Que se espera del encuentro cara a cara entre Donald Trump y Kim Jong-un

Tras mucha especulación, los líderes mundiales se reunieron 45 minutos en privado Después de unos 45 minutos reunidos cara a cara, el presidente de Estados Unidos Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un dieron por finalizada la primera etapa de su tan esperado encuentro. Al finalizar el encuentro privado y en medio de las ráfagas de las cámaras fotográficas, pudo escucharse a Trump diciendo: «Así se hará», aunque no quedó claro a qué hacía referencia. Asimismo, mientras caminaba con Kim por un balcón, el mandatario norteamericano lanzó que la reunión fue «muy, muy buena», y declaró que ambos tienen una «excelente relación». «Tendremos una relación fantástica, no tengo ninguna duda», dijo Trump, sonriendo junto a Kim, antes de esa reunión. Por su parte el líder norcoreano reconoció que «no había sido fácil» llegar hasta aquí. «Los viejos prejuicios y prácticas fueron obstáculos en nuestro camino hacia adelante pero los superamos todos y hoy estamos aquí», aseguró.

Trump y Kim se dan histórico apretón de manosVideo  La reunión ampliada a los miembros de sus respectivas delegaciones comenzó minutos después de haber terminado el encuentro personal entre los líderes. La cumbre se realizó en el hotel Capella, donde proseguirán las conversaciones entre las partes en un almuerzo que pondrá fin a su cumbre histórica. En estas conversaciones ampliadas, Trump es acompañado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, el asesor nacional de Seguridad, John Bolton y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly. La metamorfosis de Kim Jong-un: de amenazar con «domar con fuego» a Trump, a reunirse con élVideo A pesar del espectacular acercamiento diplomático de los últimos meses, persisten numerosas incógnitas respecto a la cumbre entre los dos dirigentes. Trump, que lleva poco más de 500 días en la Casa Blanca, afronta uno de los momentos más importantes de su presidencia en el escenario internacional, donde ha disgustado a numerosos mandatarios, incluidos algunos de los aliados de Estados Unidos. Los líderes mundiales se estrecharon la mano en Singapur, en un encuentro tan sorprendente como esperado por todo el mundo, luego de muchos años de tensiones. El arsenal nuclear norcoreano, que provocó una serie de sanciones de la ONU a lo largo de los últimos años, será la cuestión central de las conversaciones Trump-Kim. Corea del Norte, que multiplicó desde 2006 los ensayos nucleares y balísticos, se ha declarado a favor de la desnuclearización aunque nunca ha entrado en detalles sobre la forma de llevarla a cabo.

 

 

Al menos no estamos camino a una guerra nuclear

Sería inteligente enfocarse primero en el panorama general. Hace apenas unos meses, Corea del Norte y los Estados Unidos estaban caminando hacia una guerra nuclear. Hoy, ya no estamos en ese camino. Dicho esto, el Acuerdo de Singapur entre el presidente Donald Trump y el presidente Kim Jong Un podría haber sido mejor. Poner fin a los juegos de guerra entre EE.UU. y Corea del Sur es una concesión importante y recibir a cambio solo una desnuclearización «completa» –en lugar de la desnuclearización completa, verificable e irreversible al que la administración Trump se ha referido durante todo el período previo a la estas conversaciones– no es suficiente, al menos en el corto plazo.

YJ Fischer: No es probable que el acuerdo de Trump con Corea del Norte sea mejor que el trato de Obama con Irán

La reunión del presidente Donald Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un resultó ser un asunto modesto. Para todos los rumores del Premio Nobel de la Paz, los dos líderes hablaron cara a cara durante unos 20 minutos, cuando se tiene en cuenta la traducción lenta y consecutiva. La reunión fue visualmente dramática pero sustancialmente superficial. El progreso mínimo no es sorprendente teniendo en cuenta que China, que tiene la mayor influencia sobre Kim, no estaba allí. También hay una historia que advierte sobre la dificultad de lograr un acuerdo nuclear integral y verificable con un régimen deshonesto. Trump y Kim aún deben acordar los principios de desarme, crear un cronograma para la implementación y desarrollar medidas de verificación estrictas. Este último obstáculo será particularmente complicado. Trump estableció un alto nivel cuando declaró que las inspecciones invasivas del acuerdo nuclear de Irán eran insuficientes. El gobierno de Obama había asegurado el monitoreo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, de cada sitio nuclear en Irán, el derecho a acceder a sitios civiles y militares no declarados y sanciones que podrían ceder ante la primera señal de violaciones. Lograr ese estándar con Corea del Norte será difícil sin importar qué tan buena sea la dinámica personal entre Trump y Kim, superarla será casi imposible.

Juliana Silva y Bill McGowan: ¿Quién ganó en la primera reunión?

Si la historia sirve de guía, una sola reunión informal entre los jefes de las dos naciones rivales probablemente no produzca ningún avance sustancial. Ronald Reagan y el líder soviético Mikhail Gorbachev necesitaron tres reuniones para llegar a un acuerdo y el presidente egipcio Anwar Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin estaban listos para desbandar a Camp David sin lograr nada antes de que el presidente Jimmy Carter negociara los acuerdos de Medio Oriente. Dejando a un lado todas las fanfarronerías y la retórica, ¿quiénes somos para decir si Donald Trump o Kim Jong Un fueron los vencedores? Ante la ausencia de noticias o desarrollos reales, podría depender solo de quién ganó la guerra óptica, una batalla que preocupa a estos hombres, tal vez sobre todos los demás.

Kim salió de su limusina con aspecto sombrío, su cabeza inclinada transmitía cierto derrotismo. Trump salió de su limusina tirando de su chaqueta, con expresión tensa, su corbata roja colgando, como de costumbre, debajo de la hebilla de su cinturón. Luego se juntaron, emergiendo desde extremos opuestos del área de preparación, con Trump extendiendo su mano un poco ante Kim. Y en el momento en que sus manos se agarraron, Kim logró lo que su padre y su abuelo no pudieron: se mantuvo como un igual al lado del presidente de los Estados Unidos, con las banderas de Estados Unidos y Corea del Norte igualmente exhibidas detrás de ellos. Esta era la oportunidad fotográfica con la que los norcoreanos solo podían fantasear, hasta ahora. El lenguaje corporal de Trump parecía comunicar un intento de simpatía. En lugar del tironeo, el apretón de manos del macho que le dio al presidente francés Emmanuel Macron, inició un breve toque en la parte superior del brazo … nada demasiado agresivo o presuntuoso. En la escala de lenguaje corporal, la primera ronda (y sabemos que habrá otras) pareció ser para Kim Jong Un, simplemente en base al entusiasmo y la voluntad de participar en estas conversaciones. Kim parecía un hombre que estaba obteniendo exactamente lo que esperaba. Trump, por otro lado, parecía un hombre que había sido arrastrado a regañadientes a la mesa de negociación. Pero hay una categoría que se puede calificar como un empate: una en la que ni Trump ni Kim podrían reclamar la victoria sin que se les riñe de Singapur: la guerra de los peinados. En la batalla entre el mohawk doble ancho de Kim y el peinado multidireccional de Trump, no hay un claro vencedor.

Euny Hong: El que diga que no está confundido, miente

Estoy confundida por la cumbre, como todos. No tengo conclusiones radicales, solo pensamientos incompletos:

1) Kim sigue las reglas de las citas ciegas en línea: cuando se encuentre con alguien por primera vez, dígale desde el principio que debe irse en un momento determinado.

2) La foto de las manos temblorosas de Trump y Kim realmente se parecía a la configuración de un sketch de SNL. Definitivamente hay una cosa como demasiadas banderas.

3) Me siento reivindicada y presumida, porque intenté decirle a todos que este no era el acuerdo de paz de Camp David. Eso no iba a pasar. Ellos no me creyeron.

4) Hay una delgada línea entre inteligente y estúpido, para citar a Spinal Tap, y es imposible saber quién es cuál.

5) Estoy más convencido que nunca de que Trump y Kim no están realmente a cargo aquí. Este es un trabajo para verdaderos profesionales de Realpolitik, ni Trump ni Kim se ajustan a esa descripción, por lo que ambos se mostraron tan cómodos en la cumbre.

6) Los medios se burlaron de Trump porque antes de la cumbre había dicho que realmente no se había preparado, que iba a enfrentar a Kim confiando en «mi toque, mi instinto».

¿Soy la única persona que piensa que esa no es la idea más estúpida del mundo? Porque resultó que tocar y sentir eran en realidad un método tan bueno como cualquier otro. No necesitaba saber nada para esta cumbre. Tampoco Kim.

7) Pero, ¿qué sé? Cualquiera que le diga que sabe exactamente lo que está sucediendo entre EE.UU. y Corea del Norte está diciendo una mentira.

Frida Ghitis: Lo que nos dice la efusividad de Trump sobre un tirano brutal

Hay dos Trumps. El presidente puso cada uno en exhibición en el transcurso de poco más de 48 horas. El contraste ofrecía un espectáculo severo y perturbador. Trump pasó de atacar verbalmente al primer ministro democráticamente elegido de Canadá, vecino de Estados Unidos y leal aliado, a alabar innecesariamente a un tirano brutal.

Sin duda, es bueno que Trump se involucre en la diplomacia con Corea del Norte en lugar de ir a la guerra. Todos debemos esperar que el proceso sea exitoso, incluso si hay muchas razones para el escepticismo. Pero no hay excusa para halagar a un hombre como Kim Jong Un.

«Es un honor», dijo efusivamente Trump sentado junto al joven dictador, «y tendremos una relación excelente, no tengo dudas». No había necesidad de eso y era absolutamente inexcusable. A veces, el camino hacia la paz requiere hacer tratos con personas desagradables. No es necesario decirle al mundo que es un honor sentarse con ellos. De hecho, Kim no intentó congraciarse con Trump, diciendo simplemente que los dos países se sobrepusieron a los obstáculos para llegar a este momento.

Kim preside un país que mantiene un sistema de campos de concentración para cualquier persona que el régimen considere desleal junto con los miembros de su familia. Los prisioneros mueren de inanición, tortura y exposición. Un informe de la ONU lo describió con horripilantes detalles. Todo su país es una prisión, una custodiada por un régimen con armas nucleares que ha atacado repetidamente a su vecino y ha amenazado a los Estados Unidos. Trump ya había elevado y fortalecido al régimen y a su líder al proporcionarle esta puesta en escena fotográfica. No había necesidad de aumentar ese indeseable efecto colateral al unir elogios al dictador.

Trump pensó que se beneficiaría de insultar a un líder democrático, que responde a los votantes, y abrazar a un tiránico que no responde a nadie. Un Trump era petulante y hosco, el otro encantador y cálido. Trump ha demostrado una vez más cuánto se siente más cómodo con los líderes autoritarios que con los elegidos democráticamente. Él ha mostrado a cuáles admira más.

Así fue el saludo militar de Trump a un general norcoreano que muchos consideran inapropiado

Las críticas se concentran en la deferencia de Trump al general No Kwang Chol que podría ser utilizada por el régimen de Kim Jong Un para mostrar su legitimidad ante el mundo cuando no existen ni siquiera lazos diplomáticos desde que terminó la guerra entre las dos Coreas en 1953. La televisión estatal de Corea del Norte divulgó este jueves un documental sobre la cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder Kim Jong Un en el que se ve al mandatario estadounidense saludar con la marca militar al viceministro de Defensa, No Kwang Chol, quien estuvo a cargo de los programas nuclear y misilístico de Pyongyang. En las imágenes, Trump da la mano a varios miembros del gabinete de Kim. Al encontrarse con el general primero le extiende su mano, pero no recibió el apretón que esperaba. El militar se llevó la mano derecha a la frente y el mandatario respondió de la misma forma. Los presidentes no están obligados a utilizar el saludo militar ni siquiera con los soldados de su propio ejército, explica el diario The Washington Post. Mucho menos a un oficial de un ejército extranjero y, en este caso, de uno con el que el país está técnicamente en guerra. Las hostilidades de la guerra entre Corea del Norte y Estados Unidos están suspendidas por el armisticio de 1953.

Michael Desch, profesor de la Universidad de Notre Dame y quien ha escrito sobre el liderazgo civil en el mundo castrense de Estados Unidos, dijo al Post que el saludo de Trump a No Kwang Chol fue inusual e «inapropiado». John Kirby, analista militar y diplomático de CNN, lo consideró «llamativo». «Ellos (en Corea del Norte) pueden ver en esto un valor propagandístico. Muestran el nivel de deferencia y respeto que Trump les ha ofrecido a ellos y a sus líderes militares (…) Fue inapropiado de su parte desde el punto de vista protocolar, y ahora está jugando a favor de la propaganda norcoreana sobre su legitimidad en el ámbito mundial». Para Kirby, lo apropiado hubiera sido que el mandatario solo inclinara su cabeza y estrechara su mano con el general. Un funcionario estadounidense dijo a CNN que Trump había sido instruido sobre el protocolo que incluía no saludar con el gesto militar a miembros de la fuerza armada de un país extranjero. La Casa Blanca, sin embargo, no consideró el gesto inapropiado, sino como una forma de demostrar respeto a Kim y su entorno. El saludo de Trump al general No Kwang Chol hace recordar las críticas que recibió el expresidente Barack Obama en 2012 por haberse inclinado ligeramente para saludar al rey de Arabia Saudita Abdullah durante una cumbre del G-20. En ese momento, Trump lo catalogó de «amateur». Los republicanos dijeron que se había «humillado».

Los medios indican que el líder norcoreano llevaba unos zapatos peculiares durante su encuentro con el mandatario estadounidense. Explican que Kim Jong-un utilizó un calzado con plataformas para parecer más alto estando al lado de Trump.

En efecto, el presidente de EEUU mide 190 centímetros, mientras que la estatura del líder de Corea del Norte es alrededor de 167 cm. No obstante, durante la histórica cumbre de Singapur la diferencia de altura no se notaba tanto, según observa el periódico surcoreano Chosun Ilbo. «Durante la cumbre, Kim Jong-un podía mirar a los ojos de Trump sin levantar la cabeza. Cuando los líderes estaban de pie uno junto a otro, se veía que la diferencia parecía ser de unos diez cm. Kim habría utilizado plataformas o plantillas», señala el medio. Al mismo tiempo, se hace referencia al encuentro entre los líderes de las dos Coreas cuando los zapatos también fueron protagonistas. El periódico destaca que anteriormente hubo una reunión entre Trump y Kim Yong-chol, el Vicepresidente del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea. Si bien el alto funcionario es igual de alto que Kim Jong-un, parecía significativamente más bajo que Trump.

La cumbre de Singapur se celebró el 12 de junio y llego a ser la primera reunión de un presidente de EEUU con un líder de Corea del Norte. Donald Trump y Kim Jong-un hablaron cara a cara para discutir los temas de mayor relevancia, entre ellos el acuerdo de paz y la desnuclearización de la península de Corea.

EEUU busca celeridad en la desnuclearización de Corea del Norte para que finalice durante el mandato de Trump

El secretario de Estado afirmó en Seúl que el líder norcoreano, Kim Jong Un, «entiende la urgencia» del proceso, que se hará de manera «secuencial y con condiciones». Calcula que «la mayor parte» del desarme nuclear debería coincidir con el final del gobierno de Trump, en 2020. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, insistió este miércoles en Seúl en que Washington espera que Corea del Norte avance rápidamente en el proceso de desnuclearización, con base a lo acordado en la cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong Un, una condición necesaria para que proceda el levantamiento de las sanciones contra Pyongyang.

Lo novedoso es que Pompeo, que dirigirá las negociaciones siguientes con los norcoreanos, espera que «la mayor parte» del desarme nuclear norcoreano haya terminado al final de la presidencia de Trump en 2020. Kim «entiende la urgencia» que requiere el proceso, según adelantó el jefe de la diplomacia estadounidense, que ya se ha reunido con el gobernante norcoreano tres veces este año. El desmantelamiento del apresto nuclear norcoreano se implementará de manera «secuencial y con condiciones», agregó.

En una rueda de prensa celebrada tras una reunión con sus homólogos de Corea del Sur y Japón, Kang Kyung-wha y Taro Kono, Pompeo abundó en el crucial asunto que quedó plasmado en términos generales y vagos en el mencionado acuerdo, en el que no se detallaron mecanismos concretos ni plazos de implementación para ninguno de los puntos. Pompeo subrayó que el Gobierno Trump sigue apostando por la «desnuclearización completa, verificable e irreversible» por la que abogó antes de la cumbre. El gobierno estadounidense impuso en febrero pasado el «mayor conjunto de sanciones contra Corea del Norte» que afectan a 56 entidades relacionadas con el comercio y traslado de mercancías, medidas que se añadieron a sanciones previamente establecidas. En ese momento, Trump destacó: «Hemos impuesto las más duras sanciones jamás aplicadas a un país».Las sanciones contra Pyongyang buscan reducir las fuentes de ingresos y combustible que utiliza el régimen para financiar su programa nuclear y mantener sus fuerzas armadas. Pompeo, que también se reunió este miércoles con el presidente surcoreano Moon Jae-in para detallarle los resultados de la cumbre, viaja a Pekín para continuar la ronda de contactos regionales tras la histórica cita de Singapur. Trump y Kim firmaron una declaración conjunta con la que se comprometen a abrir una nueva era de relaciones y a establecer «una paz estable y duradera» mientras Washington brinda garantías de supervivencia al régimen y ambos trabajan para lograr la desnuclearización de la península coreana. La cumbre del martes, la primera entre un dirigente norcoreano y un presidente estadounidense en ejercicio, tuvo un gran impacto mediático, pero sus resultados tangibles, en particular sobre la desnuclearización de Corea del Norte, aún generaban interrogantes.

Con respecto a la suspensión de maniobras conjuntas anuales de Corea del Sur y EEUU anunciada por sorpresa por Trump al término de la cumbre, la canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, descartó que la alianza Seúl-Washington se vaya a resentir por este motivo y dijo que es un tema que «deben decidir mediante conversaciones las respectivas autoridades de defensa». Corea del Norte considera estos ejercicios como un ensayo para invadir su territorio, por lo que las palabras de Trump se interpretan como una concesión hacia el régimen para lograr que avance en su desnuclearización. Tras el encuentro, Trump dijo el miércoles que su «acuerdo» con Kim evitó una «una catástrofe nuclear» y que ya no existe más esta amenaza desde Corea del Norte. «No más lanzamientos de cohetes, ensayos o investigaciones nucleares», escribió en Twitter desde Washington Trump. Pese al optimismo de Trump, los expertos en el tema de Corea del Norte siguen preocupados de que Kim no entregó garantías específicas en la cumbre, que si le sirvió como una plataforma de publicidad. Lo planteaba este martes el influyente senador demócrata por Maryland Chris Van Hollen al señalar que el régimen de Pyongyang posee el mismo arsenal nuclear que hace 48 horas. «¿Realmente cree que una foto puso fin al programa nuclear de Corea del Norte?», escribió. Las preocupaciones también parecían compartirse en Corea del Sur y en Japón. La jefa de la diplomacia surcoreana dijo que «la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos es más fuerte que nunca», mientras que su par nipón dijo que Japón entendía que la interrupción de los ejercicios militares era contingente con los pasos de Corea del Norte hacia una desnuclearización.

Estados Unidos tiene unos 30,000 soldados desplegados de manera permanente en Corea del Sur para proteger a su aliado ante la amenaza del Norte, que la invadió en 1950 dando lugar a la Guerra de Corea, que duró hasta 1953 y terminó con un armisticio y no un tratado de paz.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.