Menéndez lidera petición de TPS para Haití

Senadores piden al gobierno de Obama que apruebe un Estatus de Protección Temporal para Haití El paso del huracán Matthew por el pequeño país del Caribe dejó una estela de muerte, llanto y destrucción. Datos citados por los congresistas demócratas hablan de más de 1,000 muertos. Damnificados por el huracán Matthew hacen fila para recibir agua y alimentos. El meteoro dejó una estela de muerte y destrucción. Un grupo de senadores demócratas pidió el jueves a los secretarios de Estado, John Kerry, y de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que aprueben un Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés) para Haití en respuesta humanitaria a la catástrofe causada en ese país caribeño por el paso del huracán Matthew. El grupo, integrado por una docena de legisladores, dijeron en una carta que el programa aliviará a los haitianos de las penurias sufridas por el meteoro, que a su paso dejó una estela de muerte y destrucción. Liderados por el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey), los senadores escribieron que Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, se encuentra “en una desesperada necesidad de ayuda humanitaria” ahora y los años venideros, y que Matthew vino a complicar una situación que “ya se encontraba desesperada”. En 2010, tras un terremoto de magnitud 7.0 que destruyó miles de casas, mató a más de 150,000 personas y dejó unos 2 millones de damnificados, el gobierno de Barack Obama concedió un TPS que protegió de la deportación a unos 58,000 haitianos indocumentados que se encontraban en Estados Unidos. Pero este año el programa fue descontinuado. El TPS frena las deportaciones de inmigrantes indocumentados y les concede un permiso de trabajo temporal por el tiempo de vigencia del amparo. A pesar que los daños y la destrucción causados por Andrew todavía no han sido determinados, el grupo escribió que la semana pasada el huracán “tocó tierra en la costa occidental de Haití con vientos sostenidos de 145 millas por hora, hasta 25 pulgadas de precipitaciones, y más de 10 pies de marejada”. Y agregaron que si bien la magnitud de la devastación todavía no se sabe, la tormenta se habría cobrado la vida de más de 1,000 haitianos, y las primeras estimaciones indican que las pérdidas monetarias totales serían de unos 1,000 millones de dólares. Citando palabras del presidente Obama, los senadores dijeron que las víctimas haitianas “van a necesitar ayuda sustancial” de manera “desesperada”. También solicitaron detalles adicionales sobre el anuncio hecho el 22 de septiembre por la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en cuanto a que tenían previsto reanudar la deportación de ciertos inmigrantes haitianos porque el TPS de 2010 no fue renovado. Durante un viaje a México, a comienzos de esta semana, Johnson anunció que esa orden había sido suspendida, y que las deportaciones se reanudarán una vez se evalúe la situación humanitaria en Haití. “Solicitamos una actualización de la ejecución de las políticas de expulsión acelerada”, indicaron los senadores. “A medida que reconsidere esta política, le pedimos que haga todo lo posible para mantener a las familias unidas”, indicaron. “El enfoque de Estados Unidos debe ser dar prioridad a la asistencia y recuperación de desastres, y no devolver a nacionales haitianos a un país que carece de la capacidad para apoyarlos. Les pedimos que se tome la situación humanitaria urgente en cuenta al considerar la designación del TPS y evaluar la nueva política de deportación”, concluyeron.1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.