Trump anula DACA, el programa que protegía a los “soñadores” de la deportación

El secretario de Justicia Jeff Sessions anunció este martes en rueda de prensa que será anulado el programa conocido como DACA, que protegía a los “dreamers” o “soñadores” de la deportación. El futuro de 800.000 jóvenes queda en incertidumbre. El programa de la era de Barack Obama protegía a los jóvenes inmigrantes que habían llegado a EE.UU. como niños junto a sus padres. “El programa es inconstitucional”, dijo Sessions en rueda de prensa, y añadió que el presidente Donald Trump estaba haciendo lo que prometió en campaña. Luego de las palabras de Sessions, Trump emitió un comunicado explicando la decisión de anular el DACA. “No estoy de acuerdo en castigar niños, que la mayoría ya son adultos, por las acciones de sus padres”, dijo. Añadió que el país debe “reconocer que somos una nación de oportunidad porque somos una nación de leyes”. Especificó que las prioridades “no han cambiado. Estamos enfocados en criminales, amenazas a la seguridad, cruces en la frontera, quienes exceden sus visas y criminales que infringen varias veces la ley”. Sin embargo, horas después, cuando se le preguntó por esta determinación, el presidente aseguró que “el largo plazo va a ser la solución correcta”. “Tengo un gran afecto por estas personas de las que estamos hablando. Un gran amor por ellos y la gente piensa en términos de niños, pero en realidad son adultos jóvenes… Con optimismo, ahora el Congreso podrá ayudarlos y hacerlo de la manera correcta. Y yo les puedo decir, hablándoles a los miembros del Congreso, que ellos quieren poder hacer algo y hacerlo bien. Realmente no tenemos ninguna alternativa, debemos poder hacer algo… Y el largo plazo va a ser la solución correcta”, fueron las declaraciones de Trump. En este sentido, Trump publicó en la tarde de este martes que anhela trabajar con los demócratas y republicanos del Congreso en “una reforma de inmigración” que “ponga en primer lugar a nuestros ciudadanos trabajadores”.

Reacciones

El gobierno de México emitió un comunicado lamentando la suspensión de DACA y recordó que los jóvenes beneficiarios “aportan de manera significativa y cotidiana a la economía, la cultura y la sociedad del país al que llegaron siendo niños”. También añadió que “desde el inicio de la nueva administración estadounidense, el gobierno de México ha promovido la continuación de DACA, a fin de mantener la protección a cientos de miles de jóvenes beneficiarios del programa, cuya mayoría son nacidos en México”. Y aunque el pronunciamiento reconoce que la determinación de la política inmigratoria corresponde exclusivamente a Estados Unidos, México “no puede ignorar el hecho de que son precisamente miles de jóvenes” mexicanos los potencialmente afectados por la decisión. De ahí que haya anunciado acciones diplomáticas ante los poderes ejecutivos y legislativos de EE.UU. para que haya “una pronta solución a la incertidumbre jurídica que enfrentan a partir de ahora los jóvenes DACA”.

El expresidente de México Vicente Fox reaccionó a la decisión en su cuenta de TWitter diciendo que era un acto vil: “Anular DACA es una de las cosas más viles que has hecho. Estás destruyendo el legado de un gran hombre que vino antes que tú”, escribió. Por su parte, el alcalde de Chicago Rahm Emmanuel le dio un parte de tranquilidad a los padres. Les aseguró que los “soñadores” actualmente protegidos por el programa están a salvo en las escuelas públicas de la ciudad. “Chicago, nuestras escuelas, nuestros barrios, nuestra ciudad, en lo que está relacionado con lo que dijo el presidente, será una zona libre de Trump, no tienen nada de que preocuparse”, aseguró Emmanuel de acuerdo a lo reportado por la afiliada de CNN WGN. La Universidad Internacional de la Florida también emitió un comunicado informando que, tras el anuncio del gobierno estadounidense, desde este martes no se aceptarán nuevas postulaciones para el programa de DACA. Sin embargo, aclaró que quienes están amparados por la Acción Diferida podrán mantener su status en la universidad hasta que el periodo de dicho beneficio expire. El presidente de la institución, Mark Rosenberg alentó a los estudiantes en esta situación “permanecer en la universidad y trabajar duro para terminar su carrera lo más rápido posible. Ante la incertidumbre, por favor no pierdan las esperanza. Como ustedes tengo fe en que el Congreso tomará una decisión positiva en los próximos meses para otorgarles a los “dreamers” un status permanente”. La decisión prevista, que llega después de semanas de deliberaciones en la Casa Blanca sobre qué hacer en respuesta a un ultimátum de diez procuradores generales estatales liderados por Texas, llenaría las expectativas de la base de Trump, pero pondría en vilo la vida de casi 800.000 personas que estaban trabajando y estudiando en Estados Unidos. El programa DACA, que otorgó a los solicitantes calificados protección de la deportación, es popular entre demócratas y republicanos moderados, muchos de los cuales han presentado legislación en el Congreso para intentar proteger permanentemente a esta población. Las fuentes dijeron que la decisión esperada de terminar el programa con un retraso de seis meses refleja el pensamiento del presidente a partir del domingo en la noche. Los funcionarios han enviado señales contradictorias a veces en el pasado de cuál sería la decisión final sobre cuál sería el destino del programa. Varias fuentes advirtieron que la decisión no sería definitiva hasta que se anuncie, hecho que, según la Casa Blanca, se produciría el martes. Dos de las fuentes familiarizadas con el asunto aseguraron que hubo una reunión en la Casa Blanca este domingo para hablar sobre la decisión, que fue reportada en primera instancia por Politico. Las discusiones en Washington en los últimos días se han centrado en la expectativa de que el gobierno deje de procesar las renovaciones y nuevas solicitudes de permisos como una forma de darle fin al programa, aunque  detalles como cuándo sería la fecha efectiva y qué sucedería con las aplicaciones en proceso aún están por decidirse. Los permisos bajo el DACA se conceden por dos años antes de que se necesite que sean renovados. Un estudio reciente de grupos que apoyan el DACA estimó que 1.400 personas al día podrían perder sus protecciones si las renovaciones fueran finiquitadas.

15 estados más Washington DC demandan al presidente Trump por la eliminación de DACA

Este miércoles, 16 fiscales generales presentaron su demanda contra el gobierno federal luego de que Jeff Sessions anunciara el martes el fin del programa que protegía a cerca de 800,000 indocumentados que llegaron como menores de edad a EEUU.  Un total de 15 estados más Washington DC (Distrito de Columbia) presentaron una demanda este miércoles contra el presidente Donald Trump y la subsecretaria de Seguridad Nacional en ejercicio Elaine Duke luego de que el martes el gobierno anunciara el fin del programa DACA, que protegía a los indocumentados que llegaron como menores de edad a EEUU. Los demandantes incluyen a Nueva York, Massachusetts, Washington, Connecticut, Delaware, Distrito de Columbia, Hawái, Illinois, Iowa, Nuevo México, Carolina del Norte, Oregón, Pennsylvania, Rhode Island, Vermont y Virginia. El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, junto con la fiscal de Massachusetts, Maura Healey, y el de Washington, Bob Ferguson, encabezaron esta coalición de 16 fiscales generales en la demanda contra el presidente, que fue presentada en el Tribunal de Distrito Este de Nueva York. “Uno de los puntos de la demanda indica que Trump ha violado la cláusula de Igual Protección de la Constitución discriminando a los mexicanos, que representan el 78% de los beneficiarios de DACA”, indica el comunicado distribuido por Schneiderman. “La inmigración es la fuente de vida del Estado de Nueva York. La decisión de la administración Trump de poner fin a DACA es cruel, inhumana y devastadora para los 42,000 neoyorquinos que han podido salir de las sombras y vivir una vida plena como resultado del programa (…) Estos dreamers trabajan duro y pagan impuestos. EEUU es el único hogar que han conocido y merecen quedarse aquí y seguir contribuyendo a nuestra gran nación”, dijo Schneiderman. Esta demanda llega luego de que el martes, el fiscal general, Jeff Sessions, dijera que el programa conocido como Acción Diferida para los LLegados en la Niñez (DACA) finalizaba y exhortara al Congreso a que en seis meses encuentre una solución legislativa al problema de los dreamers. DACA fue puesto en vigor mediante acción ejecutiva por el expresidente Barack Obama en 2012. El objetivo era proteger y darles ciertos beneficios iguales al del estatus legal (como trabajar, estudiar, viajar al exterior), a aquellos que fueron llevados a Estados Unidos como indocumentados siendo niños. Luego del anuncio de Sessions, los acogidos al programa se encuentran en la incertidumbre ya que no se sabe qué les deparará en el Congreso. Tras el revuelo causado por el anuncio de DACA por parte del gobierno, el presidente sorprendió al enviar un tuit en el que, sin aclarar cómo, afirmaba que volvería a revisar este programa migratorio. “El Congreso tiene ahora 6 meses para legalizar el DACA (algo que el gobierno de Obama no pudo hacer). ¡Si no pueden, voy a revisitar este problema!”, tuiteó el presidente.

Si tu DACA termina antes del 5 de marzo, puedes renovar tu permiso de trabajo (pero debes darte prisa)

El Gobierno anuncia un periodo de gracia para los dreamers que estaban renovando o a punto de renovar sus permisos. Las solicitudes se verán caso por caso y de manera discrecional  Más de 200,000 dreamers podrán renovar sus permisos de trabajo y de estudios, pese a la cancelación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) anunciada por el gobierno de Donald Trump este martes.

El memorándum del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) habla de una “ventana limitada” de tiempo en la que sí se podrán pedir renovaciones. Pero está restringida a solo un mes y a solo un grupo concreto de dreamers. Los beneficiarios de DACA cuyo permiso se venza entre 5 de septiembre de 2017 y el 5 de marzo de 2018 cuentan con un mes desde este martes para solicitar al Gobierno su nuevo permiso de trabajo. Las autoridades migratorios subrayaron que será un proceso de adjudicación caso por caso y discrecional. Después de esa fecha, el programa de Acción Diferida ya no será una opción para ellos, y se convertirán de nuevo en indocumentados. Todos aquellos con un permiso vigente podrán seguir trabajando y estudiando legalemente hasta la fecha de expiración que aparece en sus documentos. En una llamada con reporteros, funcionarios del Gobierno indicaron que hay cerca de 200,000 dreamers a los que se les acaba su permiso entre principios de septiembre y finales de 2017. Sin embargo, solo un cuarto de ellos habrían inicado el trámite en el momento de anunciarse la cancelación del programa. Para los que ya solicitaron en las últimas semanas su permiso DACA (tanto nuevo como de renovación), el Gobierno aseguró que se seguirá con sus procesos individuales con normalidad.

“Dejen que nos graduemos”, el clamor de los dreamers universitarios tras el fin de DACA

Dreamers de Arizona ganaron el derecho a pagar tasas de universidad a precios asequibles tras años de lucha y ahora temen que todo su esfuerzo acabe siendo en vano. La dreamer Abril Gallardo le dijo a uno de sus profesores de la universidad que este martes no podría asistir a clase “por un problema legal”. En realidad, Gallardo faltó en clase porque se reunió con otras decenas de dreamers para ver por televisión el anuncio del gobierno de Donald Trump que, como temían, supuso el fin del programa DACA, que le ha protegido de la deportación. También le ha permitido trabajar y cumplir su sueño de ir a la universidad. Por ahora Gallardo, de 27 años, podrá seguir yendo a clase en el Phoenix Community College, pero su futuro es muy incierto porque si el Congreso no convierte DACA en ley, los dreamers quedarán desprotegidos. Con lágrimas, Gallardo decía una hora después del anuncio que no quería hablar con sus padres porque hasta ahora había guardado la entereza ante ellos. Gallardo, que es una líder activista en el grupo Lucha, tenía 71 mensajes sin contestar en su teléfono de familia, amigos y otros activistas. “Ahora siento que ya no puedo decirles con seguridad que todo va a estar bien”, se lamentaba. Uno de los beneficios que DACA ha tenido para miles de dreamers como Gallardo ha sido la posibilidad de pagar un precio asequible por asistir a la universidad. En Arizona, los dreamers pueden pagar la tarifa reducida para estudiantes que residen en el estado ( in-state tuition). Para muchos estudiantes, esto hace la diferencia entre si pueden cursar estudios superiores o no. Gallardo, que cursa su tercer año de carrera, paga $2,000 al año, tres veces menos de lo que hubiera tenido que pagar sin el beneficio de DACA.

Años de lucha por la educación

La batalla para que los dreamers de Arizona pudieran pagar matrículas universitarias asequibles ha sido larga. En 2006, los votantes de Arizona prohibieron por referéndum cualquier tipo de ayuda pública a los indocumentados en la Proposición 300. Después de que el presidente Barack Obama aprobara en 2012 la orden ejecutiva que creaba DACA, los community colleges del condado de Maricopa, donde se encuentra Phoenix, comenzaron a ofrecer in-state tuition a los beneficiarios de DACA. En las universidades estatales la diferencia entre pagar in-state tuition o out-of-state tuition es aún más significativa que en los community colleges. Por ejemplo en el curso entrante en ASU, los residentes en el estado pagan $10,792 y los de fuera del estado pagan $27,372. Pero los republicanos han intentado retirar este beneficio a los dreamers con un desafío legal. En junio, un tribunal de apelaciones tumbó una decisión de una corte inferior que había decidido en favor de los jóvenes indocumentados. Ahora será la Corte Suprema de Arizona la que decida en los próximos meses. Unas dos decenas de dreamers de Phoenix y otros activistas de inmigración se reunieron en la sede del sindicato UFCW en el centro de la ciudad para ver por televisión el anuncio del fiscal general Jeff Sessions. Recibieron el anuncio uniendo sus manos en un silencio que solo fue roto minutos después de que Sessions terminara sus palabras al grito en español de “Sí se puede”. Luego marcharon a la cercana sede local de ICE, la agencia federal encargada de las deportaciones, con cánticos como “sin papeles, sin miedo” y “estamos aquí para quedarnos”. Algunos portaban carteles sobre el acceso a la universidad. En uno se leía dentro del dibujo de un birrete de graduación: “Dejen que nos graduemos”. “Esta sensación no es nueva. Me recuerda a la ley SB1070 cuando pensábamos que nos tendríamos que volver (a nuestros países)”, decía la dreamer Lizette Zamudio, también estudiante en Phoenix Community College. La dura ley de inmigración de Arizona SB1070 aterrorizó a la comunidad hispana al permitir arrestos solo por el aspecto físico. Fue declarada inconstitucional casi en su totalidad. En Arizona, donde hay 28,000 beneficiarios de DACA, una de las caras visibles de las campañas de los indocumentados por el acceso equitativo a la educación ha sido Korina Iribe. Madre de Iker, de solo dos años, Iribe tardó nueve años en completar su licenciatura porque su trabajo de vendedora de teléfonos no le daba suficientes medios para matricularse cada año en todas las asignaturas. Gracias a DACA se pudo matricular en más cursos y recientemente se graduó. “Para mí la educación es vital. Te abre muchas puertas”, dice Iribe que es la primera universitaria de su familia. Ahora está planeando matricularse en ASU en un masters de liderazgo de organizaciones sin ánimo de lucro, un conocimiento que considera esencial para progresar en su carrera de organizadora comunitaria. Poco después de conocer el anuncio Iribe le decía a Univision Noticias que tenía que preparar un plan con su marido, también beneficiario de DACA y trabajador, para el caso de que pierdan la protección de DACA. “No sé cómo voy a poder mantener a mi familia, ni si esto me va a afectar en los estudios”.

 

Estos son los proyectos en el Congreso que buscan dar estatus legal permanente a los dreamers

Legisladores de ambos partidos estudian diferentes planes, entre ellos el ‘Dream Act’, que incluye la ‘green card’, o el ‘Bridge Act’, que legalizaría temporalmente sus permanencias mientras se debate una reforma migratoria. Tras la decisión del gobierno de poner fin a la Acción Diferida de 2012 (DACA), el futuro de los casi 800,000 jóvenes indocumentados protegidos con este programa está ahora en manos del Congreso. El propio fiscal general Jeff Sessions, que fue el encargado de realizaar el anuncio, urgió a los congresistos a darle una “respuesta correcta” al problema de los dreamers “aprobando una ley de interés nacional”. Y además sería importante que den esa respuesta de forma rápida, pues dentro de seis meses estos jóvenes empiezan a quedarse sin protección contra la deportación de forma paulatina, según vayan expirando sus permisos de trabajo.
Al mismo tiempo, ya hay varias iniciativas legislativas presentadas por congresistas, las cuáles están ahora en el centro de atención. Esto es lo que se sabe de estos proyectos y la situación en la que se encuentran:

El ‘Dream Act’

Una de las opciones legislativas sobre la mesa en en el Congreso es el ‘ Dream Act 2017′, un proyecto de ley que cuenta con respaldo bipartidista y que ya había sido aprobado en diciembre de 2010 por la Cámara de Representantes, pero fue rechazado por el Senado. El viernes el líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (Wisconsin), dijo estar dispuesto a debatir un proyecto de ley para beneficiar a los dreamers, pero no mencionó un plan específico. En el senado, los republicanos Lindsey Graham (Carolina del Sur), y John McCain y Jeff Flake, ambos de Arizona, también abogan por la aprobación de una ley bipartidista que legalice la permanencia de los dreamers, y estarían dispuestos a respaldar el Dream Act. La iniciativa, que se encuentra en ambas cámaras del Congreso (S. 1615 y H.R. 3440), cuenta además con el apoyo de los representantes Lucille Roybal-Allard (demócrata) e Ileana Ros Lehtinen (republicana) y los senadores Graham y Dick Durbin (demócrata). La oficina del líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer (Nueva York), le dijo a Univision Noticias que el legislador “copatrocina el proyecto de ley ‘Dream Act’ que introdujo junto con el senador republicano Lindsey Graham (Carolina del Sur) en julio”, propuesta que, de ser aprobada, le daría estatus legal de permanencia (residencia o green card) a los dreamers sin condiciones, por ejemplo, de otorgar dinero para construir el muro o nuevas cárceles para indocumentados en proceso de deportación. Para aprobar el ‘Dream Act’ se necesitan 218 votos en la Cámara de Representantes (los republicanos tienen 241) y 60 en el senado (los republicanos tienen 52). Tras las declaraciones de Ryan, la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), le envió una carta al legislador por Wisconsin, en la que le hizo un llamado para que se reúna con líderes y miembros del Caucus Hispano inmediatamente después del regreso de vacaciones de verano, “para discutir una respuesta legislativa” al anuncio del presidente sobre el futuro de DACA. Pelosi apuntó que el encuentro debe servir “para discutir una solución legislativa integral para los Dreamers de nuestro país”.

Entre el puente y el sueño

La semana pasada el congresista republicano por Colorado, Mike Coffman, dijo a Univision Noticias que presentaría este martes un proyecto de ley “directamente al Pleno de la Cámara de Representantes (con las firmas suficientes) sin pasar por el Comité de Jurisdicción. Para que, una vez aprobado, pase directamente al pleno para una votación final”. Seguidamente Coffman publicó una serie de tres mensajes en su cuenta de Twitter indicando que volverá a presentar el proyecto de ley ‘Bridge Act’, que de ser aprobado otorgaría un estatus legal de permanencia a la totalidad de los casi 800,000 dreamers protegidos por DACA. El ‘Bridge Act’ protegería de la deportación a los dreamers amparados por DACA mientras el Congreso estudia una solución permanente para reparar el sistema de inmigración que se encuentra roto, una conclusión que comparten tanto demócratas como republicanos, y también Trump, pero con soluciones diferentes al momento de tratarlo.

Mostrando sus cartas

Congresistas republicanos proinmigrantes dijeron a Univision Noticias que “apoyarán” con su voto una iniciativa de ley que permita legalizar a los dreamers. “Me mantengo listo para trabajar con el Speaker (of de House) Ryan y otros para encontrar una solución legislativa de sentido común”, indicó Mario Díaz-Balart (Florida). La congresista Ileana Ros-Lehtinen (Florida) recordó que en julio presentó en la Cámara Baja, junto con la legisladora demócrata Lucille Roybal-Allard (California), el proyecto de ley ‘Dream Act’ y que a su vez se ha unido a otras iniciativas similares para proteger a los Dreamers, tal como el ‘RAC Act’, patrocinado por el Congresista Carlos Curbelo (republicano por Florida) y el ‘Bridge Act’, patrocinado entre otros por los representantes demócratas Jeff Denham (California), Coffman y Luis Gutiérrez (Illinois). La oficina del senador Robert ‘Bob’ Menéndez (demócrata por Nueva Jersey), dijo que “siempre ha apoyado una solución legislativa que le ofrezca protección permanente a nuestros dreamers”, y que “una propuesta de ley seria y sin píldoras venenosas, sigue siendo la opción preferida para nosotros”. “Lo que falta por ver es si los republicanos intentarán usar esta urgencia creada por su mismo partido, para atar partes de la agenda antiinmigrante del presidente Trump a una propuesta para proteger a los dreamers”, advirtió el senador por Nueva Jersey.

Clima de nervios

“Si se abre una opción legislativa favorable para los dreamers, es probable que algunos demócratas ayudarán a darle una victoria a Trump”, dice Gabriela Pacheco, directora ejecutiva de The Dream US. “Pero también creo que habrá algunos que van a querer utilizar esto para las elecciones del 2018, como lo hemos visto anteriormente”.

En los comicios del primer martes de noviembre de 2018 los estadounidenses acudirán a las urnas para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, ambos controlados por los republicanos. “Necesitamos presionar. Y claro, esto tiene que ser uno por uno (de los legisladores) por DACA y por el ‘Dream Act’”, puntualizó Pacheco. Para el Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU), el país vive momentos difíciles, y la incertidumbre sobre el futuro de DACA es prueba de ello. “Es tiempo de que líderes electos de ambos partidos se levanten en contra de la agenda de deportación masiva de Trump”, dice la vicepresidenta Rocío Sáenz. “Esta agenda antiinmigrante es contraria a nuestra identidad como nación y nuestros valores centrales como estadounidenses. Ahora más que nunca debemos unirnos y luchar en contra del odio, el racismo y la injusticia”. El exsindicalista Eliseo Medina, de la organización Mi Familia Vota, dijo que “este es el momento en que se puede hacer una decisión bipartidista sobre DACA que ayude a los dreamers”, y que durante el debate en el Congreso “debe haber una puerta para una futura discusión sensata sobre inmigración (reforma migratoria), y los beneficios que esto le trae al país”.  “Si aprueban DACA, (los congresistas) probarían que son cuerdos y responsables, y no cautivos de la ultra derecha de los Estados Unidos”, puntualizó Medina. En similares términos se refirió Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice. “Siempre hemos indicado que lo requerido es una salida legislativa permanente, y esto aplica tanto a los dreamers como al resto de los (11 millones de) indocumentados” que viven en el país, dijo. “Si la Casa Blanca de Trump conduce a que el Congreso actué sobre alguna versión del Dream Act, así sea con mayoría demócrata y el apoyo de algunos republicanos sensatos, le damos la bienvenida a una salida permanente, siempre y cuando no se utilicen las vidas y el futuro de estos jóvenes para impulsar otras medidas policiales y punitivas”, añadió. Pero por ahora, “la pelota está en la cancha de Trump, quien tiene la oportunidad de hacer lo correcto en tanto se gestiona una salida legislativa permanente”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.