La bolsa se desploma nuevamente y podría ser el peor diciembre desde 1931: ¿estamos cerca de una recesión?

El miércoles las acciones se derrumbaron por la preocupación de que la Reserva Federal seguirá subiendo las tasas de interés, lo que ocurrió de nuevo este jueves cuando el presidente Trump parecía abierto a un cierre parcial del gobierno, a menos de que reciba fondos para el muro a lo largo de la frontera con México. ¿Qué viene? Los temores de una recesión siguen en aumento ya que el mercado de valores de Estados Unidos parece estar encaminado a su peor diciembre desde 1931, durante la Gran Depresión.

La caída sostenida de Wall Street se ha visto impulsada por las preocupaciones de los inversionistas sobre menores ganancias corporativas, mayor deuda corporativa, una creciente guerra comercial entre Estados Unidos y China y una desaceleración global más amplia. Lo peor es que las preocupaciones van en aumento. El miércoles las acciones se derrumbaron por la preocupación de que la Reserva Federal continuará subiendo las tasas de interés, lo que ocurrió nuevamente este jueves cuando el presidente Donald Trump parecía abierto a un cierre parcial del gobierno a menos de que reciba fondos para el muro a lo largo de la frontera con México. Muchos indicadores económicos sugieren que, lejos de verse descarrilados por un mercado de valores que sufrirá su primera pérdida anual en una década, la economía de EEUU con un PIB de $20 billones está avanzando lentamente. Los empleadores están contratando, los consumidores están gastando antes de las vacaciones y el crecimiento económico ha sido enérgico, gracias en parte a los recortes de impuestos financiados por el déficit del presidente Donald Trump. Pero la economía ha estado creciendo desde mediados de 2009 y nada, ni siquiera lo que se ha convertido en la segunda expansión más larga registrada en Estados Unidos, dura para siempre. A medida que la expansión ha ido envejeciendo, los economistas y los líderes empresariales predicen cada vez más que terminará en los próximos dos años. El hecho es que las recesiones son una parte regular del ciclo económico. Una desaceleración no necesariamente sucederá en 2019. Pero la caída libre en los precios de las acciones podría acelerar el día. Después de la venta masiva de acciones el miércoles, el promedio industrial Dow Jones bajó otros 300 puntos, o más del 1% en las transacciones del jueves por la tarde. “Si bien no estamos pronosticando explícitamente una recesión el próximo año, no descartaremos una leve”, dijo John Higgins, economista en jefe de mercados de Capital Economics. “Por lo menos, esperamos una desaceleración económica significativa”. Casi la mitad de los directores financieros encuestados por la Escuela de Negocios Fuqua de la Universidad de Duke prevén una recesión para fines del próximo año. 82% de ellos cree que ocurrirá para finales de 2020. A continuación presentamos una descripción de cómo los movimientos del mercado de valores y los barómetros de la economía podrían determinar los riesgos de una recesión.

¿Una caída sostenida de los precios de las acciones llevan a una recesión?

A veces, pero no siempre. Las dos recesiones anteriores en Estados Unidos se superpusieron a las ventas nerviosas en el mercado de valores. El Dow cayó casi un 34% en 2008 después de la explosión de la burbuja inmobiliaria. Y se hundió alrededor del 7% en 2001, cuando estalló la burbuja tecnológica. Pero los precios de las acciones también disminuyeron en 2002, un año en que la economía de Estados Unidos se expandió. El hecho es que el mercado de valores representa solo una parte de la economía estadounidense. De acuerdo con el economista de la Universidad de Nueva York, Edward Wolff, menos de la mitad de los hogares de EEUU posee acciones. Y más del 80% del valor del mercado de valores está controlado por el 10% más rico de los hogares, según sus cálculos. La mayor parte del patrimonio neto de los estadounidenses se deriva de un activo diferente: sus hogares.

¿Qué tan mala ha sido la caída del mercado de acciones?

Es doloroso. Pero Wall Street ha enfrentado ventas nerviosas mucho peores. En lo que va de año, el Dow ha perdido alrededor del 5% de su valor, solo una pequeña fracción de su caída en 2008. Y las recientes pérdidas siguen una extraordinaria racha ganadora: desde su punto más bajo en marzo de 2009, el Dow se ha disparado un 250%. Esto significa que los inversionistas que han mantenido sus ganancias han obtenido un rico beneficio, incluso desde las pérdidas de octubre. Dicho esto, la venta masiva de los últimos dos meses ha sido severa, alrededor del 12%. Esto significa que el mercado ha entrado en territorio de “corrección”, comúnmente definido como una disminución de al menos el 10%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.