“Tengo un arma”, amenazó el atacante de Toronto; “Me da igual”, respondió el policía que acabó sometiéndolo sin un solo tiro

El policía, identificado como Constable Ken Lam, se enfrentó a Alek Minassin y consiguió esposarlo sin disparar el arma en un acto que contrasta muchas veces con la manera de actuar de policías en EEUU. Las imágenes son dramáticas: un video captó el enfrentamiento dialéctico y sicológico entre el sospecho de matar a 10 personas arrollándolas con una van y el policía que lo enfrentó arriesgando su vida cuando lo encaró en una calle del centro de Toronto. Todo discurre en poco menos de un minuto, justo después del arrollamiento masivo. En la grabación se puede ver que el oficial, identificado como Constable Ken Lam, se enfrenta a Alek Minassin, de 25 años, el supuesto atacante, y quien llega a amenazar al funcionario con matarlo mientras empuña lo que parece ser una pistola. Así se desarrolló la conversación que acabó con Minassin sometido:

 

  • Oficial: ¡Vamos, al suelo!
  • Sospechoso: ¡Mátame!
  • Oficial: No ¡Al suelo, al suelo!
  • Sospecho: ¡Tengo un arma en mi bolsillo!
  • Oficial: ¡Me da igual, al suelo!
  • Sospecho: Tengo un arma en mi bolsillo
  • Oficial: ¡Al suelo o te disparo!
  • Sospechoso: ¡Dispárame en la cabeza!

Las imágenes muestran que Ken Lam encaró sin apoyo de otros oficiales al sospechoso del ataque, quien se encontraba junto a la camioneta blanca que utilizó para el atropello. El policía aparece empuñando su arma, que nunca utilizó, y tan solo buscó resguardarse unos segundos tras un auto negro. La escena, además, se desarrolló en medio de transeúntes que caminaban observando lo que estaba sucediendo.

En otro video, tomado desde un edificio cercano, puede verse cómo antes de rendirse, el sospechoso se acerca al oficial apuntándole, obligando a Ken Lam a dar varios pasos hacia atrás.

“Él continuó dando pasos hacia adelante y en ese momento que el oficial, creo, se dio cuenta de que no era un arma lo que tenía en su mano”, dijo Shahnam Ashgar, un testigo del incidente, a CBC News. La policía de Toronto confirmó después que no hay evidencia de que Minassin estuviera armado.

Todo acabó con el sospechoso siguiendo las órdenes del oficial y esposado en la acera sin que se lanzara un solo disparo, un hecho que contrasta con el modo en que en numerosas ocasiones la policía de Estados Unidos responde a este tipo de situaciones. Recientemente, por ejemplo, un joven afroamericano desarmado recibió numerosos disparos por la espalda por varios oficiales al confundir su celular con un arma.

Un entrenamiento especial

“Puedo decir que (este tipo de respuesta) está directamente relacionada con el entrenamiento de alto calibre que se lleva a cabo (en la policía). A los oficiales aquí se les enseña a usar la menor fuerza posible en cualquier situación dada”, dijo Mark Saunders, jefe de policía de Toronto, en una rueda de prensa cuando un periodista le preguntó por el video.

“Felicitaciones al oficial. Claramente recibió un buen entrenamiento”, indicó Phil Gurski, un exanalista del Center for Strategic and International Studies citado por CBC. “Fue capaz de neutralizar al hombre que acaba de acaba de protagonizar el odioso ataque. Ahora él está vivo, no está muerto, lo que significa que se le puede interrogar y se puede conocer seguramente el porqué hizo lo que hizo“, apuntó.

La Junta de Servicios Policiales de Toronto (Toronto Police Services Board, en inglés) aprobó en el mes de febrero una medida para dar a los policías armas menos letales, como tasers, con el objetivo de alcanzar el objetivo de cero muertes en la interacción de oficiales con la población. La iniciativa también incluye que los oficiales sopesen otras opciones antes de apretar el gatillo, según recoge CBC.

“A los oficiales aquí se les enseña a usar la menor fuerza posible en cualquier situación”, apuntó Suanders. “El oficial hizo un trabajo fantástico en lo que se refiere a la utilización de su habilidad para entender las circunstancias y el ambiente así como una resolución pacífica”.

En todo caso, en Canadá también se han producido incidentes con la policía que han sido fuertemente criticados por un posible abuso policíaco. En 2013, un oficial también de Toronto mató a un joven de 18 años tras reportes de que una persona tenía un arma por lo que fue condenado a seis años de prisión.

Minassin apareció este martes por primera vez ante la corte y se le acusó de 10 asesinatos en primer grado y 13 cargos por intento de homicidio. Las autoridades canadienses aún investigan los motivos del atropello, pero por ahora han evitado calificarlo como un ataque terrorista, aunque no descartan ninguna pista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.