Nave espacial que realizará la primera misión a Mercurio

Las agencias espaciales europea, ESA, y japonesa, JAXA, mostraron este jueves la sonda espacial que realizará un viaje de siete años hacia Mercurio, el planeta rocoso más misterioso entre los cercanos al sol. El lanzamiento del dispositivo, bautizado BepiColombo, está previsto para 2018, en la que será la primera misión de la Agencia Espacial Europea al planeta rocoso más cercano al Sol. BepiColombo tiene una altura de 6,4 metros y está compuesto de dos módulos -uno europeo y otro japonés- que se separarán a la llegada para orbitar en ejes diferentes alrededor del planeta menos explorado del Sistema Solar. Su misión es “continuar estudiando los numerosos resultados intrigantes de la misión Messenger de la agencia espacial estadounidense, la Nasa, investigando más que nunca antes los misterios de Mercurio”, indicó la ESA. Hasta el momento a Mercurio solo llegaron dos misiones de la Nasa: la Mariner 10, en los años 1970, y Messenger, que giró alrededor de dicho planeta entre 2011 y abril de 2015, cuando se agotó su carburante. En el proyecto conjunto participan más de 33 empresas de 12 países europeos y firmas de Estados Unidos y Japón. El proyecto se ha visto retrasado en varias ocasiones, pero los científicos aseguran que la sonda estará lista para ser trasladada en marzo de 2018 hacia la base de lanzamiento espacial europea de Kuru, en Guayana Francesa, de donde saldrá el mismo año con dirección a Mercurio. “La llegada a Mercurio está prevista el 5 de diciembre de 2025”, anunció Ulrich Reininghaus, responsable del proyecto BepiColombo de la ESA- Vistas como la Gran Mancha Roja de Júpiter constituirían un reclamo importante si algún día se lograse llevar turistas allí. El turismo espacial es una modalidad de turismo que se realiza a más de 100 kilómetros de altura de la Tierra, lo que se considera la frontera del espacio. Por el momento sólo se ha llevado a cabo en transportes y estaciones espaciales gubernamentales; pero a principios del siglo XXI las iniciativas privadas han dado los primeros pasos para fabricar vehículos y alojamientos turísticos. El turismo espacial está considerado por algunos autores como el siguiente paso en la carrera del ser humano hacia el espacio. Una vez dejado atrás la era la de exploración y dentro ya de la explotación comercial, especialmente de satélites de telecomunicaciones y fotografías, el ser humano se ha adentrado por completo en el Espacio, aunque sea “hasta la altura de los tobillos” como decía Carl Sagan. Así Arthur C. Clarke lo explicó claramente Realmente si el turismo espacial no ha comenzado antes ha sido por la fortaleza económica de las dos principales potencias, Estados Unidos y la URSS, que no necesitaban ingresos adicionales. Fue tras la descomposición de la URSS y la crisis económica subsiguiente, cuando Rusia decidió aceptar la oferta de llevar un turista, es decir, una persona que viajaba por motivos no profesionales. Moscú vio con buenos ojos desde el principio la posibilidad de obtener varias decenas de millones de dólares de personas dispuestas a pagarlos por el viaje y la estancia; así podrían costear la totalidad o por parte del lanzamiento. En este punto existía una fuerte discrepancia entre Rusia y Estados Unidos, este no quería ni necesitaba esos ingresos y temía convertir el caro y delicado complejo espacial de la ISS en destino para millonarios excéntricos. Ya antes se habían propuesto a la NASA varios viajes más o menos relacionados con el turismo, pero ninguno pasó de simples propuestas o conjeturas. Afortunadamente para los posibles turistas espaciales, el fin de la Guerra Fría, la construcción de la Estación Espacial Internacional y, sobre todo, la capacidad de llevar al espacio tres personas en una cápsula cuando sólo son necesarias dos, abrían la puerta a esta modalidad de ocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.