El suspenso de la novela EEUU vs Rusia toma rumbos más dramáticos

El Kremlin prevé la expulsión de 30 diplomáticos y la confiscación de propiedades rusas en las afueras de Moscú, en caso de que Estados Unidos no le devuelva dos mansiones incautadas en diciembre pasado por la Casa Blanca tras destaparse la crisis del ‘Rusiagate’.  Moscú anunció este martes que estudia represalias contra Washington en respuesta a las medidas tomadas por el gobierno de Barack Obama tras la crisis desatada por la supuesta intervención del Kremlin en las elecciones de 2016, que incluyeron la confiscación de dos mansiones de diplomáticos rusos. Durante una conferencia en Austria, el canciller ruso, Sergei Lavrov, consideró que el hecho de que Estados Unidos no haya devuelto aún las propiedades le resulta “escandaloso” y aseguró que su país valora “medidas específicas” como respuesta, aunque no especificó cuáles.  “Ahora estamos pensando qué pasos particulares tomaremos (…) Esta situación es escandalosa. Creo que es una vergüenza para un país tan grande como Estados Unidos, el defensor del derecho internacional, dejar esta situación en un limbo”, dijo. Según el diario ruso Izvestia, el tema de las propiedades incautadas fue abordado la semana pasada durante el encuentro del presidente ruso Vladimir Putin con Donald Donald Trump en Hamburgo, aunque no se llegó a un acuerdo.

Causas

En diciembre pasado, el gobierno de Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos y decomisó dos propiedades diplomáticas donde se encontraron dispositivos de inteligencia. Las medidas de presión de la Casa Blanca tuvieron lugar luego de que fuentes de inteligencia estadounidenses acusaran a agentes rusos de hackear computadoras del Partido Demócrata para influir en la campaña presidencial de Hillary Clinton. Las propiedades incautadas son una mansión de Nueva York de 49 habitaciones y otra en la costa este de Maryland, que era utilizada para juegos de tenis y natación. Trump pide dejar la investigación y sanciones a Rusia por su posible intervención en las pasadas elecciones  Y también para espionaje, según afirmó la Casa Blanca, que aseguró haber encontrado dispositivos de escucha y comunicaciones en ambos lugares.

Posibles represalias

Fuentes rusas declararon a la Radio Nacional Pública de Estados Unidos que, entre las medidas de represalia, Rusia valora la expulsión de 30 diplomáticos estadounidenses que trabajan en Moscú. Por su parte, Izvestia informó que el Kremlin podría incautar propiedades diplomáticas estadounidenses en el territorio de Serebryany Bor, en el noroeste de Moscú, así como un almacén en la misma zona. El diario ruso indicó que las medidas entrarían en vigor a finales de este mes, si no se llega a un acuerdo entre las partes en una reunión que sostendrán en San Petersburgo el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, y el subsecretario de Estado, Thomas Shannon.

Nominado para el FBI afirma que la investigación sobre Rusia y la campaña de Trump “no es una cacería de brujas”

Christopher Wray dijo que su lealtad es a la Constitución y las leyes de EEUU y que ninguna influencia política o de lobistas podría llevarlo a abandonar una investigación. El nominado por Donald Trump para estar al frente del Buró Federal de Invgestigaciones (FBI), Christopher Wray, dijo este miércoles durante su audiencia de confirmación en el Senado que la investigación sobre los supuestos lazos entre Rusia y la campaña electoral republicana no es una cacería de brujas. “No considero al direcor Mueler un cazador de brujas”, dijo Wary sobre el fiscal especial que analiza si hubo conspiración entre el Kremlin y la campaña de Trump para alterar los resultados de las elecciones del pasado mes de noviembre. El nominado también dijo a un panel del Senado que no va a salir a “lanzar golpes” si es confirmado para el cargo. Wray aseguró que como director del FBI sería implacable en sus investigaciones y que ninguna influencia política o de lobistas podría llevarlo a abandonar una investigación. En un momento de la interpelación, el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, leyó la cadena de emails que el hijo de Donald Trump publicó la víspera para arrojar “transparencia” sobre una reunión que tuvo el año pasado con una abogada rusa que le aportaría información perjudicial sobre Hillary Clinton. “¿Debió Donald Trump Jr. aceptar ese encuentro?”, preguntó Graham a Wray, quien de manera titubeante sugirió que el hijo del presidente debió haber buscado asesoría legal antes de proceder.  “Tú vas a ser director del FBI, amigo”, le reclamó Grahamm ·Esto es lo que quiero que le digas a todo político: si reciben una llamada de alguien sugiriendo que un gobierno extranjero quiere ayudarlos a desprestigiar a tu oponente, dino a todos que llamemos al FBI”. Y Wray aceptó la sugerencia diciendo: “A los miembros de este comité, cualquier esfuerzo de cualquier nación o actor no estatal es el tipo de cosas que el FBI querrá saber”. Sin embargo, el postulado a dirigir el buró no quiso calificar la legalidad de la conducta de Trump Jr., argumentando que hay una investigación especial en marcha. La nominación de Wray ocurre luego de que James Comey fue despedido por el presidente el pasado 9 de mayo en medio de la profundización de las investigaciones sobre el ‘Rusiagate’

 

Trump defiende a su hijo del ‘Rusiagate’ y denuncia la “cacería de brujas más grande de la historia”

En su cuenta personal de Twitter, el presidente indicó este miércoles que su hijo en una entrevista en Fox News fue “abierto, transparente e inocente” y volvió a señalar a los ‘fake news’ de “inventar” fuentes “que no existen”. El presidente Donald Trump salió este miércoles en defensa de su hijo Donald Trump Jr. quien se encuentra en el centro de la polémica por el ‘Rusiagate’ luego de conocerse que le ocultó durante la campaña electoral su encuentro con una abogada rusa que supuestamente le iba a ofrecer información comprometedora sobre Hillary Clinton. Como es costumbre, el mandatario apeló al Twitter para defender a Donald Jr., que la víspera sostuvo una entrevista en Fox News en la que aseguró que “no había nada que contar”, y también contraatacó a los medios que han destapado el caso. “Mi hijo Donald hizo un gran trabajo la anoche. Fue abierto, transparente e inocente. Esta es la más grande cacería de brujas en la historia política. ¡Triste!”, tuiteó el presidente. Donald Trump Jr. se reunió en la Trump Tower de Nueva York en junio de 2016 con Natalia Veselnitskay, una conocida lobbista que trata de influenciar en las leyes contrarias a los rusos sospechosos de violar los derechos humanos. La reunión se acordó después de que Trump Jr. recibiera un correo electrónico en el que se le indicaba que le iban a ofrecer información negativa de la candidata demócrata dentro de la campaña de Rusia para ayudar a su padre, según reveló el diario The New York Times. El presidente hizo referencia en otro tuit a los que llama “medios falsos” (entre los que incliuye al Times) al indicar que “cuando oyes las palabras ‘fuentes dicen’, muchas veces esas fuentes son inventadas y no existen”. La noche del martes, ante el periodista de la cadena conservadora Sean Hannity, Donald Jr. negó toda implicación en el ‘Rusiagate’ y describió la política como “un juego sucio”. Pese a que desde que se conoció su reunión ha negado que hiciera nada incorrecto. Durante la entrevista declaró que “mirando atrás, probablemente hubiera hecho las cosas algo diferente”. A la cita con la abogada Veselnitskay también asistieron Paul Manafort, entonces jefe de campaña de Trump, y Jared Kushner, yerno del presidente y ahora uno de sus principales consejeros. Manafort tuvo que dimitir en agosto de 2016 de su cargo por un escándalo por sus vínculos con Ucrania y Rusia. Donald Jr. admitió que había recibido el correo electrónico: “No puedo impedir que alguien me escriba un email”, se justificó y decidió seguir adelante con las intenciones de su interlocutor alegando que deseaba saber lo que podían ofrecerle sobre Clinton. En los correos publicados por el propio Trump Jr., él mismo declaró que le “encantaba” saber que le iban ofrecer datos que supuestamente comprometían la campaña de la candidata demócrata.

Donald Trump Jr. sostiene que no le dijo nada a su padre sobre el encuentro con la abogada rusa

El hijo del presidente calificó en una entrevista en Fox News la cita como una “pérdida de tiempo”, aunque aseguró que ” mirando atrás, probablemente hubiera hecho las cosas algo diferente”. Donald Trump Jr. no le dijo nada a su padre, el presidente de EEUU y entonces candidato republicano, de su encuentro con una abogada rusa que supuestamente le iba a ofrecer información comprometedora sobre Hillary Clinton. Al menos así lo afirmó este martes en una entrevista en Fox News. “No había nada que contar”, sostuvo el hijo mayor de Trump ante el periodista de la cadena conservadora Sean Hannity, según los primeros fragmentos publicados. Donald Trump Jr. se reunió en la Trump Tower de Nueva York en junio con Natalia Veselnitskay, una conocida lobbista que trata de influenciar en las leyes contrarias a los rusos sospechosos de violar los derechos humanos. La reunión se acordó después de que Trump Jr. recibiera un correo electrónico en el que se le indicaba que le iban a ofrecer información negativa de la candidata demócrata dentro de la campaña de Rusia para ayudar a su padre, según reveló el diario The New York Times. Pese a que desde que se conoció su reunión ha negado que hiciera nada incorrecto, durante la entrevista en Fox declaró que “mirando atrás, probablemente hubiera hecho las cosas algo diferente”. Sin embargo, Trump Jr. insistió que la cita con la abogada, a la que también asistieron Paul Manafort, entonces jefe de campaña de Trump, y Jared Kushner, yerno del presidente y ahora uno de sus principales consejeros. Manafort tuvo que dimitir en agosto de 2016 de su cargo por un escándalo por sus vínculos con Ucrania y Rusia. Trump Jr, quien describió la política “como un juego sucio”, explicó que había recibido el correo electrónico (“No puedo impedir que alguien me escriba un email”, se justificó) y decidió seguir adelante con las intenciones de su interlocutor alegando que deseaba saber lo que podían ofrecerle sobre Clinton. Durante toda la intervención trató de restar importancia a su encuentro: “Ni siquiera me habría acordado de esto hasta que se empezó a rastrear estas cosas. Fue literalmente un desperdicio de 20 minutos, una pérdida de tiempo”, dijo a Hannity. Además negó que supiera con quién se iba a reunir. “Nunca había oído hablar de ella”, subrayó y afirmó que no ha vuelto a estar en contacto con ella. En todo caso, aunque no dijo cuándo, se mostró “feliz de colaborar” con la Justicia entregando más documentos, aunque sin aclarar cuáles, para avanzar en la investigación conocida como ‘Rusiagate’. “Nunca haría nada que pudiera poner en peligro a este país”, concluyó. Este martes se supo que el fiscal especial nombrado por el Departamente de Justicia tienen planeado investigar el encuntro de Trump Jr. con la abogada.

“Información sensible”

En los correos publicados por el propio Trump Jr, él mismo declaró que le “encantaba” el saber que le iban ofrecer datos que supuestamente comprometían la campaña de la candidata demócrata. Las misivas fueron enviadas por Rob Godstone, un publicista inglés, entre el 3 y el 8 de junio, justo días depués de que Donald Trump consiguiera asegurarse la nominación republicana para luchar por la Casa Blanca. En uno de los correos queda de manifiesto que los rusos quieren proporcionarle con datos proveniente de la fiscalía rusa que “incriminan a Clinton” y que “serían muy útil a su padre”. “Esto es obviamente de muy alto nivel y es información sensible, pero es parte de Rusia y del apoyo de su gobierno al Sr. Trump”, se especifica en los emails. La respuesta no se hizo esperar. En unos minutos escribió: “Si se trata de lo que dice, me encanta. Especialmente para más tarde en el verano”. Pese a la negación reiterada del hijo del presidente, este encuentro sería la primera prueba de un encuentro de alguien con nexos con el Kremlin y el entorno directo de Donald Trump, según el diario The New York Times. En la actualidad el FBI investiga si hubo una coordinación entre Moscú y la campaña del republicano para ganar en las elecciones. La abogada Veselnitskaya negó este martes en una entrevista con el canal NBC News que tenga conexiones con el gobierno ruso y sostuvo que el encuentro no era para ofrecer ningún tipo de información sobre Hillary Clinton, contradiciendo así la versión del propio Trump Jr. “Nunca tuve información sensible o que pudiera dañar a Hillary Clinton. Nunca fue mi intención tenerla”, aseguró la abogada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.