Hasta dentro de dos años un misil coreano sería peligroso

Un especialista en ingeniería aeronáutica de la Universidad John Hopkins considera que, de continuar el desarrollo del misil lanzado la pasada semana, Pyongyang podría alcanzar la costa oeste de Estados Unidos en un par de años. Corea del Sur argumenta que el misil balístico intercontinental probado por los norcoreanos no tenía la capacidad de reentrar a la atmósfera.  Un misil balístico intercontinental de Corea del Norte podría impactar California en dos años, de continuar el desarrollo tecnológico utilizado por Pyongyang en la prueba balística realizada el pasado 4 de julio, aseguró un experto estadounidense. De acuerdo con un análisis de John Schilling, un ingeniero aeronáutico especializado en misiles, el régimen de Kim Jong-un contará “probablemente” en un par de años con el sistema para alcanzar San Diego o algún otro punto de la costa del Pacífico estadounidense. En el estudio, publicado en el portal de ’38 North’ , un proyecto sobre relaciones Estados Unidos-Corea del Norte vinculado a la Johns Hopkins University, el experto consideró que “si el proyectil es ensamblado de la forma que pensamos que está siéndolo, podría ir un poco más lejos cuando se resuelvan todos los defectos”. Schilling calculó que el misil podría tener un radio aproximado de 6,000 millas y transportar una carga de más de mil libras, aunque recalcó que un proyecto de esta envergadura no podría implementarse a corto plazo. “No podrán desarrollarlo de esta manera para mañana, pero probablemente lo podrán hacer más adelante”, opinó. En ese sentido, consideró que con “un año o dos de ensayos y de desarrollo adicionales”, Pyongyang podría diseñar “un misil capaz de transportar con fiabilidad una cabeza nuclear hasta objetivos de la costa oeste, posiblemente con suficiente precisión como para destruir objetivos militares como bases navales” en San Diego. Schilling aseguró, además, que Corea del Norte tiene la capacidad de construir ojivas nucleares para este tipo de misiles.

“No tienen la tecnología”

Por su parte, el gobierno de Corea del Sur consideró la víspera que el misil intercontinental lanzado recientemente por el país vecino carece de tecnologías clave para reentrar correctamente en la atmósfera y de un efectivo sistemas de guiado. “Teniendo en cuenta que Corea del Norte no tiene instalaciones para probar la reentrada del misil a la atmósfera, el Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano cree que no ha logrado aún dominar esta tecnología”, aseguró Yi Wan-young, miembro de ese comité, en declaraciones a la agencia Yonhap. Añadió que el dominio pleno de este sistema suele ser necesario antes de poder desarrollar los elementos electrónicos de guiado del misil, que son los que permiten variar su trayectoria para dar en el blanco.

Escudo antimisiles

La publicación del estudio de Schilling y las declaraciones de la inteligencia surcoreana coincidieron con un una prueba exitosa del escudo antimisiles de Estados Unidos realizada la víspera en Alaska. El ensayo se realizó con el Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud, THAAD, el mismo que Washington desea instalar en Corea del Sur y al que se opone China. No obstante, este tipo de escudo no está diseñado para interceptar un misil balístico intercontinental, como el que probó la semana pasada Pyongyang y que preocupa a expertos como Schelling. Para interceptar este tipo de proyectiles se utiliza un escudo denominado Ground-based Midcourse Defense, que no ha sido suficientemente probado por el Pentágono.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.