Roque y Prieto se unen para presentar legislación integral

Un panel de la Asamblea aprobó el lunes una legislación bipartidista patrocinada por el Presidente Vicente Prieto y los Demócratas de la Asamblea John McKeon, Shavonda Sumter y Joseph Lagana, que emplea un enfoque multifacético –desde todos los ángulos- para abordar la crisis de los opiáceos en Nueva Jersey. El Doctor Félix Roque, Alcalde de West New York y el Presidente de la Asamblea de New Jersey, Sr. Vicente Prieto testificaron el lunes frente al Comité de Aseguradoras e Instituciones Bancarias de la Asamblea Estatal de New Jersey.  La legislación (A-3) emplea una estrategia integral para abordar la epidemia de opiáceos, incluida la cobertura de seguro obligatoria para los trastornos por uso de sustancias, las restricciones a la prescripción de opioides, la notificación de los pacientes sobre los peligros del abuso de sustancias peligrosas controladas y la educación profesional sobre temas relacionados con los opiáceos recetados. “Si bien esta legislación tiene como objetivo prevenir la adicción, para empezar, también reconoce las realidades que se han observado, y sustancialmente las opciones de tratamiento y beneficios para la salud de los que han sucumbido a esta epidemia”, dijo Prieto (D-Bergen / Hudson). “Estamos comprometidos a trabajar juntos con nuestros colegas en ambos lados de la cámara, tanto en las dos casas como en todas las secretarías del gobierno, porque este es un tema que ha afectado las vidas de casi todos los habitantes del Estado Jardín directa o indirectamente”. Por su parte el doctor Roque, testificó  acerca de la ley A-3,  la cual toma medidas para combatir la epidemia actual  por el abuso de opioides.  El doctor -y alcalde- que testificó en compañía de la doctora Gina Miranda Días, directora del Departamento de Salud de West Nueva York, el director de la Policía  Bob Antelos y otros representantes de la ciudad, expuso el nuevo programa para la prevención y educación sobre el abuso de opioides implementado en el ámbito de su municipalidad. Específicamente, la ley requiere que las compañías de seguros de salud, el Programa Estatal de Beneficios de Salud y el Programa de Beneficios de Salud de los Empleados de Escuelas proporcionen beneficios ilimitados para el tratamiento de trastornos por uso de sustancias en las instalaciones dentro de la red, psicólogos licenciados o psiquíatras licenciados, proporcionado por profesionales de la salud con licencia, o proveedores certificados o licenciados en trastornos por el uso de sustancias.El proyecto de ley estipula que se cubran los primeros 180 días de tratamiento por año de plan hospitalario y ambulatorio por trastorno por el uso de sustancias, los que serán proporcionados cuando el médico, psicólogo o psiquiatra de la persona cubierta lo determine médicamente necesario, sin la imposición de ninguna autorización previa u otros requisitos de gestión de utilización prospectiva. Si no hay un servicio dentro de la red inmediatamente disponible para una persona cubierta, el operador proveerá las excepciones necesarias a su red para asegurar la admisión en una instalación de tratamiento dentro de las 24 horas. El proyecto de ley también deja claro que las disposiciones que requieren cobertura de seguro de salud no se aplican a los planes administrados por el Departamento de Servicios Humanos, como Medicare y Medicaid, que están regulados por el gobierno federal. El proyecto de ley también establece ciertas restricciones sobre cómo los opiáceos y otros medicamentos para el dolor de la Lista II pueden ser prescritos. En los casos de dolor agudo, el proyecto de ley prevé que el médico no emitirá una receta inicial de un opiáceo en una cantidad superior a un suministro de cinco días.

Además, en los casos de dolor agudo, antes de emitir una receta inicial de un tratamiento que incluya un medicamento para el dolor de la Lista II o cualquier otro fármaco opiáceo, el médico deberá documentar los resultados de una historia médica completa, incluyendo la experiencia del paciente con medicamentos no opioides y enfoques del manejo del dolor no farmacológicos y antecedentes de abuso de sustancias; Realizar un examen físico, según proceda, y documentar los resultados; Desarrollar un plan de tratamiento, con especial atención enfocada en determinar la causa del dolor del paciente; Acceder a la información relevante de monitoreo de prescripciones bajo el Programa de Monitoreo de Prescripción; y limitar el suministro de cualquier fármaco opiáceo prescrito para el dolor agudo a una duración de no más de cinco días como se determina por la dosificación dirigida y la frecuencia de la dosificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.