Conflicto de intereses llevara a Trump a juicio politico

Investigaciones independientes del semanario Newsweek y el diario USA Today revelan con nombres y apellidos los conflictos que pueden presentarse por negocios del presidente electo en Turquía, Filipinas, Argentina, India, Azerbaiyán y el centro de la discordia con China: Taiwán.

 

La revista Newsweek y el diario USA Today publicaron -entre otros medios- amplios reportajes sobre los potenciales conflictos de interés que puede confrontar Donald Trump al asumir la presidencia de Estados Unidos. En un artículo titulado Zona de conflicto”, la revista detalla “cómo los nexos (de varios países) con los negocios de Trump ponen a Estados Unidos en aprietos”, lo que incluso podría llevar, según la revista, a un juicio político contra el sucesor de Barack Obama.

El reportaje de Newsweek fue elaborado por el veterano reportero de investigación Kirk Eichenbald, quien ha destapado casos como el de Enron, uno de los mayores escándalos relacionados con tráfico de influencias, sobornos y fraude empresarial de comienzos de este siglo.

Por su parte -según USA Today- Trump tiene al menos 28 propiedades y sociedades en el extranjero que pueden generar dinero para funcionarios de los países donde se encuentran, lo que podría provocar una “violación de la ‘Cláusula de Emolumentos’ de la Constitución”, según reseña el diario, esto sin contar lo que denomina potenciales fuentes de ingresos que podrían expandir los negocios del emporio de bienes raíces de Trump en el extranjero.

A continuación presentamos algunos de los casos donde hay un evidente conflicto de interés:

 

Torres Trump en Turquía

La investigación de Eichenbald se refiere al potencial problema derivado de la construcción de las Torres Trump en Estambul, Turquía, por las que el magnate ha pagado millones de dólares.

La compañía que las construyó se llama Dogan Holding. El reportaje muestra una foto en la que aparece el magnate estadounidense acompañado por la familia Dogan, encabezada por su patriarca Aydin; al fondo figura el yerno de éste, Mehmet Ali Yalcindag, quien ocupa el más importante puesto operativo dentro de la empresa a cargo de la monumental obra en Estambul.

El reportaje refiere que una de las primeras llamadas que recibió Trump el 9 de noviembre, cuando ya se conocía el resultado de las elecciones que le daba la victoria, fue precisamente la del presidente turco Recep Erdogan. Y en esa conversación el mandatario electo estadounidense llamó por su nombre y alabó a Yalcindag, a quien se refirió como “un amigo cercano”.

publicidad

Esto ya lo publicaron medios turcos en su oportunidad. Ni Trump ni su equipo de transición lo han negado, según afirma Newsweek.

El caso es que tanto el ejecutivo como el fundador de la compañía fueron arrestados por el gobierno de Erdogan el 1 de diciembre, acusados de estar implicados en el fracasado golpe de Estado del pasado 15 de julio.

A ambos se le vincula con el imán Fethullah Gülen, quien vive en Pennsylvania y ha sido pedido en extradición por el gobierno turco, bajo sospecha de ser el promotor de aquella intentona.

¿Podría funcionar como moneda de cambio la libertad de uno por la extradición del otro? Newsweek no lo afirma, pero le basta con apostillar a una fuente del gobierno turco: “Erdogan tiene algo que cree que Trump quiere y Trump tiene algo que Erdogan quiere desesperadamente.”

Y en

Filipinas…

Según reporta Newsweek, algunos de los peores conflictos de intereses han surgido en Asia, sobre todo en Filipinas, donde la construcción de la Torre Trump en Century City en Makati está a punto de finalizarse. El principal socio de Trump en este negocio es la empresa Century Properties, en manos de un hombre llamado José Antonio.

En mayo de este año ganó las elecciones el candidato de mano dura Rodrigo Duterte, quien elogió a Hitler durante su campaña y dijo que estaría dispuesto a masacrar a tres millones de narcotraficantes y drogadictos. Bajo su presidencia, su promesa electoral se hizo realidad y se estima que unos 4,500 filipinos ya han sido asesinados por consumo o venta de drogas.

Los actos de Duterte han sido condenados en todo el mundo occidental. Pero según comentó el mandatario, Trump respaldó su estrategia de asesinatos al decir que estaba “en la vía correcta” en una conversación telefónica el pasado 2 de diciembre.

Según reporta Eichenbald, el presidente filipino agregó: “Me estaba deseando éxito en mi campaña contra el problema de las drogas” y que Trump lo había invitado a la Casa Blanca.

En el capítulo más reciente de la trama, Duterte acaba de nombrar al fundador y director general de Century Properties José Antonio, representante de Filipinas ante Estados Unidos.

El presidente Trump discutirá de las políticas de Estados Unidos hacia el sureste asiático con uno de sus socios de negocios (o al menos un socio del negocio de sus hijos). Se trata de “el hombre que le escribe cheques de millones de dólares a la familia Trump”, escribe Eichenbald.

Según este periodista, el delito podría ser objeto de un ” impeachment” o de un juicio político.

Además, “ la familia Trump tiene un enorme interés financiero en la campaña mortal de Duterte. Acabar con el crimen es bueno para el valor inmobiliario”, resalta el periodista.

Los negocios de Trump en Azerbaiyán

En ese país asiático Trump mantiene una sociedad con el multimillonario Anar Mammadov, cuyo padre -exministro de Transporte- fue acusado por usar su posición para enriquecer a su familia, según un artículo de Mother Jones publicado en 2015.

El boom petrolero hizo que la capital del país, Baku, experimentara una explosión inmobiliaria que favoreció a Trump con la construcción de una nueva torre de 33 pisos con habitaciones lujosas.

“Trump International Hotel y Tower Baku representa el indiscutible estandar de excelencia de la Organización Trump y nuestro involucramiento en los mejores proyectos de desarrollo globales”, dijo en su oportunidad el ahora presidente electo cuando se anunció su asociación con Mammadov en 2014.

Pese que Trump no es el dueño del hotel, recibe dinero por el manejo de la torre, así como por su experticia en el proyecto. Datos financieros reseñados por Mother Jones señalan que el presidente electo recibió en 2014 al menos 2.5 millones de dólares por su trabajo de asesoramiento en la construcción del hotel.

China y el

efecto domino

China es uno de los mercados principales de exportación de Filipinas. El gigante asiático usa gran parte de los productos importados, muchos de ellos en el sector electrónico, para manufacturar sus propios productos que se venden a Estados Unidos.

Una política comercial estadounidense que limite importaciones chinas, tal y como ha amenazado Donald Trump, podría por lo tanto dañar la economía de Filipinas, impactando su proyecto de la Torre Trump en ese país.

El éxito de un negocio de bienes raíces depende de una economía pujante. El presidente electo ha amenazado múltiples veces con proteger los intereses comerciales estadounidenses de cara a China.

Pero el impacto en su negocio familiar puede hacer que se lo piense dos veces.

 

La controvertida llamada con Taiwán

De la misma manera, existen indicios de que la decisión de Donald Trump de hablar por teléfono con la presidenta de Taiwán el pasado 3 de diciembre, un gesto que revirtió 40 años de tradición diplomática estadounidense, podría estar vinculada con intereses financieros de la familia Trump.

Es la primera vez desde 1978 que un presidente (o presidente electo) de Estados Unidos habla con un jefe de Estado de Taiwán. En 1979, el entonces presidente Jimmy Carter aseguró que se mantendrían relaciones culturales y comerciales “de manera no oficial” con ese país en línea con su política de acercamiento a China, quien desea reasentar su dominio sobre la isla de Taiwán.

Argentina y Mauricio Macri

Otro foco potencial de corrupción existe en Argentina. Donald Trump tiene planes para un proyecto inmobiliario en Buenos Aires pero ha sido detenido durante años por asuntos de licencia.

El presidente electo Donald Trump y el mandatario de Argentina, Mauricio Macri, sostuvieron una llamada telefónica el 14 de noviembre de las elecciones. Días más tarde Jorge Lanata, un periodista de renombre en ese país reportó que Trump le había pedido a Macri que resolviera los problemas con el permiso. Reuters luego reportó que Ivanka, la hija de Donald Trump, también estuvo en la llamada.

Solo tres días tras la llamada, el diario La Nación reportó que el proyecto solo dependía de detalles administrativos para seguir adelante.

Según informó ese mismo diario, con un presupuesto de 100 millones de dólares, la obra del edificio de 35 pisos podría empezar en junio de 2017 y acabar en 2020.

Si los argentinos emitieron permisos para este proyecto después de las elecciones de EEUU, o si lo hacen de aquí a cuatro años, Trump podría estar en violación de la Constitución, dice Newsweek.

En palabras del periodista Eichenbald, le quedan dos opciones al presidente electo Trump: “Puede, tal y como lo prometió durante la campaña, proteger la solemnidad de la presidencia -lo cual se puede realizar solo mediante la venta de su empresa- o puede permanecer corrompido por los conflictos entre el futuro de su país y la fortuna de su familia”.

Los intereses de Trump en India

Al igual que en Azerbaiyán, Trump dio los derechos de su marca para la construcción de al menos una Torre Trump en Mumbai y un condominio de lujo con el Grupo Lodha, cuyo dueño es un acaudalado político que pertenece al partido de gobierno en India.

El propio Trump dijo durante la campaña electoral que tenía “inmensos” y “hermosos” proyectos en el país asiático.

Incluso después de su elección los medios indios reseñaron un encuentro en Nueva York -que catalogaron de negocios- entre el presidente electo y socios indios.

Arabia Saudita

El presidente electo y magnate inmobiliario tiene registradas ocho compañías en Arabia Saudita y aseguró que en ese reino se han gastado entre 40 y 50 millones en la compra de apartamentos ligados a la firma Trump.

Sin embargo, el pasado 12 de diciembre el diario The Wall Street Journal informó queTrump decidió cerrar algunas de esas empresas días después de las elecciones.

El consejero general de la organización Trump, Alan Garten, habló del cierre de cuatro compañías y que ya no existían asociaciones de Trump con empresarios en Arabia Saudita.torre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.