No mas ayuda financiera a clínicas que hagan abortos

Trump limitará la financiación de clínicas que reciben fondos federales donde se hacen abortos, según medios El gobierno resucita una norma de la era Reagan según la cual cortará la financiación federal a centros donde se interrumpa el embarazo. La acción ejecutiva también prohibiría que las clínicas compartan el espacio con los proveedores de esta práctica. Tras la presión de los republicanos pro-vida en el Congreso antes de las elecciones de mitad de período, el gobierno de Donald Trump está planeando resucitar una norma de la era Reagan que limitará la financiación a las clínicas de planificación familiar financiadas con fondos federales donde se hagan abortos, una medida que afecta directamente a Planned Parenthood . El anuncio se hará este mismo viernes, según fuentes informadas sobre estos cambios normativos, citadas en medios estadounidenses. La norma también prohibiría que las clínicas compartan el espacio con los proveedores de aborto, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca a The Associated Press el jueves.Se trata de una prioridad para los conservadores y es un nuevo intento del presidente Trump para imponer límites al derecho al aborto, en este caso reteniendo dinero de cualquier instalación o programa que promueva el aborto o refiera pacientes a clínicas donde se hacen esas prácticas. Esa práctica, conocida como “cohabitación”, fue criticada por más de 150 miembros de la Cámara de Representantes y más de 40 senadores a principios de este mes en cartas al secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), Alex Azar. Activistas conservadores y legisladores republicanos han estado presionando a Azar para endurecer aún más las normas para que los abortos no puedan ocurrir -o ser realizados por el mismo personal- en lugares que reciben fondos federales, adelantó el diario The New York Times. La política ha sido ridiculizada como una “regla de mordaza” por los partidarios de los derechos al aborto y los grupos médicos, y es probable que desencadene demandas que podrían evitar que se haga efectiva. “Esta propuesta no necesariamente cancela Planned Parenthood, siempre y cuando estén dispuestos a separar los fondos de los contribuyentes del aborto como un método de planificación familiar, que es requerido por la ley del Título X”, explicó al Times un funcionario del gobierno de Trump. “Todos los beneficiarios que realizan, apoyan o reciben fondos federales para planificación familiar tienen que elegir entre renunciar al aborto o financiar sus actividades con fondos privados”, agregó el funcionario. Bajo la nueva regla, los abortos tendrían que realizarse en un lugar diferente a los abortos, y por diferentes empleados, si la instalación debe seguir recibiendo dólares federales de planificación familiar. Planned Parenthood recibe parte de sus fondos de esos programas, conocidos como Título X. Pero la mayor parte del dinero federal que recibe proviene de Medicaid y no se vería afectado por la nueva regla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.