ONU advierte del riesgo de hambruna en cuatro países

Según la organización, 20 millones de personas son afectadas por esta crisis humanitaria. En países como Yemen, donde hay conflicto armado, los niños son los más golpeados por la hambruna y las enfermedades. La hambruna amenaza a más de 20 millones de personas en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y el noreste de Nigeria, advirtió este miércoles el Consejo de Seguridad de la ONU, que vinculó el problema con los conflictos armados en marcha en esos países. “El Consejo de Seguridad deplora el devastador impacto que genera sobre los civiles los conflictos armados en marcha y la violencia”, destaca una declaración del presidente de esta instancia, adoptada por consenso por sus 15 miembros. El texto enfatiza que la violencia actual dificulta “una respuesta humanitaria efectiva a corto, mediano y largo plazo, y en consecuencia es también una de las causas principales de hambre” en esos países. Producto de una iniciativa sueca, la declaración requirió una fuerte negociación previa pues con ella las Naciones Unidas establece por primera vez un vínculo formal entre la existencia de conflictos y el hambre.

 

Hambruna

La hambruna es una situación que se da cuando un país o zona geográfica no posee suficientes alimentos y recursos para proveer de alimentos a la población, elevando la tasa de mortalidad debido al hambre y a la desnutrición. Según el Proyecto Hambre de las Naciones Unidas, alrededor de 24 000 personas mueren cada día de hambre o de causas relacionadas con el hambre. Teniendo en cuenta que el total de muertes diarias por cualquier causa es de aproximadamente 150 000 personas, las muertes por hambre alcanzan el 16 % del total. Un 75 % de los fallecidos son niños menores de cinco meses. El Instituto de desarrollo y política alimentaria afirma que la hambruna y las guerras causan solo un 10 % de las muertes por hambre. La mayoría de las muertes por hambre se deben a desnutrición crónica. Las familias no consiguen suficientes alimentos debido a diferentes causas, como pobreza, guerras o catástrofes naturales. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que entre 2011 y 2013 el hambre crónica afectó a 842 millones de personas en el mundo. En Europa hubo un largo período de hambrunas a principios del siglo XVII. En aquella época las ciudades estaban creciendo con rapidez y, en los años de malas cosechas, los habitantes de los núcleos urbanos con mayor poder adquisitivo, podían comprar alimentos mientras gran parte de la población, entre ella los propios agricultores, no podían.

Hambruna artificial

 

El crecimiento de la producción alimentaria ha sido mayor que el crecimiento de la población. La producción de alimentos por persona se incrementó durante el período 1971-2005, sin embargo, sigue habiendo miles de muertes diarias debido al hambre. Se denomina hambruna artificial a la insuficiencia de alimentos debida a factores deliberadamente provocados. Se da en regiones ambientalmente aptas para dar sustento a su población pero donde sus habitantes sufren hambre (en casos extremos, se producen los alimentos necesarios, pero la población se ve privada de utilizarlos). El 16 de septiembre de 2009 la PMA (o Programa Mundial de Alimentos), una agencia especializada de la Organización de las Naciones Unidas anuncia que «la ayuda alimentaria mundial está en su nivel más bajo en los últimos veinte años, a pesar de que el número de personas en estado crítico de hambruna se está disparando en 2009 a su punto más alto de la historia». Informa igualmente la agencia de que se producen suficientes alimentos en el mundo para alimentar a todos sus habitantes pero que el problema radica en la baja eficiencia para llevarlos a quienes los necesitan.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.