El arte y la adolescencia

El arte es un componente importantísimo de nuestra cultura. Es una actividad que se realiza con una finalidad estética y comunicativa, y aunque en ocasiones se incluyen otras más, generalmente lo que entendemos la mayoría por arte inluye: pintura, escultura, arquitectura, música, danza, teatro, cine, literatura y fotografía.

Acercar a los adolescentes a cualquiera de estas actividades, ya sea como artistas o como espectadores, aporta muchísimas cosas positivas a su vida.

Muchos adolescentes pintan, esculpen, realizan fotografías o pertenecen a un grupo de teatro,  pero también hay muchos para los que el arte es una actividad muy ajena. En el caso de estos últimos, es una buena idea acercarlos a aquellas actividades que creamos que pueden ser más de su agrado.

Por ejemplo, los adolescentes suelen estar interesados por la fotografía. Muchos de ellos solo porque utilizan la cámara de su celular sin ser conscientes de que eso que hacen puede convertirse en una actividad artística.

Para que los chicos y las chicas adquieran interés por el arte hay que fomentar que accedan a él. Lo mejor es intentar que disfruten de la mayor cantidad posible de disciplinas artísticas asistiendo a exhibiciones, recitales, museos, etc.

Qué aporta el arte a los adolescentes:

Expresar emociones. Esa es la primera de las características del arte, es una forma de expresión de las emociones. Como creadores pueden expresar de forma mucho más fácil lo que sienten y como espectadores pueden encontrar en los demás emociones como las suyas.

Entender el mundo. Al ser una forma de comunicación de las emociones, el arte sirve para entender mejor el mundo. Y eso es muy útil durante la adolescencia, cuando los chicos y las chicas está descubriendo lo que les rodea y buscando su lugar.

Aumentar su creatividad. La relación constante con objetos artísticos hace a todas las personas más creativas.

Ampliar sus intereses. Tanto los culturales como los sociales, porque los acerca a formas muy diferentes de ver el mundo.

Aumentar su capacidad crítica. Una característica imprescindible para la maduración intelectual, el desarrollo de la capacidad crítica, se hace más fácil con el contacto continuo con el arte.

Sentir placer. Disfrutar del arte produce un gran placer y eso es algo que puede ayudar a que la vida de los adolescentes sea mejor. Una fuente de placer y conocimiento puede conseguir que los problemas, cambios y miedos que viven la mayoría en esa etapa, sean más llevaderos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.