Un estudio revela cuándo podría llegar la inmunidad frente al coronavirus

La revista médica ‘The Lancet’ estima que la eficacia de la vacuna “debería ser por encima del 80%” para poder combatir con éxito a la enfermedad en el futuro.

La comunidad científica continúa trabajando contrarreloj para desarrollar una vacuna con la que combatir el coronavirus. No obstante, este proceso requiere cumplir con unos plazos y superar todas pruebas con resultados positivos para lograr la autorización definitiva para su uso. Proyectos como el de la Universidad de Oxford y la compañía AstraZeneca avanzan a buen ritmo y en los próximos meses podrían empezar a distribuir las primeras dosis si finalmente se comprueba que la vacuna es segura y efectiva contra la enfermedad.

La revista médica ‘The Lancet’ explica que “la protección debería ser por encima del 80%”, aunque matiza que la duración de la eficacia de las posibles vacunas no podrá conocerse en un futuro inmediato. “La duración de su protección seguirá siendo incierta durante varios años”, revelan en un artículo.

El proceso puede alargarse

Además, ‘The Lancet’ estima que el proceso para lograr la inmunidad de la población ante el coronavirus podría alargarse en el tiempo: “La entrega de vacunas probablemente aumentará solo gradualmente a medida que las capacidades de fabricación se desarrollen entre 12 y 24 meses después de la licencia de una vacuna COVID-19. Como tal, el impacto de la vacunación en la transmisión del SARS-CoV-2 comenzará lentamente y se acumulará en unos pocos años para alcanzar los niveles de cobertura objetivo”.

Asimismo, la revista británica hace referencia al impacto que han provocado otros coronavirus en la inmunidad de los pacientes subrayando que ésta ha sido de corta duración, concretamente de entre 12 y 18 meses, y destaca que aún se desconoce a ciencia cierta si haber padecido anteriormente el SARS-CoV-2 implicará no volver a contraerla.

Distribución de las vacunas

‘The Lancet’ calcula que las vacunas que logren finalizar con éxito todo el proceso de su desarrollo no serán distribuidas a gran escala hasta mediados o finales del próximo año. En estos momentos existen 45 vacunas que se encuentran en ensayos clínicos en humanos y diez de ellas ya están en fase 3, por lo que podrían comunicar sus resultados antes de que 2020 llegue a su fin, según estima la revista médica.

“Los ensayos de fase 3 nos informarán sobre la eficacia y la seguridad, pero los ensayos de fase 4 bien diseñados son esenciales en función de un gran número de personas vacunadas y un seguimiento a lo largo del tiempo”, recuerda el artículo de ‘The Lancet’, que apunta que el personal de atención de la salud de primera línea, las personas que trabajan en los servicios esenciales y los que tienen más riesgo de mortalidad serán los primeros sectores de la población que serán vacunados.

“En muchos países está previsto centrarse en la inmunización en los hogares de ancianos, dado el alto número de muertes por COVID-19 en estas instalaciones durante la primera ola”, afirma el artículo de la revista médica.