Legislación reduce los desperdicios de alimentos en NJ

La legislación patrocinada por los Senadores Linda Greenstein y Bob Smith que tienen como meta reducir los desperdicios de alimentos en Nueva Jersey fue firmada como ley el lunes por el Gobernador.  “Esta ley aborda la urgente necesidad de donar alimentos y reducir el desperdicio de alimentos en el estado donde tenemos demasiadas personas pasando hambre. También reducirá los daños  causados por los desperdicios de alimentos al medio ambiente”, dijo la Senadora Greenstein.  “Estoy complacida de que esta legislación ahora es ley y espero ver el impacto que esta iniciativa tendrá en el medio ambiente y en las personas en Nueva Jersey”.  La nueva ley A-3056 requeriría que el Departamento de Protección Ambiental, en consulta con el Departamento de Agricultura, el Departamento de Educación, el Departamento de Salud y la Oficina del Secretario de Educación Superior establezca y trabaje con organizaciones sin fines de lucro para establecer pautas voluntarias para fomentar y facilitar la capacidad de las escuelas desde el K-12 y las instituciones de educación superior para reducir, recuperar y reciclar los residuos de alimentos. “El desperdicio de alimentos no tiene sentido económico o ambiental, ya que en los Estados Unidos se pierden millones de toneladas de alimentos que todavía son aptos para el consumo, y nos corresponde actuar. Esta ley hará que se desperdicie menos alimentos y alentará a la distribución para los necesitados “, dijo el Senador Smith. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, en los Estados Unidos desperdician una gran cantidad de alimentos cada año, con hasta el 40 por ciento de la comida en los Estados Unidos sin comer. Esto representa 160.000 millones de libras de alimentos desperdiciados cada año, estas estadísticas se hacen aún peores considerando que 42,2 millones de estadounidenses viven en hogares con inseguridad de alimentos.  De acuerdo a la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA,  por sus siglas en inglés) en 2012, los Estados Unidos desperdició más de 36 toneladas de alimentos, de eso, menos del 5 por ciento fue reciclada. La mayoría terminó pudriéndose en los campos de basura, haciendo que el vapor contribuyera al metano en la atmosfera. El metano es un potente gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático. La EPA estima que sí el 50 por ciento de los residuos de alimentos generados cada año en los Estados Unidos que fueron digeridos anaeróbicamente, se generaría suficiente electricidad para alimentar a 2,5 millones de hogares durante un año. El proyecto de ley también fue auspiciado por los Senadores Diane Allen y Christopher “Kip” Bateman y fue aprobado por el Senado en mayo y por la Asamblea en junio. La ley se pondrá en vigor de forma inmediata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.