

Texas y Georgia son dos estados que han vuelto a la actividad y los dos ofrecen experiencias distintas de cuán exitosa (y segura) puede ser la reactivación económica que tanto ansía el presidente Trump, aún en medio de la pandemia de coronavirus. A esta altura de la pandemia de coronavirus ya son al menos 44 estados en Estados Unidos los que han relajado de alguna u otra manera las restricciones de movimiento, uso de lugares públicos o actividades. Condados, alcaldías y estados están en el proceso de reabrir sus economías o planeando cómo empezar a hacerlo.

Muchas localidades están en condiciones de reactivarse porque han tenido muy pocos casos o la curva está en bajada. Pero los expertos señalan que para que esas reaperturas sean seguras deben seguirse pautas señaladas por los Centros para el Control de las Enfermedades ( CDC) y señalan que hay partes del país que no están listas para esa reapertura. “En Estados Unidos estamos listos para una reapertura completa a nivel nacional”, apunta el doctor José A. Vázquez, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Augusta, Georgia, a Univision Noticias. Las reaperturas deben contemplar la protección de las personas para no correr el riesgo de un aumento descontrolado de casos y muertes por covid-19, algo que podría terminar forzando un mayor bloqueo de las actividades. Por ejemplo, Texas registró ayer sábado su mayor aumento en un solo día de contagios desde el comienzo de la pandemia, según las cifras publicadas por el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas (DSHS por sus siglas en inglés). Al menos 1,801 casos positivos de coronavirus se sumaron ayer. La mayoría, 734 casos, se originaron en empleados de plantas de carne en los condados de Potter y Randall como resultado de pruebas específicas a trabajadores en el área.

Entonces, ¿se puede reabrir?

La estrategia de reapertura debe evitar que se generen nuevos focos de infección y haya un aumente de muertes. Los expertos indican que la reapertura general del país no es lo indicado ahora, pero sí se puede hacer una activación por regiones y por etapas.”Por supuesto que hay estados listos para reabrir”, señala el doctor Vázquez. “Hay muchos estados que casi no han tenido casos. Allí se puede reabrir pero se debe hacer paulatinamente, en ciudades, en condados, por secciones”. “La enorme mayoría de los contagios han sido en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Pennsylvania, casi la mitad de los casos están en esa zona”, añade el experto.

¿Cómo reabrir?

Vásquez señala que lo más importante “es abrir poco a poco”.

“La manera segura de una reapertura es manteniendo las pautas de distanciamiento social, constantes recordatorios de lavarse las manos y el uso de mascarillas. De ese modo se hará una reapertura inteligente”. “Si no respetamos la distancia social, no respetamos las pautas que los CDC nos están dando, es posible ver un ascenso en los casos otra vez. Eso es peligroso”, explica. Eso podría forzar una marcha atrás en el proceso de reapertura, algo que resultaría más traumático aún para la economía. Por otra parte, enfatizar en el uso de las mascarillas “para todos al menos en los próximos seis meses”, señala el experto en enfermedades infecciosa. “Tal vez dentro de seis meses, si se muestra mejoría en los números de contagios, se podrían empezar a relajar el uso de tapabocas”, sostiene Vásquez.

¿Deberían abrir las escuelas?

El presidente Trump ha estado presionando para la reapertura de las escuelas, justo lo contrario a lo que sugirió el doctor Fauci en la interpelación ante el Senado. Las escuelas son sitios especialmente sensibles, más allá de que los niños no sean población de riesgo ante el coronavirus. Los centros escolares son un especial reto por lo difícil que sería aplicar el distanciamiento social. “Seguramente las escuelas deberán ajustar sus controles, por ejemplo en la higiene de las manos de los niños y estudiantes. Seguramente deberan llevar mascarillas. Pero estas cosas son difíciles de lograr en especial en niños pequeños que tocan con sus manos la cara todo el tiempo”, explica el doctor Vázquez. “Además ¿cómo se reabrirá y qué harán en las salas de clases que tienen a 30 o 40 estudiantes? Esa capacidad debería ser reducida”. Vásquez señala que al menos por el resto del período escolar “no deberían volver a abrir” las escuelas hasta septiembre, ya que los niños pueden ser portadores del virus asintomáticos y favorecer contagios.

Especial cuidado con los ancianatos

Los hogares de ancianos han sido focos de contagios y muerte durante estos meses de pandemia, en buena parte porque ña tasa de mortalidad en adultos mayores es muy superior a la que hay entre jóvenes. Un estudio de The New York Times señala que hasta “un tercio” de todas las muertes por covid-19 en EEUU ocurrieron en ancianatos. “Todas estas residencias, si no existen los cuidados necesarios, resultan en un peligro para las personas mayores, que son las más vulnerables… se deben mantener los lock downs (cierres) , apunta Vázquez.

El ‘experimento’ de Georgia y Texas

Georgia fue uno de los primeros estados en reactivarse y había miedo de que las admisiones en los hospitales aumentaran, pero no ha sucedido hasta ahora. La curva de casos de covid-19 en el estado se muestra en descenso en el gráfico del Departamento de Salud. Vázquez cita ejemplos en Augusta, donde trabaja para la Universidad, “han bajado las admisiones en hospitales cerca de un 35% mientras que en el estado en general, también la tendencia es a la baja”.

El experto en enfermedades infecciosas explica, sin embargo, que ha habido un aumento de casos registrados en áreas específicas pero eso está vinculado “a que se están haciendo muchísimos tests” y esa es “una de las razones por las cuales en Augusta si se ha podido reabrir” porque “quienes dan positivo entran en cuarentena”. De todas formas, hay zonas del estado que están en lockdown, detalla el doctor Vázquez, como el área de Atlanta y la zona de Albany, sitio en el que se registró un gran brote. El estado de Texas ha tenido una de las reaperturas más rápidas del país permitiendo la reanudación de actividades en restaurantes, tiendas y cines, con restricciones de capacidad, desde el 1 de mayo, una medida elogiada por el presidente Trump. Al contrario de Georgia, los tejanos no han tenido ‘números exitosos’ en ese regreso a las actividades. El estado ha visto un repunte en los contagios y los fallecimientos a dos semanas de su reapertura y entre el 14 y 15 de mayo ha reportado los días más mortales desde que se inició la pandemia.