Proyecto de ley para ampliar casa por cárcel por enfermedad

El Senado aprobó la legislación auspiciada por la Senadora Sandra Bolden Cunningham que ampliaría la elegibilidad de presos por libertad condicional médico para incluir a presos encarcelados con incapacidades físicas permanentes. El proyecto de ley, S-3217, ampliaría la ley actual exigiendo que los reclusos que tienen una incapacidad física permanente sean elegibles para libertad condicional médica. Una “incapacidad física permanente” se definiría en el proyecto de ley como un pronóstico de que un recluso tiene una condición médica que los incapacita permanentemente de realizar actividades de convivencia que resultan en que el recluso requiera atención las 24 horas del día, y que no sufría de la condición en el momento de la sentencia. En la actualidad, un preso puede ser puesto en libertad condicional si la Junta de Libertad Condicional del Estado de Nueva Jersey concluye que el preso tiene una enfermedad terminal o enfermedad que los hace incapaces de cometer un crimen si son puestos en libertad condicional.  “Todo el mundo merece la atención necesaria que necesitan cuando se trata de atención médica y los reclusos frente a una grave emergencia médica no son una excepción”, dijo la Senadora Cunningham (D-Hudson). “Al igual que los reclusos con enfermedades terminales, si el individuo no representa una amenaza para la comunidad y padece de una incapacidad física permanente que requieren atención las 24 horas deben ser también elegibles para la liberación en estos casos excepcionales”.  Según el proyecto de ley, la junta estatal de libertad condicional tendría que explicar en el expediente las razones para conceder o denegar la libertad condicional médica.  El proyecto de ley requerirá además que la junta de libertad condicional se asegure de que cualquier preso que solicite la libertad condicional médica tenga la oportunidad de solicitar beneficios de asistencia médica bajo el programa de Medicaid. Además, la junta de libertad condicional estaría obligada a garantizar que se proporcione a los solicitantes la asistencia necesaria para completar la solicitud. La legislación también prohíbe a un solicitante que se le niegue la inscripción en el programa de Medicaid a base de que él o ella es un recluso en un centro correccional. De acuerdo con la ley, si un recluso se inscribe en Medicaid mientras está encarcelado, los pagos de Medicaid comenzarán con la liberación del recluso. “No podemos dar la espalda a las personas encarceladas, particularmente cuando se trata de su salud. Deberían tener la oportunidad de obtener Medicaid independientemente de sus antecedentes criminales “, agregó la Senadora Cunningham. Según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, otros estados han promulgado legislación sobre los requisitos de elegibilidad para los reclusos que buscan libertad condicional médica. Esto incluye California, Louisiana y Rhode Island. El proyecto de ley fue aprobado por el Senado con un voto de 21-9 y ahora regresa a la Asamblea para una votación final antes de dirigirse al escritorio del gobernador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.