¿Quiénes guían la caravana migrante? Esto es lo que encontramos al buscar a sus líderes

Desde que algunos miembros de la caravana de migrantes centroamericanos, incluyendo mujeres y niños, fueron repelidos con gases lacrimógenos en la frontera entre México y California, se ha vuelto a formular la pregunta sobre quién o quiénes tienen el timón de esta nueva ola migratoria. “Eso también me lo pregunto yo”, dijo un funcionario de derechos humanos en Tijuana. ¿Quién organizó la marcha pacífica que derivó en un intento fallido de entrar por la fuerza a Estados Unidos? ¿A quién se le ocurrió llevar madres y niños hasta la frontera cuando fueron repelidos con gases lacrimógenos? ¿De quién fue la idea de hacer una huelga de hambre?

Estas preguntas siguen en el aire cuando la caravana de migrantes centroamericanos se encuentra en uno de sus periodos más críticos desde que partió desde Honduras a mediados de octubre. Más de 6,100 migrantes enfermos, hambrientos y cansados han quedado varados en Tijuana, mientras las autoridades mexicanas han comenzado a trasladarlos a un segundo albergue debido a las pésimas condiciones en las que terminó la unidad deportiva que les dio alojamiento dos semanas. En tanto, el gobierno estadounidense no quiere agilizar la recepción de solicitudes de asilo (solo recibe 40 al día). Cuando se pregunta quién tiene la dirigencia de éxodo masivo de refugiados nadie levanta la mano. Varios miembros de la caravana han dicho que todos toman las decisiones, aunque a veces la situación se sale de control porque surgen líderes espontáneos que no miden las consecuencias. Así explican el plan de intentar pasar hacia California por la fuerza el domingo. Quienes estuvieron en el lugar cuentan que madres que llevaba niños, algunos en pañales, decidieron seguirlos porque tampoco anticiparon lo que ocurriría. Todos pensaron que pasarían sin problemas y que si los detenían los agentes de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) podían presentarles sus casos de asilo. Pero el resultado fue caótico. “Eso yo también me lo pregunto yo”, dice Edgar Corzo Sosa, representante de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH), al ser cuestionado sobre si ha identificado a los dirigentes de esta caravana. “Vemos gente con megáfonos, pero no sabemos si son los líderes. Yo lo único que veo son las caras de estos migrantes y la protección a sus derechos humanos”, señala el funcionario.

“La gente no se deja guiar”

El rol de las dependencias municipales, estatales y federales, así como de corporaciones militares, se limita a procurar que en los campamentos les ofrezcan alimentos, ropa, cobijas, atención médica y una larga lista de servicios básicos. También se encargan de vigilar el lugar y de que se cumplan las normas. Pueblo Sin Fronteras, la organización civil que está detrás de la logística de la caravana, tampoco asume el liderazgo de estos migrantes. Se describen más bien como “acompañantes” y “aliados”, aunque su función también es de voceros, proveedores de servicios legales y mediadores ante las autoridades.

Cuando se anunció este jueves que 25 hombres y 25 mujeres iniciaban una huelga de hambre, integrantes de la organización conversaron con policías y representantes del Instituto Nacional de Migración (INM) para exponerles sus demandas. Ellos encabezaron una marcha que intentó llegar a la garita ‘El Chaparral’, pero les cerraron el paso decenas de agentes federales. Este grupo, que periódicamente se integra a estas caravanas en Chiapas, también se encarga de anotar en una lista los nombres de quienes piden asilo y les van informa a través de un grupo en WhatsApp el orden en que los casos son recibidos por funcionarios de la CBP en la garita de San Ysidro. “Aquí no hay coordinador, todos deciden. Las madres fueron las que decidieron ir a marchar”, asegura Sandra Pérez, una hondureña que es integrante de Pueblos Sin Fronteras. Ella llegó a Tijuana en la caravana que partió de Centroamérica en la primavera. Esta vez se unió al contingente en la frontera entre México y Guatemala, y se vino con este igualmente a pie, pidiendo aventón y en buses. “La gente no se deja guiar, no se deja organizar”, describe Pérez, de 44 años y quien se gana la vida limpiando un hotel en esta ciudad fronteriza. Ella cuenta que la tarde del miércoles alguien propuso que realizaran un ayuno para pedirle al gobierno de EEUU que reciba más casos de asilo y los saque más rápido de las duras condiciones en los albergues improvisados en Tijuana. No sabe quién lanzó la idea, pero dice que está dispuesta a solidarizarse y dejar de comer un tiempo, aunque eso afecte su salud. Pérez cree, sin embargo, que la caravana es débil porque nadie tiene la batuta. “Hacen falta los líderes”, expresa esta mujer citando el caos ocurrido en la frontera el pasado fin de semana. Ella estuvo ahí y tampoco anticipó que les lanzarían proyectiles con gases lacrimógeno y balas de goma. “Empezaron a gritar los jóvenes, fueron los que más se desesperaron. Y detrás de ellos íbamos todos. Se armó un gran relajo”, contó. Esta mujer que se trajo a una sobrina de 5 años, Génesis Pérez, cree que detrás de ese incidente que terminó mal -con más de 140 arrestos y varios lesionados- está la inexperiencia de los que intentaron burlar el operativo de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP). “Hicieron mal”, lamentó.

“Entre más vayamos, más nos escuchan”

En una conferencia de prensa este jueves, el hondureño David López habló sobre las demandas del grupo y sonrió con sarcasmo cuando un reportero le preguntó cuál era su rol en esta que sería -dijo aquel- su tercera caravana. “Aquí no hay líderes. Aquí todos somos migrantes y la lucha es de todos”, respondió un tanto enfadado. Después López, de 23 años, negó que anda de éxodo en éxodo. Él fue uno de los que conversaron con policías y funcionarios del INM para explicar que intentarían llegar a la garita ‘El Chaparral’ y allá iniciar el ayuno para presionar a la administración de Donald Trump. En una breve entrevista con Univision Noticias, López explicó de esta manera su presencia en el campamento: “venimos acompañando, solo eso; la unión hace la fuerza”. Aseguró que les ha funcionado la estrategia de que nadie tenga el timón. “Entre más vayamos, más nos escuchan”, explicó. Cuestionado sobre quién sugirió cruzar hacia California el domingo, esta fue su respuesta: “Hay muchos compas que ya están desesperados y creían que pasaría lo mismo que pasó en la frontera entre México y Guatemala”. El jueves por la noche, cuando las autoridades mexicanas comenzaron a trasladar a cientos de migrantes a un segundo albergue de emergencia con el fin de protegerlos de la lluvia y del frío, no había un líder que les dijera qué hacer.

Cada quien tomó una decisión: unos decían que se quedarían a pesar de la insistencia de policías y empleados municipales; otros, en cambio, se subían cabizbajos a una fila de autobuses del transporte público que les ofreció el gobierno local. “No se le obliga a nadie. Si quieren seguir mojándose, síganse mojando”, decía un policía a los indecisos.

 

Cada caso de asilo es único: estos son los consejos que dan expertos a la caravana de migrantes

Antes de dar un paso, infórmese, busque el consejo de un abogado, tenga paciencia, averigüe si tiene méritos para pedir asilo o si puede pedir un permiso de trabajo en México. No ingrese ilegalmente a EEUU porque perderá sus derechos y lo pueden deportar. Abogados y activistas tanto en México como en Estados Unidos, buscan maneras para hacer llegar información a los miembros de la caravana de migrantes que se encuentra en Tijuana. El objetivo es proporcionarles herramientas para que tengan la oportunidad de ser escuchados por las autoridades migratorias estadounidenses y un juez de inmigración decida sus futuros.

También les informan respecto a las posibilidades de quedarse en México y obtener una autorización de empleo, sobre todo aquellos que no tienen una causa de asilo y puedan ser deportados a sus países de origen. Estos son los principales consejos que brindan a los miembros de la caravana antes de presentarse en un puerto de entrada (garita) en la frontera.

Ármese de paciencia

El primero es armarse de paciencia, “porque las esperas para ser atendido en las garitas van de tres a cinco meses”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

  • Busque un lugar donde se puedan quedar todo ese tiempo.
  • En un albergue puede encontrar seguridad para usted y su familia.
  • Regístrese en la garita para que le den una ficha (número de espera).
  • Una vez tenga la ficha, esté pendiente cuando lo llamen para que vea a un agente fronterizo.
  • Pero recuerde, las esperas van de 3 a 5 meses y puede que con los días se prolongue por más tiempo.
  • Antes de la caravana las esperas eran de 1 a 3 días.

Qué hacer mientras espera

 

  • Reúna todos sus documentos originales de identificación y sáqueles una copia.
  • Reúna todos los documentos que prueben que tiene un caso de asilo y sáqueles una copia.
  • Si tiene pensado pedir asilo y tiene familiares en Estados Unidos, mándeles los originales y quédese con las copias.
  • Busque información legal sobre la permanencia y oportunidades en México y también en Estados Unidos.
  • No olvide de gestionar la ficha o número de atención en la garita. Pero antes de ir, asesórese con abogados que están ayudando en los albergues de Tijuana.

Cuando pida asilo

  • Los casos de asilo se pueden comprobar legalmente con la declaración del migrante que lo pide.
  • Cada caso de asilo es único.
  • Mucha gente tiene su historia, cicatrices que ponen en evidencia sus historias. Si tiene una historia, tiene derecho a ser escuchado.
  • Si no tiene pruebas que corroboren su historia, eso no quiere decir que no tiene una causa de asilo.
  • Antes de acudir a la garita, busque consejo legal.
  • Cuando se presente, lleve la copia de sus documentos de identificación y de las evidencias que tenga que prueben su caso de asilo.

«Vayan a los talleres»

Irineo Mujica, director general de la organización ‘Pueblo Sin Fronteras´, un grupo que acompaña a la caravana en su recorrido por México, recomendó:

 

  • Pida asesoramiento con abogados que hay en los talleres que Pueblo Sin Fronteras instaló en los albergues de Tijuana.
  • Asesórese antes de hablar y/o tomar una decisión.
  • Si no tiene un caso de asilo en Estados Unidos, busque opciones legales en México.
  • Tenga paciencia, porque el trámite de asilo en la frontera con Estados Unidos, si tiene un caso, demora meses.
  • Si se queda en México, saque un documento o permiso de trabajo.

La información es poder

Para la abogada Soralla Vásquez, integrante del Comité Estratégico de Ayuda Humanitaria que brinda consejo legal a los migrantes de la caravana en Tijuana, dijo que uno de los grandes errores fue que “ las autoridades mexicanas debieron haber dado información a la gente, decirles cuáles eran sus opciones para regularizar sus permanencias en México y no lo hicieron”.

  • Vaya a los talleres montados en los albergues de Tijuana y entérese de cuáles son sus opciones en México.
  • Pregunte a los abogados si tiene un caso de asilo en Estados Unidos y qué debe hacer.
  • Para tener un caso de asilo en EEUU hay varios requisitos. No todos tienen un caso de asilo en Estados Unidos, pero pueden pedir asilo en México.
  • Si se queda en México, tramite una visa o Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias.
  • En los talleres hay un puesto del Instituto Mexicano de Migración (IMM) donde puede obtener este documento.
  • Para obtener una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias sólo necesita una identificación válida.
  • El tener una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias no impide que usted pida asilo en Estados Unidos.
  • El documento tiene una duración de 1 año.

En cuanto a la desesperación registrada en algunos miembros de la caravana, como los hechos del sábado pasado cuando unos 500 migrantes trataron de ingresar a la fuerza a Estados Unidos, Vásquez atribuyó los hechos “a la desesperación causada principalmente por la falta de comunicación de las autoridades mexicana con los miembros y/o dirigentes del movimiento”. También dijo que, si un migrante decide no pedir asilo en Estados Unidos y no quedarse en México, “el IMM tiene un programa de repatriación voluntaria” para que el migrante sea devuelto a su país de origen.

Feria de empleo

Además de asesoría legal, en Tijuana se instalaron ferias de empleo.

  • En estos módulos los migrantes pueden asistir y buscar oportunidades de empleo ofrecidas por empresarios locales.
  • Junto a las ferias funcionan las asesorías de abogados.
  • También fue instalado un módulo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
  • ACNUR da información sobre el proceso de asilo en Estados Unidos.
  • Si identifican casos posibles, les dan acompañamiento hasta la garita para obtener un numero (ficha) y esperar turno para una entrevista.

Los abogados y activistas en el lado mexicano dijeron a Univision Noticias que “el IMM y la Comisión Nacional de Atención a Refugiados agilizan los trámites para que los migrantes tengan una pronta resolución de sus casos”.
“La visa humanitaria es muy útil, es como regularizarlos por un año donde no van a ser perseguidos, pueden trabajar y tomarse el tiempo para reconstruirse y decidir qué harán con sus vidas”, dijo Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del movimiento Vamos Unidos USA de Los Ángeles.,Abogados en México advirtieron que el módulo del IMM solo estará funcionando hasta el 15 de diciembre. “Deben registrarse y pedir la visa humanitaria ahora y no hay límite en cuando al número de visas que otorga el gobierno de México”, indicó Vásquez.

«Cuídense, no violen la ley»

En Los Ángeles, el activista Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del movimiento Vamos Unidos USA, recomendó:

  • Infórmese de sus derechos y oportunidades tanto en México como en Estados Unidos.
  • Mientras estén en territorio mexicano, cuídense, no violen la ley, compórtense.
  • Los alborotadores y los infiltrados en la caravana serán deportados de México.
  • No cometan actos de vandalismo.
  • No trate de entrar a la fuerza a Estados Unidos.
  • Tenemos información de activistas en México que en la caravana hay personas peligrosas que tratan de incentivar desórden. Denúncienlos a las autoridades mexicanas, no los escuchen.

Gutiérrez dijo además que, antes de tomar una decisión respecto a qué hará, “piense con más cuidado si vale o no la pena exponer a sus hijos pequeños. Es muy difícil comprender cómo los migrantes decidieron traer a bebés en carriolas en una travesía de miles de millas, sin recursos ni nada, solo sujetos a la caridad de los pueblos”.
“No me atrevo a calificarlos porque no puedo comprender el grado de desesperación de estas personas para dejar sus países. Es un riesgo extremo el que estamos viendo y debemos ayudarlos, darles asistencia humanitaria”, precisó.

«No entre ilegalmente»

La abogada Rebeca Sánchez-Roig, quien fungió como fiscal de inmigración durante 15 años y ahora ejerce en Miami, Florida, recomendó:

  • No cruce la frontera de EEUU ilegalmente. Un extranjero que ingrese a EEUU ilegalmente puede ser condenado por un delito y ser responsable de una violación civil mediante las leyes de inmigración. La entrada ilegal también acarrea consecuencias para el extranjero que intente solicitar residencia u otro beneficio de inmigración.
  • Los solicitantes de asilo político deben entrar a EEUU a través de un puerto de entrada válido. No cruce ilegalmente. Entréguese a la patrulla fronteriza y pida de inmediato asilo político.
  • El extranjero tiene la obligación de confirmar su identidad y probar el temor que le impide regresar a su país. Debe tener documentos de identidad. Y todo documento que evidencie lo que le sufrió en su país que le ha llevado a solicitar asilo político.
  • No mienta.
  • Solicite la ayuda de un abogado de inmigración con experiencia. El sistema legal en Estados Unidos es complicado y debe solicitar el consejo de un abogado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.