¿Por qué celebramos el Mes de la Herencia Hispana?

El Mes de la Herencia Hispana se celebra cada año entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre con el propósito de rendir tributo y reconocer las contribuciones de los hispanos a la cultura de los Estados Unidos. En 1968, el Congreso autorizó al presidente Lyndon B. Johnson a que proclamara la Semana Nacional de la Herencia Hispana, que incluía el 15 de septiembre –fecha en que se celebran las independencias de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua– y 16 de septiembre y el 18 de septiembre –fechas en que México y Chile celebran su independencia. Para estimular la participación, el presidente Gerald R. Ford emitió una proclama en 1974 que instaba a las escuelas y a las organizaciones de derechos humanos a participar de lleno en esa semana. Veinte años más tarde, el 17 de agosto de 1988, el presidente Ronald Reagan reiteró la llamada de Ford a un reconocimiento más amplio de los estadounidenses de origen hispano y para ello el Congreso aprobó la Ley 100-402 que amplió la celebración por un periodo de 31 días al que se denominó Mes Nacional de la Herencia Hispana – desde el 15 de septiembre al 15 de octubre, oficializando de esta forma la celebración. El presidente Ronald Reagan fijó por ley en 1988 la celebración del Mes de la Herencia Hispana, que habría de realizarse cada año por un periodo de un mes. Reagan extendió y le dio oficialidad a una fiesta que había sido creada dos décadas antes por el presidente Lindon B. Johnson El Mes de la Herencia Hispana presenta una oportunidad para dirigir la atención nacional a las contribuciones de la comunidad hispana a la sociedad estadounidense. Gran parte de las actividades programadas durante este mes ayudan a difundir la cultura hispana y a celebrar los logros individuales de los hispanos en este país. El Mes de la Herencia Hispana se conmemora del 15 de septiembre al 15 de octubre. Durante este mes, muchas actividades alrededor del país celebran el gran aporte de los hispanos a la cultura de los Estados Unidos. Hoy en día la cultura hispana es parte integral de la cultura estadounidense y se puede observar en su gran diversidad de sabores, música, idioma y costumbres. A continuación se dan a conocer algunos datos interesantes sobre la comunidad hispana, que continúa creciendo tanto en números como en aportaciones económicas, sociales y culturales. La población hispana en los Estados Unidos es el grupo minoritario más grande del país con más de 57 millones de personas, o el 18 por ciento del total de la población, de acuerdo con el censo realizado por el Pew Research Center de 2014. Se calcula que 40 millones de personas hablan español en casa y más de la mitad dicen hablar inglés “muy bien”, según datos de la Oficina del Censo de 2015. Hay varios apellidos hispanos que figuran en la lista de los 15 más comunes en Estados Unidos. El más popular, de acuerdo al Censo de 2000, es García, que ocupa el octavo lugar. Rodríguez, Martínez y Hernández ocupan el noveno, decimoprimero y decimoquinto lugar, respectivamente. Hoy en día hay 1.3 millón de hispanos actualmente inscritos en las Fuerzas Armadas del país. Además, hay aproximadamente 1.1 millón de hispanos mayores de 18 años que son veteranos de las Fuerzas Armadas. Los hispanos son gente de negocios. El número de empresas hispanas en los Estados Unidos aumentó en un 43.7 por ciento entre 2002 y 2007, según las cifras más recientes del Censo. La tasa de crecimiento fue el doble comparada al resto de la población. En 2015, el 23 por ciento de los hispanos mayores de 25 años tienen diploma de educación secundaria, o high school. Asimismo, el 4.5 por ciento de los hispanos mayores de 25 años cuentan con un diploma universitario, de acuerdo con datos de la Oficina del Censo. ¿Sabías que el Gobierno federal ofrece asistencia financiera en la forma de préstamos y becas a todas las personas que desean asistir a la universidad?. La ayuda se ofrece a través de la Oficina de Ayuda Federal para Estudiantes del Departamento de Educación. Los hispanos representan el 18 por ciento de la población total del país. En adición, hay 3.7 millones de residentes en Puerto Rico, territorio de los Estados Unidos. Así mismo el 43%, es el aumento en la población hispana entre el 1 de abril de 2000 y 1 de abril de 2010, siendo la población hispana la minoría de mayor crecimiento en Estados Unidos. Al menos 119 millones, es la proyección de la población hispana en Estados Unidos para el 2060. Según las proyecciones, la población hispana representará un 28.6 por ciento del total de la población del país.. Los hispanos en Estados Unidos representan a nivel mundial el segundo lugar de población, solo superado por México (112 millones. No hay una población hispana mayor a la de Estados Unidos, 50.5 millones, en ningún otro país. Los hispanos no paran de crecer en todos los niveles y áreas en la vida de Estados Unidos, así tenemos que, el 63% de la población hispana en Estados Unidos se reportaron de origen mexicano en el 2015. Un 9.2 por ciento fueron puertorriqueños, cubanos 3.5 por ciento, salvadoreños 3.3 por ciento y dominicanos 2.8 por ciento. El porcentaje restante le pertenece a los grupos de América Central, Sur América o de otro origen hispano o latino. La población hispana que vivía en California en el 2015 alcanza los 15.2 millones, frente a los 11 millones reportados en el 2000. Son 16 los estados con al menos medio millón de hispanos en su población: Arizona, California, Colorado, Florida, Georgia, Illinois, Massachusetts, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Carolina del Norte, Pennsylvania, Texas, Virginia y Washington. 46.3% de la población en Nuevo México que reportaron origen hispano en el Censo del 2010, el más alto de todos los estados. Además, los hispanos representaron una quinta parte en California y Texas (38 por ciento), seguido por Arizona (30 por ciento), Nevada (27 por ciento), Florida (22 por ciento) y Colorado (21 por ciento). Nuevo México reportó 953,403 hispanos. Un 148% fue el aumento en la población hispana en Carolina del Sur entre el 1 de abril de 2000 y 1 de abril de 2010, el más alto reportado entre todos los estados. La población hispana de Los Ángeles County, California, ascendió a 4.9 millones en 2015, el más alto de todos los condados. El 96% de la población de Webb County, Texas, reportaron ser de origen hispano en el 2010. La más grande de todos los condados.  Fueron 25 los estados en los que los hispanos fueron la minoría más grande reportada en 2014 de acuerdo con el Pew Research Center. Estos estados fueron Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Idaho, Illinois, Iowa, Kansas, Maine, Massachusetts, Nebraska, Nevada, New Hampshire, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oklahoma, Oregón, Rhode Island, Texas, Utah, Vermont, Washington y Wyoming. Un estimado de 3.3 millones de empresas propiedad de hispanos a nivel nacional en 2012, frente a los 2,3 millones que había en 2007, lo que representa un crecimiento del 46.3 por ciento, de acuerdo con datos de la Oficina del Censo. En su proclamación del Mes de la Herencia Hispana del año 2004, dijo el Presidente George W. Bush: “En el Mes Nacional de la Herencia Hispánica, reconocemos a los hispánico-norteamericanos por ayudar a configurar nuestro carácter y fortalecer a nuestras comunidades. La cordialidad y vitalidad de la cultura hispánica son grandes dones para Estados Unidos y son parte del tejido único de nuestro país. Los hispánico-norteamericanos han enriquecido a nuestra nación con contribuciones en muchos campos y profesiones, entre ellas la educación, las leyes, el gobierno, los negocios, la ciencia, los deportes y las artes. Desde la fundación de nuestra nación los hispánico-norteamericanos han servido con valentía en las fuerzas armadas de Estados Unidos, ganando más de tres docenas de Medallas de Honor e innumerables condecoraciones militares de distinción por su liderazgo, valentía y patriotismo. Hoy, los hispánico-norteamericanos en nuestras fuerzas armadas, Guardia Nacional y unidades de reserva mantienen ese legado de orgullo cuando siguen vigilantes en las líneas del frente de la libertad. El trabajo duro, los valores y la devoción a la comunidad de los hispánico-norteamericanos establecen un ejemplo positivo para todos los estadounidenses.” En su proclama del año 2009, dijo el Presidente Barack Obama: “La historia de los hispanos en Estados Unidos es la historia del propio Estados Unidos. Los valores de la comunidad hispana —el amor a la familia, una fe profunda y constante, una sólida ética de trabajo— son valores estadounidenses. Los hispanos reúnen las ricas tradiciones de comunidades con raíces en Estados Unidos que datan de hace siglos y la energía y empuje de inmigrantes recientes. Muchos asumieron grandes riesgos para comenzar una nueva vida con la esperanza de forjar un futuro mejor para sí mismos y sus familias. Los hispanos han desempeñado una función vital en los sucesos y los movimientos que han moldeado nuestro país. Han enriquecido nuestra cultura y aportado creatividad e innovación a todo, desde los deportes hasta las ciencias, desde las artes hasta la economía. Los hispanos han servido con honor y distinción en todo conflicto desde la Guerra de la Revolución, y han hecho aportes invalorables por medio de sus servicios a nuestro país. Dirigen corporaciones, entidades sin fines de lucro, instituciones educativas y movimientos sociales. Trabajan en todos los niveles del gobierno, desde las juntas escolares hasta los capitolios estatales, y desde los concejos municipales hasta el Congreso. Y por primera vez en la historia de la nación, una latina ocupa un escaño entre los nueve jueces de la Corte Suprema. A medida que los hispanos continúan enriqueciendo el carácter de nuestra nación y perfilando nuestro futuro común, afianzan la promesa de Estados Unidos y confirman la narrativa de unidad y progreso estadounidense.”

 

 

1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.