Trump anuncia que intentará de nuevo la cancelación de DACA

“Estaremos introduciendo los documentos en corto tiempo para apropiadamente cumplir con la Corte Suprema”, escribió esta mañana el presidente Trump vía Twitter. Se desconoce si habrá tiempo suficiente para la nueva ofensiva contra DACA antes de las elecciones de noviembre. El presidente Donald Trump tuiteó este viernes que su gobierno intentará nuevamente la cancelación de DACA tras el fallo de la Corte Suprema el jueves que determinó que la Casa Blanca no justificó correctamente sus razones para acabar con un programa que desde 2012 ampara a cerca de 700,000 dreamers que en su mayoría llegaron al país ilegalmente cuando eran menores de edad. “Estaremos introduciendo los documentos en corto tiempo para apropiadamente cumplir con la Corte Suprema”, se lee en parte del mensaje de Trump. Trump agregó que siempre quiso resolver la situación de los dreamers de manera permanente, pero dijo que los demócratas se negaron a negociar. Esto representa un notable cambio del desprecio que expresó el jueves por la “horrible” decisión de la corte. Este viernes el presidente afirma que recibió una “seña” de los magistrados (los mismos que sugirió que había que reemplazar por jueces todavía más conservadores).

El presidente retomó la idea que ya expresó cuando firmó su decreto eliminando DACA a principios del 2017 que “quería cuidar a los beneficiarios de DACA más que los buenos para nada demócratas. Pero por dos años ellos se han rehusado a negociar”. A algunos puede parecer debatible esa preocupación del presidente por los dreamers, porque desde que anunció el corte del programa instaurado por el presidente Obama quiso usarlo como ficha en la negociación en el Congreso para la construcción del polémico muro con México. Los congresistas fueron incapaces de ponerse de acuerdo en una plataforma común para atender el problema de los indocumentados que fueron traídos a EEUU siendo menores de edad y al mismo tiempo acordar financiamiento a la seguridad fronteriza que contemplara los fondos que aspiraba el presidente. Pero intentar cortar DACA sin ofrecer una alternativa a quienes se vieron beneficiados por la medida (más allá de la legalidad de la acción del presidente Obama, que la corte no consideró en su fallo) fue percibido por muchos como una acción punitiva e innecesaria que causó daño a centenares de miles de jóvenes que han pasado los últimos dos años sin saber si volverían a quedar indocumentados por obra de la firma presidencial.

Los dreamers se lo esperaban

La decisión 5-4 emitida por el máximo tribunal de justicia que mantiene viva la Acción Diferida de 2012 (DACA), ha sido un respiro para los beneficiados con el programa creado por el expresidente Barack Obama, pero muchos ya habían hablado de los temores de que la Casa Blanca intentaría de nuevo.

“Sabemos que mientras esta administración continúe en el poder en la Casa Blanca, nuestra comunidad inmigrante, con y sin DACA, sigue siendo vulnerable a los ataques”, agregó Cristina Jiménez, codirectora ejecutiva de United We Dream (UWM). “Pienso que en los próximos días lo vamos a ver, una reacción buscando como terminar con el programa otra vez”, precisó. Los temores fueron sembrados por el mismo mandatario tras conocerse el dictamen de la Corte Suprema el jueves. “Estas decisiones horribles y políticamente cargadas que salen de la Corte Suprema son disparos de escopeta en la cara de personas que se enorgullecen de llamarse republicanos o conservadores. Necesitamos más jueces o perderemos nuestra 2da Enmienda y todo lo demás. ¡Vota Trump 2020!”, escribió el mandatario en su cuenta de la red social Twitter apenas conocido el fallo. “Esto va a tomar tiempo”, dice Jiménez. “Y mientras lo piensan y lo llevan a cabo, eso cuenta a nuestro favor. DACA es un programa que tiene amplio apoyo y es muy popular, por lo que será difícil para el presidente y los republicanos insistir en su eliminación. Y sabemos que están divididos sobre el tema, sobre todo porque estamos en la etapa final de las campañas”. UWD dice que está recomendando a los más de 640,000 dreamers protegidos por DACA “que renueven sus permisos de trabajo si les queda poco tiempo de vigencia (150 días por lo menos). Y si tienen problemas, que busquen el consejo de un abogado antes de enviar el formulario de inscripción”, indica. La activista añade que “en cuanto a las personas que no se han inscrito y lo harán por primera vez, estamos pidiéndoles que presten atención a lo que vaya a decir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Ellos no han dicho todavía cómo se van a someter a la decisión de la Corte Suprema. Estamos esperando. Y mientras eso ocurre, solo se pueden preparar y estar listos para cuando informen lo que harán y cómo lo harán para cumplir con lo dispuesto por los magistrados”.  “No cabe duda que fue un día de alivio para los dreamers, pero el futuro de ellos sigue siendo incierto porque no hay una solución permanente”, dice Wadi Gaytán, director de comunicaciones del grupo conservador La Iniciativa Libre. “Reconocemos que el fallo es una buena noticia también para las comunidades que dependen de las contribuciones de los dreamers”. Pero advierte que “el futuro de DACA y de los dreamers estará en peligro hasta que el Congreso y la Casa Blanca actúen y promulguen una ley que regularice sus permanencias”. La opción, sin embargo, ya ha sido ventilada en al menos dos ocasiones durante el gobierno de Trump en los debates legislativos sobre el presupuesto para los años fiscales 2018 y 2019. En el primero ofreció una vía de legalización solo para ellos sin sus familias a cambio de dinero para construir el muro en la frontera con México. La segunda vez solamente prometió mantenerles el estado temporal de permanencia, pero sin una residencia legal permanente. Ambas ofertas fueron desestimadas. “No estamos abogando para que el Ejecutivo, con el Congreso, hagan una propuesta de ley para una solución permanente”, dice Gaytán. Pero la Iniciativa Libre es consciente que la Casa Blanca tiene el poder para emitir una nueva orden de manera diferente para cancelar DACA y por eso advierte que el futuro de los dreamers sigue estando en peligro. Fuentes republicanas consultadas por Univision Noticias tras el dictamen dijeron que el gobierno “se dio cuenta” de que la posición legal que tomaron ante la Corte Suprema y durante todo el proceso judicial “fue equivocada”. “La corte misma dijo que los fundamentos legales del DHS fueron equivocados y por eso emitieron el fallo que mantiene vigente el programa”, agregaron. Dijeron además que, faltando solo cuatro meses y medio para la elección, no habría espacio suficiente como para preparar una nueva orden de cancelación, pero que el presidente. Las fuentes indicaron además que “la administración va a tomar pasos administrativos” para someterse al dictamen. Y señalaron que si bien eso no quiere decir que habrá trabas para la renovación de dreamers protegidos por DACA, puede que el proceso se vuelva más “difícil”.

La decisión

El fallo de la Corte de este jueves mantuvo el programa DACA en los mismos términos que estaba cuando fue anunciado el 15 de junio de 2012, durante el gobierno de Barack Obama. “La Corte Suprema sostuvo 5-4 que la decisión del DHS de terminar DACA era revisable en la corte federal y también “arbitraria y caprichosa” bajo la Ley de Procedimiento Administrativo (APA)”, se lee en un análisis del Center for Immigrants Rights Clinic Penn State Law. En cuanto al fondo, el Tribunal razonó que “la agencia (el gobierno) debe defender sus acciones con base en las razones que dio cuando actuó” y además que el DHS no consideró los intereses de “confianza”, tal como un período de renovación más amplio para los beneficiarios de DACA o una terminación más complaciente”. En cuanto a si el programa es legal o no, el Centro dijo que “el Tribunal no decidió si DACA es legal o es una buena política. La decisión se limita a “si la agencia (el DHS) cumplió con el requisito de procedimiento de proporcionar una explicación razonada de su acción”. “En una gran victoria para los dreamers, la Corte Suprema sostuvo que el esfuerzo del gobierno para terminar la acción diferida fue arbitrario y caprichoso”, dijo el profesor Stephen Yale-Loehr, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cornell, Nueva York. Yale-Loehr agregó que el dictamen solo se trata de un “suspiro” y advirtió que el gobierno de Trump “puede tratar de terminar el programa DACA con una mejor justificación, pero eso llevará meses o quizás años”.