Grandes contradicciones de Trump como presidente electo

En poco tiempo tras la elección presidencial, el empresario republicano empieza a modificar sus prioridades y a dejar de lado importantes promesas que hizo a sus seguidores durante la campaña electoral. Dos semanas han pasado desde que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos y ya comienza a modificar su posiciones más duras de la campaña política. Trump ha cambiado su opinión en dos temas muy visibles durante su campaña, que implican importantes contradicciones: decidió conciliar con las personas que demandaron a la Universidad Trump por fraude y anunció que no investigará a la demócrata Hillary Clinton por el supuesto mal uso de su correo electrónico cuando fue secretaria de Estado. Aunque su presencia en medios de comunicación ha sido escasa, a través de Twitter y de miembros de su equipo de transición hemos podido conocer su visión y prioridades para cuando llegue a la Casa Blanca en enero de 2017. “Yo no llego a acuerdos extrajudiciales” Cuando la controversia sobre la llamada Trump University fue involucrada en la campaña de primarias del partido republicano en febrero, Donald Trump fue muy claro y contundente: se trataba de una demanda sin base y de un caso en el que se sentía confiado de ganar, por lo cual rechazó un acuerdo extrajudicial con los demandantes. Los estudiantes reclamaron que Trump University incumplió las promesas de los cursos que ofrecía y emitía falsa publicidad. “La demanda impostora de Trump U pudo haber sido arreglada fácilmente, pero quiero ir a la corte. Los estudiantes le dieron 98% de aprobación. Victoria fácil”, escribió en uno de los varios mensajes en Twitter que publicó sobre el tema. “Pude haber llegado a un acuerdo en este caso en varias ocasiones. Podría llegar a un acuerdo ahora si quisiera, pero yo no llego a acuerdos extrajudiciales” reiteró en una entrevista en marzo en la cadena MSNBC. Sin embargo, una de las primeras decisiones que tomó tras ganar las elecciones presidenciales fue llegar a un acuerdo con las distintas personas e instituciones que lo habían demandado, aceptando pagar $25 millones sin necesidad de admitir culpabilidad y dando por finalizado el juicio. Trump defendió su decisión diciendo que llegó a un acuerdo por una “pequeña fracción” del dinero que le solicitaban, “porque como presidente tengo que enfocarme en nuestro país”. “Lock her up! Lock her up!” La otra promesa incumplida de Trump es investigar a Hillary Clinton. Entre mayo y junio, los seguidores de Donald Trump comenzaron a gritar en sus eventos públicos una frase que se convertiría casi en un lema de la campaña del republicano: “Lock her up!”, o “ encarcélenla”, en referencia a la ex candidata demócrata. Después de que el Buró Federal de Investigación (FBI) decidiera no presentar cargos contra Clinton por su manejo de un servidor y una dirección de correo electrónico privados durante su tiempo como secretaria de Estado, los gritos arreciaron, y en varias ocasiones Trump pareció estar de acuerdo con ellos. En la Convención Nacional Republicana, el discurso de Chris Christie se basó en una especie de juicio simulado, que terminaba con Clinton siendo declarada culpable, y en uno de los debates televisados en octubre, Trump dijo que de ser presidente designaría a un fiscal especial para investigar a la candidata demócrata, y le dijo a la exprimera dama que ha corrido con suerte, porque si él dirigiera la justicia en el país ella estaría en la cárcel. En unos pocos días, sin embargo, tales amenazas parecen haber quedado atrás. “Voy a pensarlo”, dijo Trump en su entrevista del 13 de noviembre con CBS. “No los quiero herir (a los Clinton). Son buenas personas”, señaló. Este martes 22 de noviembre la postura evolucionó un poco más. La jefa de campaña y asesora de Donald Trump, Kellyanne Conway confirmó que no es la intención de Trump buscar encarcelar a Clinton, y dio a entender que el presidente electo instará al Congreso a dar por cerrado el tema. Más tarde, en una reunión con periodistas y editores del New York Times, Trump insistió en que no quiere herir a los Clinton. “Quiero ir hacia delante, no quiero volver atrás” Otras contradicciones en el aire.  En otros puntos importantes de su campaña, Trump también parece haber dado algunos pasos atrás. Luego de criticar duramente a la reforma sanitaria conocida como Obamacare, asegurando que era “ uno de los peores desastres políticos de todos los tiempos”, que la remplazaría de inmediato y que nadie estaba más en contra de Obamacare que él, Trump dijo en su entrevista con CBS que buscará mantener dos de los puntos clave del sistema: que no se niegue el seguro médico a quienes tengan condiciones pre-existentes, y que los hijos puedan ser cubiertos por sus padres hasta los 26 años de edad. También parece haber modificado su postura en referencia al muro fronterizo, al abrir la posibilidad de que partes de la frontera sean protegidas por rejas. Y ha moderado su opinión sobre Mitt Romney, a quien durante meses criticó, llamándolo un candidato fallido, un desastre, una burla y un hombre confundido, para ahora reunirse con él y considerarlo seriamente como su nominado a ser Secretario de Estado.

 Promesas de campaña que Donald Trump ha cambiado una semana después de ganar las elecciones en Estados Unidos

El mundo empieza a acostumbrarse al concepto “presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump”. Prácticamente desde que se supo que era el ganador de las elecciones, circulan análisis, memes e incluso bromas sobre las principales y más controvertidas promesas de campaña del candidato republicano.  Sin embargo, en pocos días, y sobre todo tras encontrarse con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, Trump ha matizado varias de ellas.

  1. El muro en la frontera

– Lo que dijo el candidato Trump: “Vamos a construir un muro en la frontera con México, un muro grande y hermoso, y México va a pagarlo”. La idea del muro en la frontera fue uno de los pilares de la campaña de Trump y dio lugar a uno de los lemas más coreados por sus seguidores en los mítines: “‘¡Construye el muro, construye el muro!”. Trump jugaba además a preguntarle a la audiencia: “¿Y quién lo va a pagar?”… “¡México!”, le respondían. – Lo que dice el presidente electo Trump: “Puede haber partes que sean una valla”. Lo que iba a ser un muro infranqueable parece que puede convertirse en algunos tramos en una valla o cerca. Eso sí, uno de los consejeros más cercanos a Trump, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, ha dicho que el muro será construido incluso si tiene que ser por medio de una orden ejecutiva, ya que Trump “no va a romper una promesa de campaña”. No hay que olvidar además que ya existen muros y vallas en distintos puntos de la frontera entre Estados Unidos y México que fueron construidos por gobiernos anteriores.

  1. Deportación de inmigrantes indocumentados

– Lo que dijo el candidato Trump: “Los que vinieron ilegalmente, se tienen que ir”.  Durante la campaña, el multimillonario neoyorquino insistió en repetidas ocasiones en que se proponía expulsar en el menor tiempo posible a los inmigrantes indocumentados, de los que se calcula hay 11,3 millones en Estados Unidos. – Lo que dice el presidente electo Trump: “Lo que vamos a hacer es atrapar a los que son criminales y tienen antecedentes (…) probablemente 2 millones, quizá hasta 3 millones, y los vamos a sacar del país o quizá los vamos a encarcelar”. Conforme se acercaba el día de las elecciones, la posición del presidente electo empezó a suavizarse poco a poco. Hasta que el pasado domingo, en su primera entrevista televisiva tras la victoria electoral, concedida a la cadena CBS, Trump confirmó que el plan se había reducido a la deportación de entre dos y tres millones de personas “criminales con antecedentes penales, miembros de pandillas, traficantes de droga”.

  1. Veto total a los musulmanes

– Lo que dijo el candidato Trump: “Llamo a un cierre total y completo a musulmanes entrando a Estados Unidos”. La “propuesta” la hizo durante un acto de campaña celebrado en diciembre de 2015 poco después del tiroteo colectivo de San Bernardino, California. Trump dijo que ese veto total a los musulmanes debía regir hasta que las autoridades estadounidenses pudieran descifrar lo que estaba pasando. – Lo que dice el presidente electo: “Escrutinio extremo”. Lo que empezó como un veto total pasó poco después a ser un “escrutinio extremo” a cada musulmán que quiera entrar en Estados Unidos cuando ya se convirtió en el candidato del Partido Republicano.

  1. Derogación y sustitución de Obamacare

– Lo que dijo el candidato: “El cambio real empieza con la inmediata derogación de Obamacare”. Durante la campaña, el próximo mandatario hizo bandera de derogar el Obamacare, apelativo con que se conoce popularmente la ley de Cuidado Asequible aprobada por iniciativa del gobierno de Barack Obama para extender la cobertura de salud en EE.UU. Esta fue una de las propuestas sobre las que más insistió. Incluso Trump anticipó que lo haría en su primer día como presidente.Esta ley es repudiada por los republicanos, que dicen que impone demasiados costos a las empresas y que supone una intromisión indeseada en los asuntos de compañías privadas e individuos.

  1. Proceso a Hillary Clinton

– Lo que dijo el candidato: “Estarías en la cárcel”. Durante la campaña, otro de los cánticos más frecuentes en los actos de campaña de Donald Trump: “¡Enciérrala!”. Los partidarios del magnate querían ver a la demócrata Hillary Clinton en la cárcel por su uso de un servidor privado de correo cuando era secretaria de Estado. Y Trump estaba más que dispuesto a apoyar sus peticiones, o al menos a iniciar una nueva investigación. – Lo que dice el presidente electo: “Le debemos una deuda de gratitud”. El tono de Trump hacia Clinton dio un giro radical desde que ganó las elecciones. En su discurso de victoria, Trump felicitó a Clinton por una campaña tan disputada y agregó que el país tiene con ella “una deuda de gratitud”. Posteriormente dijo que “no había dedicado mucho tiempo a pensar en el tema del proceso contra Clinton” y que tenía otras prioridades. En la entrevista con CBS, indicó que “va a pensar en ello” y añadió: “Son buena gente, no quiero hacerles daño”.

  1. Alejamiento de la OTAN

– Lo que dijo el candidato Trump: “Muchos de los países de la OTAN no pagan lo suficiente, y eso me molesta porque los estamos defendiendo y al menos deberían pagar por ello”. El republicano fue muy crítico de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) durante toda la campaña. La tildó de obsoleta y criticó lo que considera es falta de compromiso financiero de los aliados. Amenazó con retirar los fondos de Estados Unidos si el resto de países no cumple con sus obligaciones económicas. Al mismo tiempo, Trump alabó al presidente de Rusia, Vladimir Putin, despertando las alarmas en capitales extranjeras. Image copyright AP Image caption La supuesta simpatía entre Donald Trump y Vladimir Putin preocupa a algunos líderes mundiales.  – Lo que dice el presidente electo: técnicamente Trump no se ha desdicho, pero el presidente saliente lo ha hecho en su nombre. Según señaló Obama este martes, Trump mantendrá el compromiso con la alianza atlántica. Obama precisó que, durante su encuentro del pasado jueves, Trump indicó que no se retirará de una alianza de décadas. “Hay una corriente constante de eventos que fluye bajo las noticias del día a día que nos convierte en ese país indispensable cuando se trata de mantener el orden y promover la prosperidad en el mundo”, declaró Obama. “Eso seguirá siendo así. En mi conversación con el presidente electo, él expresó un gran interés en mantener nuestra esencial relación estratégica y por tanto, uno de los mensajes que seré capaz de entregar en Europa es su compromiso con la OTAN y la alianza trasatlántica”. Respecto al cambio climático, no ha habido modificación en la postura de Trump, partidario de retirar los fondos económicos que EE.UU. ha comprometido con Naciones Unidas. Pero todavía quedan más de dos meses para la toma de posesión del presidente electo.

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.