Todo lo que debes saber sobre el ‘croup’, un síntoma cada vez más frecuente de la variante ómicron en niños

Pediatras están notando que los menores de cinco años que dan positivo para el covid-19 muchas veces presentan esta inflamación de la laringe y la tráquea que está asociada a otros virus respiratorios y suele ser bastante común durante la infancia. En medio del repunte de casos y hospitalizaciones pediátricas por covid-19 en EEUU, médicos están detectando un nuevo síntoma asociado a la variante ómicron en menores de cinco años que todavía no son elegibles a la vacuna: el ‘croup’ (laringotraqueítis aguda). Se trata de una inflamación de la laringe y la tráquea que se manifiesta en una tos ronca o ‘perruna’, y que en algunos casos puede dificultar la respiración. El ‘croup’ no es exclusivo del covid-19 y suele acompañar a muchos otros virus respiratorios como la parainfluenza y el virus respiratorio sincitial (RSV). La mayoría de los niños pequeños lo padece alguna vez. Se cree que esta nueva manifestación del covid-19 se debe a que la variante ómicron afecta en mayor medida el tracto respiratorio superior y no los pulmones.  “Los niños pequeños tienen las vías respiratorias superiores tan angostas, que se necesita muy poca inflamación para obstruirlas”, explica a NBC News el pediatra del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Buddy Creech. Además de la característica tos, otra manifestación del ‘croup’ es el estridor, un sonido que acompaña la respiración y que ocurre especialmente cuando el niño llora o está muy activo. Si el estridor se presenta en reposo, puede ser una señal de que hay que buscar atención médica inmediata pues a veces la inflamación es tan pronunciada que impide al niño respirar, advierte la Asociación Estadounidense de Pediatría. Qué hacer si tu hijo tiene ‘croup’ por covid-19 A diferencia del covid-19 para el que todavía no hay tratamientos específicos para niños pequeños, ya existe mucho conocimiento médico sobre cómo tratar el ‘croup’. La mayoría de los niños con ‘croup’ leve pueden ser tratados en casa, aunque si es de moderado a severo se requiere de atención médica. Entre las recomendaciones están:

Mantenlo calmado

El llanto dificulta la respiración y puede empeorar las cosas. Lo primero es serenar al niño.

Usa un humidificador

Aunque no existen estudios científicos que confirmen que ayuda, muchos padres dan fe de sus beneficios. Mejor que el humidificador sea de vapor frío (cool mist) pues los de vapor caliente tienen riesgo de quemaduras. Si no tienes uno en casa, puedes encender la ducha con agua caliente en el baño y hacer que el niño respire el vapor del aire.

Sácalo a respirar aire fresco

Sacar al niño afuera a respirar aire frío y húmedo para reducir la inflamación. Tampoco hay evidencia científica contundente al respecto, pero se cree que ayuda. De hecho, muchos padres notan que al llegar a la sala de emergencia después de conducir en el auto con las ventanas abiertas, los síntomas del niño ya han mejorado.

Siempre en posición erguida

Sentar al niño o procurar que mantenga la cabeza más elevada que el cuerpo.

Atento a las señales de alerta que requieren atención médica

Estar atento a las señales de alerta y buscar atención médica inmediata si: el niño produce un silbido que se hace más intenso con cada respiración, no puede hablar por falta de respiración, batalla para respirar, tiene color azulado en los labios y uñas, tiene estridor en reposo o babea o tiene mucha dificultad para tragar. Los pediatras suelen recetar esteroides para reducir la inflamación y en casos muy severos se puede requerir de oxigenación suplementaria y hospitalización.

 

¿Qué debo hacer si mi hijo presenta síntomas?

Llame al médico si su hijo tiene fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor de garganta, dolor abdominal, vómitos, diarrea, erupción en la piel, mareos o si simplemente no se siente bien. Si su hijo ha estado cerca de alguien con coronavirus o en un lugar donde hay muchos casos de coronavirus, informe al médico. Hable con el médico sobre si su hijo necesita una prueba de coronavirus. El médico decidirá si es mejor que:  trate a su hijo en casa su hijo tenga una visita con él de forma presencial hagan una visita de telesalud En una visita de telesalud, un profesional de la salud puede ver a su hijo a través de una videollamada mientras su hijo está en casa. De ser posible, haga una visita de telesalud con un profesional de la salud especializado en los niños. Si el médico considera que su hijo necesita cuidados médicos inmediatos, le indicará a dónde se deben dirigir. Si es posible, infórmese sobre cómo acceder a la telesalud desde su área antes de que alguien de su familia se ponga enfermo.  Esté pendiente de los signos que indican que su hijo necesita recibir más ayuda médica. Diríjanse al servicio de urgencias médicas de un hospital si su hijo: parece estar muy enfermo tiene problemas para respirar. Los músculos que tiene entre las costillas se contraen hacia dentro o se le hinchan los orificios de la nariz en cada respiración. está confundido o muy adormilado tiene dolor de pecho tiene la piel fría, sudorosa, pálida o manchada está mareado tiene mucho dolor abdominal Llame al 911 si a su hijo le cuesta mucho respirar, se queda sin respiración cuando trata de hablar o de andar, se ha puesto azul o se ha desmayado. ¿Cómo puedo proteger a mi familia si mi hijo presenta síntomas? Mantenga a su familia en casa hasta que pueda hablar con su médico. Si el médico cree que los síntomas de su hijo podrían ser de COVID-19, todos los integrantes de la familia deben quedarse en casa hasta que se realicen las pruebas o desaparezcan los síntomas. Consulte el sitio web de los CDC para obtener más información. Mantenga a otras personas de la casa y a las mascotas lo más alejadas posible de su hijo. Intente que solo sea una persona quien cuide de su hijo para que no se expongan al virus los demás miembros de la familia. Si su hijo tiene más de 2 años y puede llevar mascarilla, siempre que no le resulte difícil respirar mientras la lleva puesta, haga que se la ponga cuando esté con su cuidador en la misma habitación. No deje al niño solo, sin supervisión, mientras lleva una mascarilla. La persona a cargo del cuidado del niño también debe usar una mascarilla cuando esté en la misma habitación. Para obtener más información sobre las mascarillas, consulte la guía de los CDC. De ser posible, haga que su hijo use un baño diferente al del resto de la familia. Si no es posible, limpie el baño a menudo.

Todos los miembros de su familia se deben lavar las manos a conciencia y con frecuencia. Láveselas con agua y jabón durante un mínimo de 20 segundos, o use un gel antiséptico o desinfectante para las manos que contenga alcohol. Use limpiadores ordinarios o toallitas limpiadoras de uso doméstico para limpiar aquellas cosas que se tocan mucho (pomos de las puertas, interruptores, juguetes, controles remotos, teléfonos, etc.) Límpielos todos los días. ¿Cómo hacen los médicos la prueba del coronavirus (COVID-19)? En la prueba para detectar si alguien tiene coronavirus, los médicos colocan un hisopo en la nariz o la boca y luego la envían a un laboratorio para que la analicen. Si la persona tiene flemas, los médicos también puede enviar una muestra de flemas al laboratorio. También pueden hacer una prueba usando una muestra de saliva. En algunas zonas se hacen pruebas de COVID-19 desde el coche, que permiten que la gente se quede dentro de su coche mientras le hacen la prueba. En algunos lugares dedicados a hacer este tipo de pruebas, la gente se pasa a sí misma el bastoncillo de algodón siguiendo las indicaciones del equipo médico. También se pueden solicitar kits especiales para realizar la prueba en casa. Si cree que su hijo tiene síntomas de COVID-19, llame a su médico o al departamento de salud de su localidad. Ellos le facilitarán la información más actualizada sobre las pruebas de COVID-19. ¿Cómo se están tratando las infecciones por coronavirus (COVID-19)? No existe un medicamento específico para tratar el COVID-19. La mayoría de las personas que contraen la enfermedad mejoran en el hogar con mucho líquido, reposo y descanso. Algunas personas se enferman gravemente y necesitan tratamiento en el hospital. ¿Qué más debería saber? Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas y están disponibles para adultos y niños mayores de 5 años. Las vacunas de refuerzo se recomiendan para adultos y adolescentes mayores de 12 años. Todas las personas que son elegibles deben recibir la vacuna contra el COVID-19 y la vacuna de refuerzo lo antes posible.


Diseño Web