Kim Jong-un, un jovenzuelo malhumorado que posee un arsenal nuclear

Kim fue el menor de tres hijos, pero superó a sus hermanos para suceder a su padre, Kim Jong-il. Muchos analistas lo menospreciaron por no contar con experiencia cuando asumió el poder a los 27 años; algunos predijeron que no duraría mucho. Sin embargo, casi seis años después, no hay duda de que ejerce un control firme. En China, el hombre que amenazó con lanzar misiles a Estados Unidos a menudo es ridiculizado como un mocoso mimado y regordete. En Estados Unidos, un senador se refirió a él recientemente como “ese niño gordo y loco”. El presidente Trump alguna vez lo llamó “loco de remate”. Sin embargo, el blanco de todo este desdén, Kim Jong-un, el dirigente de 33 años de Corea del Norte, ha sido subestimado durante mucho tiempo. Kim fue el menor de tres hijos, pero superó a sus hermanos para suceder a su padre, Kim Jong-il. Muchos analistas lo menospreciaron por ser una figura decorativa sin experiencia cuando asumió el poder a los 27 años; algunos predijeron que no duraría mucho. Sin embargo, casi seis años después, no hay duda de que ejerce un control firme. Ahora, en contra de todos los pronósticos, Kim se encuentra a punto de hacer de su aislada y empobrecida nación una de las pocas en el mundo que pueden atacar a Estados Unidos con un misil nuclear, desafiando así no solo a la administración de Trump, sino también las sanciones internacionales y a los tradicionales aliados de Corea del Norte en Pekín. Algunos han exhortado al presidente Trump a que inicie negociaciones con él. Sin embargo, no queda claro que Kim esté interesado en conversar o si hay algo que pudiera pedir a cambio de detener o abandonar su programa nuclear. Ha hecho que la construcción de un arsenal nuclear sea prioridad, con el argumento de que esta es la única manera en que Corea del Norte puede garantizar su seguridad y el desarrollo de su economía. Los principales motivos, como muchos detalles de su vida, son inciertos. Kim no ha viajado al extranjero ni recibido ninguna visita de Estado desde que tomó el poder. Apenas unas cuantas personas que no son de Corea del Norte han podido reunirse con él, entre ellas el exbasquetbolista Dennis Rodman, un chef de sushi japonés y los vicepresidentes de Cuba y China. Algunos oficiales del servicio de inteligencia surcoreano afirman que Kim ha ejecutado a una cantidad récord de altos mandos, entre quienes se incluye su propio tío, un personaje astuto y con influencia sobre las figuras de poder, que había sido considerado su mentor. También se cree que ordenó el asesinato de su medio hermano, quien fue envenenado con el agente neurotóxico VX en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, en Malasia, el mes de febrero. No obstante, también se le da crédito por relajar los controles del Estado sobre la economía y por impulsar un crecimiento modesto, así como por recuperar la confianza pública de la que disfrutaba el régimen dinástico en el periodo de su abuelo y que se perdió bajo el mando de su padre, cuyo gobierno se recuerda por una hambruna devastadora. “Inteligente, práctico, decidido”, declaró Andrei Lankov, experto en Corea del Norte de la Universidad de Kookmin en Seúl, sobre Kim. “Sin embargo, también es caprichoso, malhumorado y está listo para matar sin demoras”. Un asunto sobre el que Kim no ha vacilado es el programa nuclear. Su padre ofreció la posibilidad de desechar el programa a cambio de ayuda económica y garantías de seguridad, e incluso llegó a un acuerdo con la administración de Clinton, pero Corea del Norte lo violó más tarde. Por su lado, Kim ha tomado una posición mucho más agresiva. Tres de cinco pruebas nucleares de Corea del Norte se han realizado bajo su supervisión y hay evidencia de que el país se está preparando para otra. Corea del Norte también ha realizado cerca de 80 ensayos con misiles bajo el gobierno de Kim, más del doble de los que se hicieron durante los mandatos de su padre y abuelo juntos. La nación cruzó un límite importante con las últimas dos pruebas de misiles el 4 y el 28 de julio, los cuales, según los analistas, demostraron que los misiles balísticos intercontinentales con los que cuenta son capaces de atacar Alaska y, el más reciente, el área continental de Estados Unidos. Los medios estatales de Corea del Norte mostraron que Kim se encontraba presente en las dos pruebas; llevaba un traje con cuello estilo mao, estaba rodeado de soldados y sonreía ampliamente. Kim apareció por primera vez en los medios estatales de Corea del Norte en septiembre de 2010, poco más de un año antes de que sucediera a su padre como líder supremo. Los informes aseguraban que lo habían nombrado general de cuatro estrellas y que el Partido de los Trabajadores, el partido gobernante, lo había elegido vicepresidente de la Comisión Militar Central. Kim padre, quien gobernó Corea del Norte desde 1994 hasta su muerte en 2011, tuvo tres esposas y al menos seis hijos. Su primera esposa dio a luz a un niño en 1971, pero cayó de su gracia y murió en el exilio en Moscú. Su segunda esposa le dio dos hijas y ningún varón. La tercera esposa, Ko Yong-hui, una coreana nacida en Japón, cantante y bailarina, tuvo dos hijos y una hija. A pesar de la partida de su madre, el hijo mayor, Kim Jong-nam, era considerado su heredero por muchos hasta 2001, cuando fue descubierto tratando de visitar Tokyo Disneyland con un pasaporte falso. Al parecer, más tarde se fue al exilio, vivía en Macao y salía a la luz de manera ocasional con alguna crítica leve al régimen, antes de su asesinato en Malasia en febrero. El segundo hijo de Kim Jong-il, Kim Jong-chol, fue visto en un concierto de Eric Clapton en Londres en 2015, pero no se sabe mucho más acerca de él y resulta incierto por qué fue omitido en la sucesión. Una de las únicas pistas viene de Kenji Fujimoto, el antiguo chef de sushi de la familia Kim, quien escribió una autobiografía en 2003, después de que escapó de Corea del Norte en 2001, en la que señala que Kim padre consideraba a ese hijo demasiado “afeminado”. Sin embargo, Kim Jong-il adoraba a su tercer hijo, Kim Jong-un, y vio su propia actitud dominante y otras cualidades de liderazgo en el niño a una edad muy temprana, según Fujimoto, quien fue de los pocos que predijeron el ascenso al poder de Kim Jong-un. Jong-un a veces arrojaba las piezas del tablero a su hermano cuando iba perdiendo. Cuando cumplió ocho años, le regalaron un uniforme de general; a partir de entonces, los generales le presentaron sus respetos haciendo una reverencia, según cuenta su tía, Ko Yong-suk, quien huyó a Estados Unidos en 1998. “Aprendió cómo funciona el poder a muy temprana edad”, explicó Koh Yu-hwan, profesor de estudios norcoreanos en la Universidad Dongguk en Seúl. Los medios de comunicación norcoreanos controlados por el Estado han envuelto la infancia de Kim en misticismo, presentándolo como un tirador excelente y un “genio entre genios” que adora conducir autos a gran velocidad. Se dice que a los 16 años escribió un artículo de investigación en el que analizaba el liderazgo de su abuelo durante la Guerra de Corea. Se cree que Kim estudió en escuelas públicas en Suiza disfrazado del hijo de un diplomático norcoreano de 1996 hasta al menos 2000. Las clases eran en alemán, así que Kim tuvo dificultades con el idioma. Un video grabado en esa época lo muestra molesto, tocando un tambor en una clase de música. “No éramos los peores de la clase, pero tampoco éramos los más listos”, contó Joao Micaelo, un compañero de clase, a un tabloide británico en 2011. Micaelo y otros han afirmado que Kim era un adolescente reservado al que le encantaban las películas de James Bond y jugar básquetbol. Sin embargo, sobresalía por sus costosos tenis y accesorios, como un PlayStation de Sony, y disfrutaba de los servicios de un cocinero, un chofer y un tutor privado. Otro compañero de clase, Marco Imhof, recordó como alguna vez riñó a uno de los sirvientes por llevarle los espaguetis fríos. “Me sorprendió porque no era la manera en la que actuaba normalmente”, explicó Imhof en una entrevista publicada en 2010. Hay evidencias de que la época de Kim como joven en Europa, y quizá otros países, dejó una marca en él. En su autobiografía, Fujimoto narra conversaciones con Kim cuando era un adolescente en las que el futuro líder expresaba su frustración por la falta de poder en su país y se maravillaba con las tiendas departamentales en el extranjero. Después de regresar a Pyongyang, la capital de Corea del Norte, Kim se graduó en la Universidad Militar Kim Il-sung en 2006 y fue puesto inmediatamente a la cabeza del ejército del país. Imágenes recientes de propaganda estatal lo muestran inspeccionando las unidades militares durante los años siguientes a su graduación. En una toma, se ve dando la bienvenida a casa a su padre después de un viaje al extranjero y estrechando la mano con él como iguales. Sin embargo, después de la muerte de este, se cree que la permanencia en el poder de Kim ha sido inestable. Había terminado sus estudios universitarios solo cinco años antes y se encontraba rodeado de líderes militares experimentados y funcionarios del partido. Fuera de Corea del Norte, muchos creyeron que era el líder supremo únicamente de nombre y que el verdadero poder estaba en las manos de Jang Song-thaek, su tío y regente. Parecía que Jang estaba ayudando a su sobrino a realizar una purga sistemática, remplazando a la mayoría de los generales y los burócratas más poderosos de la nación, de acuerdo con funcionarios del servicio de inteligencia surcoreano. No obstante, después de dos años de gobierno, Kim arremetió contra su tío también, hizo que oficiales uniformados lo arrestaran durante una reunión de Politburo mientras cientos de delegados del partido observaban. Jang fue ejecutado bajo cargos que incluían aplaudir “con muy poco entusiasmo” cuando Kim entraba en la habitación y conspirar para derrocarlo. La purga continuó con un nuevo enfoque en extirpar a aquellos leales a Jang. Se usaron ametralladoras antiaéreas para ejecutar a un grupo numeroso; miembros de la élite gobernante fueron llevados en camiones al lugar como testigos, según informaron funcionarios del servicio de inteligencia surcoreano. Cheong Seong-chang, experto en la familia Kim del Instituto Sejong, aseveró que desertores norcoreanos de alto nivel le informaron que Jang tenía 20 hijos y Kim los mató a todos. Se calcula que en total se ha ejecutado a más de 140 oficiales de alto rango desde que Kim asumió el poder. No obstante, Kim no ha abandonado el uso que también hacía su padre de hagiografías en los medios noticiosos estatales, las cuales lo describen como todopoderoso; incluso, en fotos recientes, aparece el funcionario de segundo rango en el partido, el vicemariscal Hwang Pyong-so, adulándolo. Rodman, el exbasquetbolista profesional, contó cómo fue su visita a un estadio abarrotado con 150.000 espectadores cuando estuvo en Pyongyang en 2013, donde pudo reunirse con Kim. “La gente se puso de pie durante media hora solo para aplaudir”, narró a la audiencia en West Point en marzo. “Estaban llorando por este hombre”.

A diferencia del estilo de su padre, se ha observado que Kim cultiva una imagen campechana, de hombre de pueblo. Se le muestra echándole el brazo al hombro a sus soldados, visitando a trabajadores en casa y arrullando bebés en las guarderías de los hospitales. A veces lo acompaña en sus eventos su esposa Ri Sol-ju, siempre vestida a la moda, lo que implica un distanciamiento de la secrecía que rodeó los matrimonios de su padre. Durante gran parte del gobierno de Kim Il-sung, la economía de Corea del Norte fue mayor que la de Corea del Sur. Sin embargo, actualmente, el ingreso per cápita en la primera es menor al 5% del de la segunda. Este abismo quizá represente la mayor amenaza para la legitimidad política de Kim Jong-un. La respuesta de Kim ha sido buscar una política de “byungjin”, o desarrollo en paralelo, la cual exige la búsqueda simultánea de armas nucleares y desarrollo económico. Kim afirma que solo con una fuerza disuasiva nuclear, su país tendrá la seguridad suficiente para concentrarse en el crecimiento. Ha mejorado el acceso a la comida y los bienes de consumo al permitir más actividades comerciales. También ha iniciado un auge en las construcciones en Pyongyang, donde se permite vivir a los ciudadanos más leales. A pesar de las décadas de sanciones y aislamiento internacional, últimamente la economía ha mostrado sorprendentes signos de vida. No obstante, las condiciones siguen siendo deprimentes fuera del escaparate capitalino, y para que haya mayor crecimiento quizá se requiera terminar con las sanciones que limitan la capacidad de Corea del Norte para negociar con el mundo. Esto significaría también renunciar a su programa nuclear. Kim, sin embargo, parece ver el problema de manera diferente. Más de 30.000 norcoreanos han huido del país desde la hambruna en la década de 1990, y los desertores afirman que Kim seguramente quiere mantener aislado al país pues teme ser absorbido por Corea del Sur. Ahí es donde entra el arsenal nuclear. Su gobierno afirma que necesita armas nucleares para protegerse de ser derrocado, como ocurrió con otros que renunciaron a las armas de destrucción masiva, como el caso del coronel Muamar el Gadafi y Saddam Hussein.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.