Héctor O. Oseguera Jr. Candidato demócrata al Congreso Distrito 8 de Nueva Jersey

Queridos habitantes del condado de Hudson:

Durante meses, he hablado con miles de ustedes, desde Bayonne hasta North Bergen, desde Harrison hasta Hoboken. Lo que ustedes siguen diciendo es: “eres valiente por enfrentarte al sistema” o “buena suerte venciendo a estos políticos corruptos”. Las personas tienen la fuerte sensación de que algo está profundamente mal con nuestra clase política, pero no saben de dónde viene ni qué hacer al respecto.

El problema es la Organización Democrática del Condado de Hudson (HCDO) y las personas quienes lo dirigen, una oligarquía que en su mayoría son personas que dividen nuestro condado en regiones donde ellos gobiernan. Están empoderados por una red de patrocinio, extorsión y un diseño de voto injusto que instala a sus cómplices en posiciones de poder. La depravación del HCDO es tan profunda que están expulsando a un funcionario electo fuera de su oficina para reemplazarlo por una el cual sea leal al sistema de ellos, todo porque tuvo la valentía de votar en contra de un contrato de ICE, el cual permite el uso de la cárcel del condado como centro de detención.

Uno podría preguntarle al HCDO: ¿qué han hecho por nosotros? Pero obtener una respuesta directa de ellos es imposible, te diré:

Dirigieron durante décadas de gentrificación, vendiendo nuestra comunidad a desarrolladores de lujo. Entre 2010 y 2018, la renta media se disparó un 30%. En ese tiempo, la cantidad de personas que ganan menos de $ 75,000 se redujo en 20,000. Me gustaría decir que es porque nuestros líderes hicieron que sea más fácil ascender en la escala socioeconómica; en realidad fueron reemplazados por 45,000 personas que ganaron $ 200,000 o más. Hay 20,000 personas en Secaucus y 41,000 en Kearny. ¿Tomar un grupo de personas de clase trabajadora del tamaño de Secaucus y reemplazarlas con un grupo de personas ricas del tamaño de Kearny le parece un progreso? Hoy, el 57% de las personas pagan el 25% o más de sus salarios en alquiler, aumenta la falta de vivienda, y quienes se quedan sin hogar o se van, son desproporcionadamente negros y mestizos.

Este condado es 42% latino, 16% asiático y 10% negro, la presión de los republicanos no existe, pero sus funcionarios aún eligen dar prioridad a los dólares sobre las vidas de negros y mestizos. El gobierno del condado, que está compuesto en su totalidad por personas de HCDO, renovó el contrato de ICE con la cárcel del condado. La delegación legislativa estatal también es completamente HCDO, sin embargo, Nueva Jersey encarcela a personas de raza negra a un ritmo 12 veces mayor que a los blancos y los latinos al doble del índice de los blancos. Incluso con un poderoso mandato de sus constituyentes, los cómplices de las máquinas no logran aprobar reformas de justicia penal abrumadoramente populares, como la legalización del cannabis. Estos funcionarios del gobierno ni siquiera son representativos de nuestra composición demográfica: el 81% de los alcaldes, el 52% de los concejales municipales y el 55% de los Freeholders son blancos, el ejecutivo del condado es blanco y la presidenta de HCDO es blanca.

Cómo latino, este sabor amargo de corrupción es familiar. El HCDO (teniendo conocimiento o no) aprovecha nuestra comunidad de inmigrantes y juega con el trauma asociado con nuestras experiencias. En nuestros países de origen, los funcionarios corruptos infundieron una desesperanza incitada por la insuficiencia y el peligro del sistema político-económico. Si eres de la República Dominicana como mi madre, o de Honduras como mi padre, o de Cuba, Filipinas o India, la política es corrupta. De dónde venimos es peligroso involucrarnos: los funcionarios entregan trabajos de patrocinio a familiares y amigos, las personas pierden sus trabajos o sus vidas si no hacen lo que dice su jefe local, los funcionarios reciben sobornos a cambio de favores al gobierno. ¿Suena familiar? La única diferencia en Nueva Jersey es que no te disparan. Sin embargo, aquí como inmigrante, se siente la necesidad de mantener la cabeza baja para encajar, ¿es diferente?Para los jefes de máquinas, quiero saber: ¿por qué? ¿Porque les gusta esto? Eso es lo que más me ha desconcertado. ¿Por qué creen que lo que están haciendo puede llamarse democracia? ¿Por qué miran nuestras comunidades gentrificadas y creen que nos están haciendo un favor? ¿Por qué aceptan sobornos? ¿Por qué extorsionan a maestros y trabajadores públicos? ¿Por qué decidieron involucrarse en la política si lo que están haciendo es alimentar su ego y llenar sus bolsillos a expensas de la gente?

Para los trabajadores públicos, las víctimas de este sistema: Sé que están cansados de esto. Están cansados de que les digan que necesita donar y ser voluntarios para sus jefes de máquinas local o arriesgarse a perder su trabajo, cansado del peso de las pesadas cadenas de corrupción en su vida y expresión. Sabemos que lo que están haciendo está mal. Usted y yo sabemos que está haciendo todo lo posible para sobrevivir. ¿Por esa misma razón, por qué debería usted tolerar su corrupción?

Se ha esperado décadas por una respuesta a estas preguntas, pero tiene la oportunidad de darles una respuesta. Han demostrado que se niegan a cambiar, que están dispuestos a vender nuestra comunidad al mejor postor. Ahora, es hora de que les digas que no pueden salirse con la suya. Los jefes de máquinas quieren que creas que ellos son los únicos que tienen poder, y la única forma de que obtengas una pequeña fracción es besando su anillo. Quieren que te sientas sin esperanza. Quieren que te sientas solo. Quieren que te quedes en casa, te sientes y te calles.

¡Envíales un fuerte no! ¡Defiéndete! Hable con sus amigos y vecinos, organice nuestras comunidades y luche por el cambio que queremos. No necesitas la bendición de nadie. Vote en todas las elecciones primarias y locales. Corre a la oficina y dale a la gente una opción, en lugar donde dejar que los compinches de la máquina queden sin oposición. No puedo decir que será fácil, pero te sorprenderá cuántas personas sienten exactamente lo mismo.

Este sistema no es único. Existe en todos los 21 condados de Nueva Jersey. Prosperan en mantenernos tan desinformados, confundidos, apáticos, desesperados, privados de nuestros derechos y desunificados como sea posible. Si usted hace parte de alguno de los otros 20 condados, lea esto y sepa que no está solo. Podemos unirnos en solidaridad para ganar. No tienes nada que perder y mucho que ganar.

 

Todo el poder para la gente,