«Vete a tu país»: lo que esconde la frase preferida de los racistas que ahora también usa Trump

Enviar de vuelta «a su país» a personas que viven legalmente en EEUU o que son estadounidenses, como hizo el presidente Trump y sus seguidores con congresistas demócratas, es un ataque xenófobo muy común contra personas que no son blancas o que hablan inglés con acento.

A Sergio Budar le tocó escuchar esa frase en febrero. Era un sábado por la tarde y Budar estaba conversando con los dos dueños de Tampico, el restaurante de comida mexicana en el que trabaja situado en Parkersburg, West Virginia. La charla de rutina entre los tres hombres era en español terminó con una mujer blanca que a los gritos le exigía que hablara en inglés. «¡Vete de mi maldito país!», le gritaba la mujer. Budar, por cierto, aclaró en entrevista con Univision Noticias que es ciudadano estadounidense. «Vete de mi país», «tienes que hablar en inglés, esto es EEUU», «tú no perteneces aquí», «muéstrame tu pasaporte», todas son frases variantes del «go back where you came from». Los incidentes de odio se repiten y también las fórmulas utilizadas por los agresores que suelen ser blancos gritándole a una persona que luce étnicamente distinta o habla en otro idioma diferente al inglés. Pero esta vez, una versión de esa frase salió el domingo pasado desde la Casa Blanca cuando el presidente Donald Trump dijo a cuatro congresistas demócratas, todas ellas mujeres de color, «¿por qué no regresan y ayudan a reparar los lugares totalmente quebrados e infestados por el crimen de los que vinieron?». Las cuatro congresistas demócratas, Alexandria Ocasio-Cortez, Ayanna Pressley, Rashida Tlaib e Ilhan Omar, son ciudadanas estadounidenses y todas, salvo Omar, nacieron en EEUU. En una encuesta de Ipsos y USA Today, el 68% de las personas consideraron ofensivos los tuits del presidente. Trump, la Casa Blanca y la gran mayoría de los republicanos intentaron matizar el trasfondo xenófobo de esa frase. Pero el tono subió un poco más el miércoles por la noche, cuando seguidores del presidente comenzaron a corear a gritos «¡envíala devuelta!» inmediatamente después de que Trump mencionó a la congresista Omar durante un evento de campaña.

Territorio blanco

¿Por qué enviar ‘de vuelta a su país a personas que nacieron aquí’? Los expertos consultados indican que los ataques ‘go back’ a ciudadanos estadounidenses buscan delinear a este país como un territorio de blancos y señalar que las personas con rasgos diferentes a los blancos anglosajones no pertenecen a Estados Unidos. «La frase es racista porque asume que un ciudadano estadounidense no pertenece a este país. Hace un clamor de EEUU como un país blanco», señala a Univision Noticias Brandi Thompson Summers, profesora especializada en temas afroestadounidenses de la Universidad de California Berkeley.

«El racismo es inherente a cualquier idea de que la blancura es asumida como estadounidense y aquellos que no son blancos, no lo son».Así, detalla la experta, parece que se intenta borrar una parte de la historia ya que este país nació con colonos blancos viniendo a América «tomando territorios de nativos americanos». En muchos de los incidentes del estilo ‘go back’ las víctimas son ciudadanas estadounidenses o residentes legales que, tal vez, no dominan plenamente el idioma inglés y en general no son blancos anglosajones. Eso parece disparar en los agresores la sospecha de que esas personas no ‘pertenecen’ a EEUU. En esos casos el argumento de que ese rechazo está basado en la ilegalidad migratoria queda expuesto como una expresión de racismo.

‘Go back’

Estados Unidos, un país cuya historia está construida gracias a los inmigrantes, ha tenido etapas de xenofobia y racismo que han ido cambiando su objetivo. Hubo etapas de rechazo contra los irlandeses y contra los alemanes. También, en el siglo XIX contra los chinos, sumado a una larga historia de segregación contra los negros y rechazo a los mexicanos.El ‘go back’ es de vieja data y se ha usado como insulto, incluso, a estadounidenses negros a los que también se los ha agredido diciéndoles ‘go back to Africa’, a pesar de que la mayoría de los afroestadounidenses sean nacidos aquí, descendientes de esclavos traídos por los colonizadores. A Roberto Rodríguez, profesor de estudios mexicanoestadounidenses en la Universidad de Arizona, la frase «sin dudas» racista del presidente le resuena a su propia historia. «Vine de México a EEUU a los 5 años, en los años 60 (…) Yo soy bien moreno y en esos tiempos eso era lo que me decían siempre, ‘w… b…’ (espalda mojada, insulto racista contra los mexicanos) y ‘go back where you came from'». Thompson Summers explica que este tipo de ataques que antaño eran contra infinidad de migrantes, ahora «están dirigidos especialmente a migrantes de países latinoamericanos». Tal vez, porque ha sido el foco de la presidencia de Trump: los migrantes hispanohablantes de origen centroamericano que entran sin documentación al país o los que solicitan asilo en la frontera con México. Según un estudio del Pew Center presentado en 2018, «cuatro de cada 10 latinos dicen haber sufrido discriminación en el último año, como ser criticados por hablar español o que se les diga que regresen a su país de origen». «En este caso, si no es el color, muchas veces este tipo de ataques se centran en el idioma para crear esas diferencias. Si tú hablas español, no perteneces aquí», explica Thompson Summers.

En estos tiempos

Hay quienes creen que Trump, con su discurso de corte racista, le ha dado vigor a muchos que antes no se atrevían a proferir insultos xenófobos y que ahora se sienten envalentonados. Una expresión de eso fue el evento en el que los seguidores de Trump coreaban a gritos una nueva versión de la agresión del presidente contra las congresistas: «¡Envíala de vuelta!». En este caso dirigido únicamente contra la representante Omar.

«Los gritos en el evento (de Trump) expresan ese mismo sentimiento y son consistentes con la presidencia entera de Trump y con su candidatura que envalentonado a blancos supremacistas. Y no necesariamente a los más extremistas, vemos ahora en encuentros cotidianos que está esa presunción de que la gente de color no pertenece aquí o que no deberían tener el derecho de vivir aquí», señala Thompson Summers.

 

Explicación «alternativa»

A pesar de que hay consenso general de que la frase usada por Trump y luego coreada por sus seguidores es racista, su equipo, especialmente la asesora presidencial Kellyanne Conway, aseguran que no. Cuando un reportero le preguntó a Conway a qué países se refería el presidente al ‘enviar de vuelta’ a las cuatro congresistas estadounidenses «¿cuál es tu etnia?» fue la inmediata respuesta de la asesora que automáticamente se viralizó por lo inapropiado del comentario. Para el profesor Rodríguez, esta negación de la Casa Blanca sobre la carga racista de las expresiones del presidente, algo evidente para buena parte de los estadounidenses, es una saga de aquella famosa frase de Conway usada para defender contra toda lógica que a la toma de posesión de Trump había asistido más gente que a la del expresidente Barack Obama, aunque las fotos aéreas demostraban lo contrario. En aquella ocasión la asesora aseguró que la Presidencia no mentía sino que daba «hechos alternativos». «Lo que está pasando es que estamos viendo ese universo paralelo en el que el gobierno cambia el sentido de todo, incluso de las palabras», indicó Rodríguez y añadió que de ese modo Trump pronuncia frases con carga racistas. Por otra parte, muchos se preguntan cuáles son las consecuencias políticas de este tipo de expresiones por parte del presidente que se repiten desde sus épocas de campaña. Hasta ahora, no parece haber ninguna. Por eso Rodríguez se pregunta: «Él en 2016 ganó con un discurso racista. ¿Por qué no habría de ganar una segunda vez con ese mismo discurso».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.